octubre 24, 2020

Entelequias de poder

por: Aldo F. Camacho Alviz 


El político cuando ataca o se defiende con sentido estratégico deja a un lado pasiones y odios, para enfocarse en un objetivo: la reacción de “los electores”.

No comprender el sentido político de una acción electoral es provocar un divorcio con la gente. Insólitamente la oposición tiene la costumbre de caer en el despeñadero por su falta de propuesta, liderazgo y vacío ideológico de más de dos lustros.

La publicación de UN sobre el “Evo cumple” y la denuncia de Samuel le hicieron un favor al Gobierno.

El Presidente Morales con el reflejo político que lo caracteriza anuncio que redoblara la inversión en el programa Bolivia Cambia, Evo Cumple. Aquí se aplica la idea de Sun Tzu: “el mejor general es aquel que vence al adversario usando sus propias fuerzas y gana la guerra con las armas de su enemigo”.

En este caso “Evo” juega con las equivocaciones, errores y recursos de sus adversarios de la oposición para ganar una vez más.

Ya lo expresó en Oruro “hay que aplaudir a Doria Medina por ser el nuevo jefe de campaña del programa Bolivia Cambia Evo Cumple”.

La oposición en general, imagina que cuando ataca al Gobierno no tiene ningún costo, y que el perjudicado siempre va a ser el atacado, en este caso el MAS y el Gobierno.

Partiendo de su análisis anacrónico, creen que si acusan al gobierno de corrupción no tienen por qué sufrir un daño si el que tiene que aclarar las cosas es el acusado.

Desgraciadamente para la oposición “esto no es así”.

En política cuando se ataca con habilidad hay que superar los delirios, las inmundicias y hacer un análisis frío de los costos y beneficios del ataque, sabiendo que una acción agresiva trae consigo problemas para el agresor.

En este caso Samuel arremetió sin pensar guiado por su arrogancia, el rencor político y su falta de olfato. Provocando un efecto contrario al calculado, como sucedió cuando acuso sin pruebas al Presidente de tener una hija con una menor de edad. (9 de agosto de 2012)

Este viejo esquema de campaña de calumnia e injuriar a los adversarios, sirvió para mantener a la democracia pactada del pasado donde los electores se sentían traicionados, ahora en cambio son sujetos con plenos derechos y voz propia.

La política es fuerza pero ante todo es inteligencia, cuando la oposición encuentra una ocasión de atacar lo hace sin calcular los efectos de su agresión: “incapacidad y debilitamiento”.

En estos tiempos la oposición se dedica a hurgar en las cloacas, en lugar de preparar una propuesta y se dedican más tiempo a navegar en sus laberintos mentales que a ganar la voluntad de los electores.

Un claro ejemplo: la denuncia de Samuel que comparo al programa más exitoso y palpable en resultados con un programa de gastos reservados y dispendiosos.

El Ministro Luís Arce fue enfático al respecto: “esas donaciones y lo que ahora financia el Tesoro va directamente a la administración del municipio; en el caso de la donación de Venezuela, la Embajada Venezolana en los actos públicos entregaba un cheque al alcalde para determinada obra, y ese alcalde tenía la responsabilidad de depositar en una cuenta del municipio y una vez que entraba a la cuenta era dinero público y tenía todos los controles que tenía cualquier dinero del Estado, es decir Ley Safco, Contraloría, auditoría interna, auditoría externa, Concejo Municipal, Órgano Legislativo. No se puede decir que no había control”.

Semejante comparación hace la oposición y Doria Medina, un empresario que ha participado en varias campañas presidenciales como candidato y actualmente está en disputa por la dirección opositora, disponiendo de grandes recursos económicos, de los estudios de marketing de sus empresas y de consultores, sicarios de la política que asesoraron el 2002 a Goni.

La oposición y los marketineros que lo asesoran deben tomar en cuenta que la política no es solo estudio de mercado, los políticos no son bolsas de cemento que se venden.

En el próximo escenario electoral en el que aún se discute la viabilidad del “frente amplio y el candidato único”, la campaña más exitosa va a ser la que gane gracias al esfuerzo del adversario.

En este caso “la oposición y su entelequia de poder” no tiene norte, ni horizonte estratégico. De nuevo y de forma adecuada va camino al degolladero electoral.


*    Licenciado en Ciencias Políticas.

Be the first to comment

Deja un comentario