noviembre 30, 2023

Masacre de Villa Tunari


Por Claudia Miranda Díaz * -.


Luego de 18 años de dictaduras militares, recuperada la democracia el 10 octubre de 1982 con el gobierno izquierdista de la Unidad Democrática y Popular (UDP), asumieron la presidencia (1982-1986) Hernán Siles Zuazo, del Movimiento Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNRI), y Jaime Paz Zamora, del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria (MIR), viéndose obligados a reducir su mandato presidencial en un año (a 1985), por la presión de la oposición política a su gobierno.

Los nuevos mandatarios electos (1985-1989) fueron: Víctor Paz Estenssoro y Julio Garret Ayllón del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), quienes dieron inicio al período de gobiernos neoliberales que duraron 20 años.

El movimiento popular, liderado por la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (Fstmb), había sido vencido en las dos últimas movilizaciones mineras: las Jornadas de Marzo (1985) y la Marcha por la Vida (1986). La izquierda que enfrentó a las dictaduras militares (1964-1982) quedó fragmentada y desaparecida en su accionar político.

La implantación del modelo económico del Gobierno, regido por el DS 21.060 de 1985, dio lugar a la relocalización de alrededor de 30 mil trabajadores mineros, quienes se vieron obligados a migrar en busca de nuevas alternativas laborales. La mayor cantidad de ellos y sus familias se asentaron en la ciudad de El Alto y en la provincia del Chapare.

El departamento de Cochabamba cuenta con 16 provincias: Chapare, Cercado, Arani, Arque, Ayopaya, Bolívar, Campero, Capinota, Carrasco, Esteban Arce, Germán Jordán, Mizque, Punata, Quillacollo, Tapacarí y Tiraque. La provincia Chapare cuenta con tres municipios: Villa Tunari, Sacaba y Colomi.

Masacre de Villa Tunari

El 11 de enero de 1986 el Gobierno presentó el “Plan Trienal de lucha contra el Narcotráfico”, en convenio con los Estados Unidos. Este plan determinaba la interdicción y erradicación de la coca excedentaria, buscando reducir el precio de la hoja de coca, la erradicación forzosa de cultivos ilegales y prohibir nuevas áreas de producción. Su implementación estuvo acompañada con la militarización de las zonas productoras de la hoja de coca –especialmente en el Chapare–, inspirados en la doctrina de la Seguridad Nacional, sancionando el cultivo y consumo de la hoja de coca como sinónimo de narcotráfico.

Los cocaleros se movilizaron en contra de aquel plan y el anuncio de la Ley 1008, y como resultado obtuvieron la muerte de dos campesinos y varios cocaleros detenidos; firmaron un acuerdo con el Gobierno y la Central Obrera Boliviana (COB), la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb) y las federaciones de productores de coca, donde el Ejecutivo se comprometía a tratar la hoja de coca fuera del régimen de sustancias controladas y la implementación del Plan Integral de Desarrollo y Sustitución de Cultivos (Pidys).

Ante el incumplimiento gubernamental a los convenios suscritos, los cocaleros volvieron a movilizarse en mayo de 1988. La Masacre de Villa Tunari ocurrió el 27 de junio de 1988, cuando la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar) y la agencia estadounidense Administración de Control de Drogas (DEA) arremetieron contra los movilizados de aquel lugar, dejando un saldo de 12 muertos, centenares de heridos y varios detenidos.

El 19 de julio de 1988 se promulgó la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas, más conocida como Ley 1008, en el marco de la guerra a las drogas impulsada por los Estados Unidos y apoyada por el Gobierno. Las movilizaciones en protesta continuaron, naciendo la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba.

La vanguardia revolucionaria se trasladó al Chapare, desde donde se combatió al neoliberalismo, sufriendo persecución, cárcel y violaciones a las mujeres cocaleras. El liderazgo de Evo Morales empezó en esas duras luchas en contra de las imposiciones de los Estados Unidos y gobiernos sumisos que acataban sus mandatos.


*       Economista.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario