octubre 28, 2020

Perspectivas actuales del nuevo modelo económico

Dentro del escenario económico actual en Bolivia se hacen manifiestas nuevas inquietudes e incertidumbres, referentes sobre todo a los sucesos experimentados durante ésta última etapa, de tal forma, que se retorna nuevamente a una discusión acerca del análisis de las estrategias de desarrollo y de política económica que habían sido planteadas inicialmente dentro del nuevo Plan Nacional de Desarrollo, como parte de una transformación progresiva hacia un nuevo modelo económico establecido conforme al proceso de estructuración de un Estado Plurinacional

Habiéndose propuesto por un lado, un modelo de desarrollo con una visión alternativa cuya reconceptualización de la misma economía debería encaminarse a la constitución de un nuevo paradigma económico social y comunitario, a partir de la introducción de un concepto como el de la economía plural que se basa en el reconocimiento de distintas formas o sistemas de producción y de distribución que corresponden a matrices culturales distintas articuladas en torno a un núcleo eminentemente comunitario, es decir, como parte de la incorporación y fomento de aquellas estructuras productivas que no pertenecen a un esquema plenamente capitalista, encontramos por otro lado, la disposición del proyecto histórico-nacional planteado durante el año 2003, respecto de los aún inconclusos procesos de nacionalización e industrialización de los hidrocarburos, como la principal estrategia de cambio de una matriz productiva primario-exportadora en una matriz diversificada, que se manejan dentro de los términos tradicionales de crecimiento y desarrollo económico.

De lo que se trata precisamente, es considerar en que medida puede establecerse una correspondencia entre ambas perspectivas, y cómo se han desplegado hasta el momento en tanto proyectos que buscan el desmontaje de modelo neoliberal y que se presentan además en una aparente disyuntiva.

Tomando en cuenta que el denominado modelo neoliberal, entendido como un nuevo régimen económico, cuya política organizativa se basó en procesos estratégicos de liberalización y de creciente transnacionalización capitalista, así como también de configuración de nuevos monopolios económicos estrechamente vinculados a esquemas de privatización de la estructura económica, fue un proceso que implicó básicamente “la destrucción de las condiciones de posibilidad de la regulación interna de la economía y de la posibilidad de redistribución interna de la riqueza, es decir, la capacidad de regulación interna del país” 1, es pues en éste sentido que se busca la desestructuración de dicho modelo.

Sin embargo, dado que tanto la producción y exportación de gas natural y el sector extractivo en general, se mantienen aún como los ejes más importantes dentro de la dinámica de la economía nacional, como tal lo señalan, por ejemplo, los datos incluidos dentro de las “Memorias” del Ministerio de Economía de la presente gestión, nos encontramos con que la mayor parte de las demandas provenientes de diversos puntos de vista económico, giran en torno a la superación de la dependencia de los recursos naturales, el incentivo a los grandes saltos en tecnología y el aprovechamiento del contexto internacional favorable, mientras que, desde el mundo agrario se demandan y proponen formas alternativas de producción, es decir, de la conformación de una matriz distinta de producción a partir una reconstitución de lo comunal.

En éste sentido, una de las principales dificultades en el ámbito económico, reside principalmente en que las estrategias de desarrollo, tales como las políticas hidrocarburíferas articulen nuevamente ésta capacidad interna de regulación de la economía a través de un control efectivo de la cadena de producción que posibilite el uso del excedente económico en una estrategia de industrialización, y que a la vez coadyuve y guarde coherencia en torno a la conformación de una matriz económica de procesos productivos organizados alrededor de una estructura de carácter comunitario. Ésta situación de congruencia por el momento aún no se concreta, pues trae consigo varias contradicciones internas, lo cual hace necesario aún, la generación de mayores y amplios debates en éste sentido.

*     Economista

1          Tapia, Luis.

Be the first to comment

Deja un comentario