julio 3, 2022

Colombia: la nueva forma de hacer política


Por Soledad Buendía Herdoíza *-.


Francia Márquez podría ser la primera mujer negra en la vicepresidencia de Colombia y este hecho no solo representa un cambio de forma, sino de fondo, pues es el resultado de la acción colectiva de los pueblos históricamente excluidos.

Márquez es una dirigenta afroamericana que enraíza su lucha contra la minería en la comunidad de La Toma, en el Cauca colombiano; largo y tortuoso fue el camino que tuvo que recorrer. La violencia, la discriminación y la persecución trataron de acallarla y paralizarla. Con valentía levantó su voz en muchas ocasiones, es así como condujo la Marcha de los Turbantes, que sumó voluntades para impedir la explotación minera y la contaminación del agua, acción simbólica que recorrió, durante días, decenas de kilómetros hasta llegar a la capital, Bogotá. Para desde ahí realizar una toma pacífica del Ministerio del Interior, táctica política que obligó al Gobierno a generar un espacio de diálogo y negociación, logrando que los escucharan. Su acción permitió que las operaciones mineras ilegales terminaran con la eliminación de toda la maquinaria en la comunidad de La Tama por parte de las fuerzas de seguridad. Quizás un triunfo importante para esta lideresa, pero no el único, ya que su camino estará lleno de nuevas utopías, aprendizajes y retos.

La construcción de una nueva Colombia, un país para todas y todos, a través de un cambio del modelo económico que impulse la producción agropecuaria gracias a una verdadera reforma agraria, que apueste por el cuidado del territorio y el cambio en la matriz energética, acompañada de una reforma tributaria para que las grandes fortunas contribuyan al desarrollo del país, se plantea impulsar medidas para promover la igualdad de las mujeres y la desmilitarización de la vida social.

Una Colombia para “los nadies”, señala Márquez, “los nadies, los hijos de nadie, los dueños de nada” no es un discurso de cambio, está acompañado de la práctica y acción política de esta mujer humilde que nace representando a su pueblo.

Márquez rechaza la política de la muerte que condenó a Colombia al terror, al desplazamiento y a la desolación, una política que le quitó a las madres la alegría de ver crecer a sus hijos, que le impidió a la gente hacer sus sueños realidad, la política del hambre y de la exclusión que hoy quiere desterrar.

Su propuesta es vivir sin miedo, con garantías para las mujeres y los pueblos oprimidos, con acceso a la educación, a un empleo, al arte y a la cultura, a la ciencia y a la tecnología, su propuesta es la nueva política de la Dignidad Humana.


*       Miembro de la Asamblea Nacional del Ecuador.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario