mayo 15, 2022

Un estudio concluye que los nanocuerpos de alpaca pueden aliviar las inflamaciones crónicas

Un equipo de científicos de Alemania y Brasil ha desarrollado una técnica para aliviar inflamaciones crónicas de la artritis y la gota a través de nanocuerpos –un anticuerpo de pequeño tamaño– de alpaca. Lo han conseguido después de un minucioso análisis del sistema inmunitario de este mamífero, emparentado con la llama y que habita sobre todo en los Andes, y de experimentar con ratones de laboratorio. De hecho, los expertos esperan que esta vía de estudio sirva para desarrollar en el futuro tratamientos eficaces para los humanos.

No es la primera vez que la investigación médica experimenta con nanocuerpos de alpaca, ya que con anterioridad ha habido intentos de tratar con estos pequeños anticuerpos el covid-19. El 19 de abril, la revista EMBO Molecular Medicine publicó los detalles de la reciente investigación que ha conseguido aliviar la artritis en roedores.

El material extraído del sistema inmunitario de estos mamíferos lanudos de Sudamérica neutralizó el sistema de alarma inmunitaria en los ratones de laboratorio con inflamaciones crónicas inducidas. Al hacerlo, extinguió la inflamación excesiva, según el equipo compuesto por científicos de la Universidad de Bonn (Alemania) y de la Universidad de São Paulo (Brasil).

Las células de nuestro cuerpo tienen un sofisticado sistema de alarma, el inflamasoma. En caso de peligro, como el ataque de un patógeno, muchas de estas moléculas se unen para proteger el organismo y pedir ayuda al sistema inmunológico para así eliminar el agente infeccioso, según explican los científicos en un comunicado.

«En algún momento, la célula básicamente explota y vacía todo su contenido en el organismo», explica el doctor Bernardo Franklin del Instituto de Inmunidad Innata del Hospital Universitario de Bonn. «Las sustancias mensajeras ahora se liberan abruptamente para dar un último gran grito de ayuda. Esto hace que el sistema inmunitario genere una fuerte respuesta inflamatoria que contiene la infección». Así es como funciona habitualmente el organismo para protegerse de agentes patógenos.

Ahora bien, «esto puede provocar una inflamación crónica, que daña gravemente el tejido», destaca el experto. Los nanocuerpos de las alpacas son muy pequeños en comparación con los anticuerpos normales, así que pueden llegar a sitios que serían demasiado estrechos para agentes grandes del sistema inmunológico. Además, los anticuerpos normales proporcionan una estimulación adicional al sistema inmunitario y, por lo tanto, pueden empeorar la inflamación, cosa que no hacen los nanocuerpos.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario