octubre 26, 2020

Otras mujeres del sur

Una de las experiencias más singulares que me tocó vivir últimamente fue intercambiar experiencias con mujeres del otro lado del mundo. Mujeres de Egipto con quienes compartimos el hemisferio sur, tan parecido en tradiciones, vivencias y procesos.

Las mujeres egipcias enfrentan la gran oportunidad de institucionalizar sus derechos como parte de la transición democrática hacia un nuevo Estado, en el marco de definir prioridades comunes y crear una estrategia para asegurar su plena participación.

En la fase de transición política en la que se encuentra Egipto, luego de que el pueblo derrocara al ex presidente Mubarak, es importante garantizar la igualdad de género, el respeto y garantía de los derechos humanos de las mujeres y su empoderamiento en todas las esferas de la vida. Por invitación de ONU Mujeres tuve la oportunidad de hablar sobre el país, sobre el papel que están jugando las mujeres en el proceso de cambio liderizado por el Presidente Evo Morales, sobre sus niveles de participación activa y de inclusión.

Recordando hitos claves de nuestro proceso, en un primer momento la participación de las mujeres fue del 33% como asambleístas, quienes fueron parte de la elaboración de la nueva Constitución Política del Estado aprobada por un referéndum el año 2009. Como resultado de esta importante participación se incorporaron 26 artículos específicos sobre los derechos de las mujeres, que dieron paso a cambios en la normativa y las leyes con enfoque de género. Se sentaron las bases de un Estado Plurinacional para garantizar el vivir bien de todos y todas, mediante la justicia social, la equidad de género y la igualdad de oportunidades.

En un segundo momento se logro la elaboración y aprobación de cinco leyes estructurales incluyendo los derechos de las mujeres. Es de destacar que mas allá de los discursos y de acuerdo con los principios de paridad y alternancia en la participación política de las mujeres, hoy el gabinete ministerial esta equitativamente compuesto por hombres y mujeres. Con el nombramiento de la Ministra de Autonomías, Claudia Peña nuevamente contamos con el cincuenta y cincuenta de participación política en las decisiones del gobierno.

También tenemos un Plan Nacional para la Igualdad de Oportunidades que ha sido costeado y tiene un presupuesto concreto para su implementación, del que se dispone el 5% para planes, programas y proyectos para garantizar la igualdad y equidad entre hombres y mujeres Contiene un marco conceptual de carácter intercultural, con las siguientes ideas clave: recuperar y descolonizar el concepto de género que ha ido perdiendo su fuerza; recuperar el concepto de “par complementario” entre hombres y mujeres. Queremos construir una complementariedad horizontal sin jerarquías. Y finalmente el espacio del cambio es la comunidad, conformada por mujeres y hombres sin olvidar que las mujeres “somos la mitad de cada pueblo”

Queremos lograr una Bolivia que reconoce plenamente el aporte de las mujeres y que se refleje en igualdad de oportunidades para el acceso a servicios, la plena participación en espacios de decisión y la distribución equitativa de los recursos económicos, tecnológicos y patrimoniales, habiéndose eliminado todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres en razón de género.

Actualmente desde el Viceministerio de Descolonización y la Unidad de Despatriarcalización del Ministerio de Culturas estamos en la tarea de elaborar y socializar una Ley de Despatriarcalización y diseñando el programa para la institucionalización de la Despatriarcalización en la gestión pública con el fin de transversalizar la igualdad y equidad entre hombres y mujeres en todas las políticas públicas, los sectores y sistemas de planificación, presupuesto y rendición de cuentas.

Be the first to comment

Deja un comentario