octubre 20, 2020

Caso TIPNIS ¿Defensa del medio ambiente o parte de una estrategia política?

En los últimos días varios políticos, agrupaciones y medios se han constituido en arduos defensores del medio ambiente. Más allá de la honestidad de su discurso esta claro que su apoyo a los indígenas del TIPNIS también responde a una intención por golpear políticamente al presidente Morales desde sus bases y aprovecharla en la perspectiva de su posición en contra de las elecciones judiciales. El gobierno a veces les facilita su estrategia.

¿Es una buena idea construir la carretera Villa Tunari – San Ignacio de Moxos a través del TIPNIS? Independientemente de cual sea la respuesta que se vaya a decidir durante estos días, lo cierto es que detrás de las apreciaciones técnicas y las posiciones que se tengan al respecto existen intereses políticos, de disputa del poder. Muchos siguen atentamente el desarrollo de esta coyuntura esperando no solamente desprestigiar al Gobierno en su discurso ambientalista sino también que los temas del TIPNIS y las elecciones judiciales se entrelacen y separen al presidente Morales de una de sus bases: los indígenas.

Establecer un encuentro para el diálogo no ha sido fácil para el Gobierno. El último intento fracasó y dio paso a que la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente de Bolivia (CIDOB) anunciara una marcha en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Securé (TIPNIS) cuyo inicio sería este 15 de agosto. A pesar de que las autoridades del Ejecutivo han abierto las puertas para otra oportunidad de encuentro, los indígenas del CIDOB han resuelto que cualquier negociación se realizará desde ahora durante la marcha.

Difícil acercamiento

Condicionar el diálogo con el requisito sine qua non de la presencia del presidente Morales y el atrincheramiento de los actores en sus respectivas posiciones pueden ser factores que hayan influido en tan mediocres resultados del acercamiento, pero no explican por sí mismos el por qué no se vislumbra una solución pacífica hasta el momento. El segundo tramo de la carretera no está definido todavía, por lo que la discusión de un tramo alternativo que no pase a través de la reserva natural debería ser un punto de acercamiento. No obstante, el Gobierno ha manifestado que desviarse demasiado podría resultar demasiado costoso como para construir la carretera.

Al mismo tiempo, los discursos y pronunciamientos del presidente Morales al respecto no han resultado muy útiles para el acercamiento. Desde justificar el daño a un área protegida porque EE.UU. y Europa también construyen a través de reservas naturales o el comentario en el cual invitó a los cocaleros a “enamorar” a las indígenas del TIPNIS -que incendió los ánimos de agrupaciones feministas-. Pero no solo no contribuyen al acercamiento sino que facilitan la campaña que busca presentarlo como separado de los indígenas o de una parte de ellos.

Finalmente, la discusión respecto al derecho a la consulta ha sido confusa en el sentido de que el Gobierno ha asegurado estar dispuesto a realizar una consulta comunidad por comunidad para concensuar la construcción de la carretera pero al mismo tiempo advirtió que dicha consulta no era de carácter vinculante y que la construcción en sí no era negociable, con lo que quiso decir que la carretera debe construirse independientemente de por dónde pase la carretera. El vicepresidente Linera abrió la posibilidad de discutir opciones que no dividan el TIPNIS por la mitad pero que al mismo tiempo no resulten demasiado costosas. Ese ofrecimiento, sin embargo, fue en las primeras etapas de discusión.

Actualmente, la empresa constructora de caminos del Estado, ABC, ha indicado que las propuestas alternativas para la carretera presentadas por los indígenas y los ambientalistas no son viables y que la mejor opción es atravesar la mitad del TIPNIS por ser la distancia más corta y porque tal ruta sería menos dañina para el ecosistema. Esta apreciación no fue acompañada por estudios medioambientales.

CIDOB en el centro

También se debe señalar que muchas cosas han cambiado durante los últimos meses. Desde las posiciones de los actores hasta los actores mismos. La CIDOB se ha adueñado de las cámaras y desde julio tiene un rol protagónico incluso más relevante que el que tienen los propios indígenas del TIPNIS. Todos los encuentros en las últimas semanas y las condiciones para que los mismos se den han sido definidos por la organización matriz de los pueblos indígenas del Oriente. De hecho, cuando el Gobierno invitó a la dirigencia del TIPNIS a un encuentro el pasado 4 de agosto la CIDOB reclamó por no habérsele incluido en el encuentro 1.

Información extraoficial le contó a La Época que una de las razones por las que el encuentro del 4 de agosto fracasó se debió a que la CIDOB incluyó demandas propias en la discusión con el Gobierno y que no tendrían relación alguna con la defensa del TIPNIS.

Respecto a las posiciones, estas se han radicalizado en comparación de hace unos meses. Aunque al principio los indígenas que habitan el TIPNIS se esforzaron por aclarar que no se oponen a la carretera misma, sino solamente a que esta pase a través de su territorio declarado como área protegida, desde el fracaso del diálogo del pasado 21 de julio su posición cambió hasta oponerse a la carretera como tal. “Estamos decidiendo que la carretera ya no se construya en su totalidad, no sólo el tramo dos que quieren que pase por el TIPNIS, por nuestro territorio”, esas fueron las palabras de Pedro Tamo, subalcalde del TIPNIS 2.

De la defensa del TIPNIS al voto nulo

Otra observación respecto a las posiciones. Aunque la coyuntura del TIPNIS gira principalmente en torno a los derechos de los pueblos indígenas y la conservación del medio ambiente, algunos sectores han mostrado expectativa de que la CIDOB también haga campaña por el voto nulo. El pasado siete de agosto los indígenas de la CIDOB aclararon que se podría analizar apoyar la campaña por el voto nulo impulsada principalmente por el Movimiento Sin Miedo (MSM), aunque advirtieron que eso estaba en un segundo plano y que de hecho eso no estaba en su agenda 3.

Aquella aclaración de la CIDOB era una repuesta a una pretenciosa pregunta de algunos medios que esperaban saber si además de tener en contra a los indígenas en el frente del TIPNIS, el Gobierno también tendría que enfrentarlos en otro tema importante este año: las elecciones judiciales. Dichas expectativas surgen evidentemente después de que el MSM anunciará públicamente su apoyo a la marcha indígena.

Cuestionamientos al discurso de Morales

Otro elemento político en este tema es el cuestionamiento del discurso ambientalista hasta ahora sostenido por el Gobierno. No solamente organizaciones no gubernamentales sino también analistas políticos, líneas editoriales de varios medios y columnistas han denunciado la contradicción del discurso sobre la defensa de la Madre Tierra pronunciado repetidas veces por el presidente Morales y muchas políticas de Gobierno que tienen un impacto ecológicamente negativo, tal como se ha demostrado en el caso de la construcción de esta carretera.

Sobra decir que los asambleistas de oposición han aprovechado -lógicamente- esta oportunidad para hacer algunas críticas que debiliten a su adversario político y proponer un referéndum en el cual la totalidad del país decida la suerte de la reserva natural, a pesar de que constitucionalmente la consulta está restringida a los pueblos indígenas que habitan el territorio potencialmente afectado. La propuesta del referéndum vino del asambleísta del MSM, Fabián Yaksic, que además demandó que, “el Gobierno diga si quiere modificar la norma de bosques y áreas protegidas, pero que lo diga, que no adopte el doble discurso de creerse el paladín de la defensa del medioambiente y enseguida destruya todo un ecosistema a título de desarrollo”.

Otro cuestionamiento a la consecuencia entre actos y palabras del Gobierno lo hizo el asambleísta opositor de la agrupación Convergencia Nacional, Germán Antelo, que defendió el derecho a la consulta a los pueblos indígenas retando al Gobierno. “Acaso no somos un Estado Plurinacional, entonces respetemos el derecho de esas naciones que reconocemos en la Carta Magna”. Su posición se asemeja a la de varias líneas editoriales que intentan mostrar una división entre el Gobierno y las bases indígenas que sostienen, junto con los campesinos, el proceso de cambio.

