agosto 11, 2022

G-7 intenta consolidar bloque contra Rusia y China

Berlín-. Reunido por segunda día en el Castillo de Elmau, en Baviera, el grupo de los siete países más industrializados intenta limar hoy fricciones para consolidar un bloque contra Rusia y China, en medio de una crisis global.

Los máximos dirigentes de Reino Unido, Francia, Canadá, Japón, Estados Unidos, Italia y el país anfitrión lanzaron la iniciativa de la “colaboración global en infraestructura”, para recoger antes de 2027 unos 600 mil millones de dólares para países de mediano y bajos ingresos.

Analistas recuerdan que muchos de los estados que quedarían en el citado rango son o fueron sometidos a severas sanciones por las propias potencias occidentales, mientras que el proyecto parece estar dirigido a reducir el efecto de la propuesta china de Un cinturón una ruta.

En esta jornada esta prevista una nueva intervención virtual del presidente ucraniano, Vladimir Zelensky, esta vez ante el Grupo de los Siete (G-7), cuyos miembros fueron acompañados ayer por protestas de unas cuatro mil personas cerca de la mencionada localidad montañosa.

Uno de los objetivos de la cita al máximo nivel lo parece haber definido ayer el canciller federal germano, Olaf Scholz, quien llamó a sus colegas a mantenerse unidos en el tema de Ucrania, en especial, en lo referido a la posición del suministro de armas y las sanciones a Rusia.

Algunas naciones europeas como Francia llaman a buscar una solución diplomática al conflicto en Ucrania, donde el presidente ruso, Vladimir Putin, anunció el pasado 24 de febrero el inicio de una operación bélica para desmilitarizar y desnazificar a ese vecino país.

Otros como el Reino Unido y Estados Unidos se pronuncian radicalmente por una confrontación “hasta el último ucraniano”. Así, el presidente norteamericano, Joe Biden, se refirió a la posibilidad de suministrar a Kiev sistemas antimisiles de mediano y corto alcance.

Rusia considera que el envío de armas a Ucrania solo prolongará el conflicto, tras el cual Occidente le aplicó 10 mil medidas punitivas.

Londres, por otro lado, propone imponer una prohibición para la compra de oro a Rusia, tercer producto de ese metal en el orbe. El 90 por ciento de las exportaciones se destinó a países del G-7.

Analistas citados por Deutsche Welle señalaron que ello podría tener el mismo efecto del embargo a los hidrocarburos de Rusia, pues en este caso ese país también obtendría grandes ganancias con la venta de ese producto en otros mercados a precios aún más elevados.

Precisamente, el efecto bumerán de la guerra económica de Occidente contra Rusia se considera entre las causas del alza de los combustibles, además de los cereales y los fertilizantes, luego que Occidente prohibió a buques rusos anclar en puertos europeos y estadounidenses.

Sin embargo, los asistentes a la reunión del Castillo de Elmau en todo momento responsabilizan a Moscú por crear una hambruna al supuestamente retener la salida de trigo de puertos ucranianos, algo que el Kremlin considera totalmente falso, mientras exige a Kiev desminar sus puertos.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario