octubre 26, 2020

En la Patria Grande no queremos a la OTAN

por: Patricio Montesinos

El intento reciente de Estados Unidos y sus regímenes sátrapas de Europa de pretender que a la organización terrorista de Estado OTAN se integre alguna nación latinoamericana desató en esta región un total rechazo, y un huracán de críticas sin precedentes en la historia de la soñada Patria Grande.

Washington lanzó, utilizando a Colombia, un globo de ensayo para indagar cuál sería la reacción de América Latina ante la posibilidad de la Organización de Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de inmiscuirse en esta parte del mundo, donde únicamente se habla de paz y unidad.

El claro objetivo del régimen norteamericano es fomentar, como siempre lo ha hecho, la división y los conflictos entre los pueblos, e impedir a toda costa que la Patria Grande se materialice, como se viene consumando en los últimos años con la voluntad y el accionar de los latinoamericanos de integrarse definitivamente.

Las reacciones de los diferentes gobiernos de la región ante el nuevo plan malévolo de la Casa Blanca no se hicieron esperar, como tampoco la de políticos, movimientos sociales y sindicales, y las instituciones integracionistas.

A la OTAN la llamaron de todo, como se merece, desde invasora, sangrienta e instrumento al servicio del terrorismo de Estado, hasta que con ella solo se escuchan tambores de confrontación castrense y de agresiones de dominación.

En América Latina no queremos a esa organización militarista, que continúe su camino de guerra fuera de países que mantienen una relación fraterna, expresó el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Alí Rodríguez Araque.

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció que Estados Unidos por medio de la OTAN desea penetrarnos para luego utilizar a nuestros soldados como carne de cañón en sus aventuras de rapiña en otros rincones del planeta, donde derrumba gobiernos y asesina a millones de civiles inocentes, como ha hecho en Irak, Afganistán y Libia, por citar algunos.

Similares afirmaciones hicieron los mandatarios de Bolivia, Evo Morales, de Ecuador, Rafael Correa, y de Nicaragua, Daniel Ortega, entre otros, quienes desenmascararon e hicieron polvo el nuevo proyecto macabro “Made in USA.

Una vez más a Washington el disparo le salió por la culata, como reza un refranero popular, en su empeño de frustrar a cualquier precio la unión latinoamericana.

Be the first to comment

Deja un comentario