CIDOB ¿Aún con el proceso?

Dicho lo último, a pesar de que la CIDOB ha aclarado que el actual distanciamiento con el Gobierno es sólo momentáneo y se debe a la mala gestión de algunos ministros 4, su comportamiento como organización ha sido crecientemente conflictivo con el Gobierno desde inicios del segundo periodo presidencial de Morales. El distanciamiento se hizo más evidente cuando a finales de junio de este año el secretario de Economía de la CIDOB, Ernesto Sánchez, anunció que su organización se presentaría como un frente alternativo al MAS en las elecciones generales de 2015, con el objetivo de “reconducir” el proceso de cambio.

Lo mismo ocurre con otra de las organizaciones indígenas que anunciaron su apoyo a la marcha en defensa del TIPNIS: una fracción del Consejo de Ayllus y Markas de Quollasuyo (CONAMAQ), que el año pasado cuestionó su permanencia en el Pacto de Unidad y se deslindó del CONALCAM, una instancia de articulación de los movimientos sociales que creo el presidente Morales a partir del Pacto de Unidad en 2008, para enfrentar a la oposición cívica regional de la Media Luna.

No obstante, ambas organizaciones no han anunciado oficialmente ninguna separación del proceso de cambio expresado en el Pacto de Unidad, en el cual se organizan varias organizaciones indígenas y campesinas principalmente.

Este dato, junto con los intentos de acercamiento hacia los indígenas por parte de la agrupación política Los Verdes en la Asamblea Legislativa Departamental de Santa Cruz -a la cual pertenece el gobernador opositor de ese departamento, Rubén Costas- parece indicar que sectores que anteriormente no solo estaban contra el Gobierno sino también contra los indígenas -recuérdese los actos de racismo impulsado por estas agrupaciones en 2008- ahora tratan de restarle al Gobierno una de sus bases y luego apropiarse de ellas.

Un balance

El eco mediático que logró la discusión del TIPNIS logró que el Gobierno de Brasil condicione el crédito para la construcción del problemático segundo tramo de la carretera. En este sentido, la concertación con los indígenas se convierte en una necesidad prioritaria para el Gobierno, en vista de que el 80% de la carretera está financiada por el Banco Nacional de Brasil.

Datos:

El proyecto caminero está pensado para reducir la distancia terrestre entre los departamentos de Cochabamba y Beni, y está financiado con dinero de Brasil

El Banco Nacional de Desenvolvimiento Económico e Social de Brasil (BNDES) desembolsó 332 millones de dólares, el monto destinado para el segundo tramo está congelado hasta que se resuelva el conflicto político en el país.

Su costo total será de 415 millones de dólares, 80% de los cuales estarán cubiertos por la cooperación brasilera y solamente 83 millones serán invertidos por Bolivia.

Se ha anunciado que esta construcción de más de 306 kilómetros

La carretera está compuesta por tres tramos: el tramo 1 que va desde Villa Tunari hasta Isinuta (47 kilómetros), el tramo 2 de Isinuta a Monte Grande (117 kilómetros), y el tramo 3 que parte desde Monte Grande hasta San Ignacio de Moxos.( 82 kilómetros). Esto quiere decir que el tramo más largo es aquel que debe pasar por el TIPNIS.

En el TIPNIS habitan 68 comunidades indígenas con un total de casi 11 mil habitantes que subsisten enteramente de la caza, pesca y recolección de frutos. Muchos son nómadas.

1    Gobierno convoca a diálogo a indígenas del TIPNIS y CIDOB se siente excluida. Erbol, 4 de agosto.

2    Los indígenas sólo dialogarán con Evo, definen este viernes fecha de la marcha a La Paz. Erbol, 21 de julio.

3    Indígenas analizarán la propuesta de voto nulo para elecciones judiciales durante la marcha. Erbol, 7 de agosto.

4    Indígenas reconocen distanciamiento con el Gobierno por carretera por el TIPNIS. Erbol, 2 de agosto.

Be the first to comment

Deja un comentario