julio 21, 2024

Del Castillo atribuye reaparición de Goni a la falta de liderazgo, horizonte y proyecto de país en la oposición

La Paz  (ABI). – El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, atribuyó la reaparición del expresidente y prófugo de la justicia, Gonzalo Sánchez de Lozada, con su propuesta de una nueva Constitución, a la falta de liderazgo, horizonte y proyecto de país en la oposición nacional.

“Esto demuestra una vez más que la falta de liderazgo en la oposición de derecha, su falta de horizonte y su falta de proyecto para el país, permite revivir a los cadáveres políticos que tanto daño nos hicieron a los bolivianos”, escribió Del Casillo en una publicación en su cuenta de Facebook.

“Que no nos sorprenda que pronto salgan nuevos ‘gonistas’ en el país que hagan fe de la palabra del expresidente”, vaticinó el ministro.

El fin de semana, Sánchez de Lozada, quien fugó del país tras ordenar la represión que dejó más de 60 muertos y cientos de heridos el 17 de octubre de 2003, reapareció con una propuesta de reformar la Constitución Política del Estado para la creación de la figura de un primer ministro y el retorno de la república con un gobierno con sede en Sucre.

De inicio, Del Castillo vio a un expresidente, que ya roza los 93 años, “congelado en el tiempo”.

Recordó que “fue el principal protagonista del neoliberalismo en el país, primero como ministro estrella de Paz Estenssoro (fase de ascenso), después como presidente con mayor votación en la democracia pactada (35%) (etapa cúspide) y finalmente, en su caída con un apoyo electoral de apenas el 22% y derrocado a un año de jurar como presidente el año 2003 (etapa de caída)”.

Además de mencionar que Sánchez de Lozada fue protagonista de la política boliviana entre 1985-2003 (senador/ministro/presidente), un aproximado de 18 años, el ministro aseguró que “fue el representante más dogmático del neoliberalismo en el país, al nivel de defenderlo a costa de masacrar al pueblo alteño en octubre de 2003 y abandonar el país en un helicóptero directo a los Estados Unidos”.

“Hoy, casi 20 años después de su caída, reaparece paradójicamente proponiendo un nuevo ‘Contrato Social’ para superar los problemas actuales, cuando fue él, y sus seguidores, los principales enemigos de convocar a una nueva Asamblea Constituyente y proclamar una nueva Constitución para el país”, reprochó Del Castillo.

Criticó que el expresidente reaparezca como “que no pasó nada” y proponga “volver al pasado, volver a la república colonial y olvidar el Estado Plurinacional, sin ver que la Bolivia que él gobernó ya no existe y que la nueva Bolivia en la que vivimos todos los bolivianos actualmente es diferente a la república colonial que él defendía”.

“A sus 93 años, Gonzalo Sánchez de Lozada trata de regresar la rueda de la historia y retrotraernos a lamentables jornadas para el país, donde el saqueo de nuestros recursos económicos, las masacres al pueblo movilizado y los acuerdos parlamentarios espurios eran el pan de cada día”, alertó.

Y como prueba de ello, recordó lo que sucedió en 2019 y 2020 cuando la segunda vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, rompió el orden constitucional y se hizo con la primera magistratura del país, y, además de masacrar al pueblo, revirtió todos los logros sociales, políticos y económicos de la etapa 2006 – 2019.

“Bolivia ha cambiado, Bolivia no es la misma de 1985, ni tampoco la del 2005, y ahora estamos viviendo la segunda etapa de la Revolución Democrática y Cultural, la etapa de la industrialización de nuestros recursos naturales en nuestro Estado Plurinacional, ese es el horizonte que debemos defender todas y todos quienes creemos en la democracia y en un futuro mejor para nuestros hijos/as”, sentenció Del Castillo.

UN RETROCESO

Al respecto, el analista Daniel Valverde señaló que la propuesta de Sánchez de Lozada de “restituir la República”, a través de la denominada “La Constitución de Todos”, que limita los poderes políticos y crear la figura de “Primer ministro”, con sede en La Paz, y en Sucre la sede del presidente, tiene una mirada del siglo XX, y que la misma sería un retroceso para el país.

“En la propuesta que él plantea de una nueva Constitución para Bolivia, es una mirada muy del siglo XX, creo que él (Goni) se quedó congelado en esa época, creo que sería un retroceso para Bolivia considerar en algún momento una propuesta de esta naturaleza”, valoró.

Argumentó que esta “mirada que nos plantea una nueva Constitución es muy propia de esa visión un poco elitista del siglo XX; pero que no entiende la Bolivia que emerge, la Bolivia que confluye, esta Bolivia urbana, multicolor, diversa, compleja, conflictiva también, y obviamente es muy difícil administrar”.

Valverde dudó que fuera Goni el artífice de la propuesta, sino un equipo, porque el expresidente “tiene una fortuna que le debió permitir (pagar) un equipo de asesores que le han ayudado a redactar una Constitución, creyendo que él estaba en Alemania o en algún país europeo, porque esto del sistema parlamentario no aplica para Bolivia, como estamos en este momento”.

Advirtió que detrás de la propuesta planteada por Sánchez de Lozada, existe otro propósito oculto, que es el de que no lo recuerden por lo sucedido en octubre de 2003, que ante el saldo de más de 60 personas muertas y 400 heridos tuvo que dimitir, sino como como alguien que buscó restablecer la institucionalidad y la República en Bolivia.

“Creo que lo hace con otro propósito que está subyacente a ello, un poco cerrar quizá un capítulo en su vida; es una persona que ya está en una edad bastante avanzada, y quiere cerrar seguramente su vida política de esta forma, que lo recuerden no con lo que ocurrió el 2003, sino trata en un esfuerzo como que lo recuerden, lo valoren como alguien que quiso al final hacer algo para -como lo que él dice- ‘restablecer la institucionalidad y la República en Bolivia’”, opinó.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario