octubre 22, 2020

Libia día dos: el objetivo es Gaddafi y la partición

por: INFORME Q

El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, mencionó  la partición de Libia como fórmula para lograr una “estabilidad duradera” y poner fin al conflicto, mientras las acciones militares del domingo dejaron claro el verdadero objetivo: las bombas cayeron en Trípoli, sobre oficinas de Gaddafi, las mismas que EEUU atacó en 1986.

Robert Gates ve el futuro del país “incierto” y aseguró que son los libios quienes deben resolver el contencioso.

También dijo que Francia o Reino Unido podrían asumir el mando de la operación Amanecer Odisea “en cuestión de días” a través de los mecanismos previstos en la OTAN. Sin embargo, reconoció que la integración de países árabes en una misión de la OTAN podría ser una cuestión delicada.

Mientras tanto, un edificio administrativo situado en el complejo residencial del dirigente libio Muammar Gaddafi en Bab el Aziziya, en Trípoli, fue totalmente destruido por un misil.

El edificio, a unos 50 metros de la carpa donde el coronel recibía en general a sus invitados importantes, fue alcanzado por un misil, indicó un portavoz del régimen, Musa Ibrahim, a los periodistas extranjeros que fueron transportados en autobús al lugar.

Se trata de “un bombardeo bárbaro que hubiera podido afectar a centenares de civiles congregados en la residencia de Muammar Gadafi, a unos 400 metros del edificio alcanzado”, declaró Ibrahim, que denunció las “contradicciones del discurso occidental”, reseñó AFP.

El golpe tan cercano al líder libio muestra algunas diferencias entre EE UU y Reino Unido. La resolución 1973, que autoriza la operación en Libia, no contempla derrocar a Gaddafi, ni mucho menos matarlo.

Sin embargo, para el ministro británico de Defensa, Liam Fox, Gadafi podría ser un objetivo legítimo. “Hay una diferencia entre el hecho de que alguien sea un blanco legítimo y la decisión de pasar al ataque porque para esto último habría que tener en cuenta qué puede ocurrirles a los civiles que haya en la zona”.

Estados Unidos, en cambio considera que Gaddafi es un “objetivo adicional” que no de ser considerado. Al menos por ahora. Robert Gates, considera que sería “insensato” matar al dictador. De camino a Rusia, Gates consideró “insensato” situar la muerte de Gadafi como objetivo de la operación Amanecer de la Odisea. “Si comenzamos a añadir objetivos adicionales creo que crearemos un problema”, dijo.

Con el control del aire en sus manos, EEUU y sus socios intentan ahora inutilizar las fuerzas terrestres de Gaddafi, que aún siguen presentes en puntos del este y en la ciudad de Misrata, a unos 200 kilómetros de Trípoli. Ante el castigo de los bombardeos internacionales, las fuerzas de Gaddafi retroceden en el este y los rebeldes tratan de recuperar terreno.

Be the first to comment

Deja un comentario