octubre 31, 2020

La manipulación mediática de la realidad

por: Aldo F. Camacho Alviz

En enero de 2010, al iniciar su segunda gestión de Gobierno, Evo Morales llamo a la prensa a declararse anticapitalistas y sumarse al proceso de cambio que su gobierno impulsa “en lugar de mentir” [1]. Esto deja ver en buena medida, la guerra mediática desatada por los medios privados contra mandatarios progresistas como Evo Morales, Rafael Correa, Cristina Fernández, Hugo Chávez y Nicolás Maduro, como los casos más representativos en América Latina.

En la actualidad, explica el director del “Le monde diplómatique” Ignacio Ramonet: “los medios de comunicación se utilizan como arma de combate y su propósito es el de defender sus intereses (privados y empresariales)”.

Dicho en forma de verso ya no funcionan como medios sino como auténticos partidos políticos.

Con estos antecedentes, en este caso es necesario visibilizar el rol político que juegan los medios independientes en Bolivia, especialmente en contextos donde el enanismo de los partidos políticos de “oposición al gobierno”, porque esta relación de complicidad mercantil o propiedad de los medios explica, el éxito de los operadores políticos de oposición

Es por eso, que ciertos asuntos de interés público pueden ser catalizadores para la construcción de alianzas circunstanciales entre políticos y analistas, por un lado y medios de comunicación y periodistas por el otro.

Esto ocurre diariamente en diversos períodos, sin que sea motivo de escándalo, pues justamente en esta dimensión se entiende el rol político de los medios: acordar a quién pueden entrevistar y sobre cuál tema.

En definitiva, por un lado, el control del flujo de la información y por otro la construcción de los imaginarios colectivos, se encargan de distorsionar la realidad a través de una cadena de entrevistas entretejidas y difusamente moduladas por diferentes “espacios de opinión” de televisión y radio.

El manejo mediático del “Programa Bolivia Cambia Evo Cumple” pone en evidencia, que la tarea de los medios y periodistas es la de convencer a los que “observan, escuchan y ven los medios”.

El tema fue afanosamente ajetreado por la oposición política para especular sobre el origen, destino y fiscalización de los recursos del programa.

Los medios “independientes” agrandaron el tema promoviendo un campo político que amplifica el plan de la oposición a la vez que desplaza publicidad para el “partido único”, enfocándose en un objetivo: atacar, desgatar y dañar políticamente al Gobierno.

Colocaron en agenda durante 18 días, una serie de entrevistas a distintos políticos de oposición como Samuel Doria Medina (UN), Rubén Costas (Gobernador), los diputados (as) Elizabeth Reyes (UN), Jaime Navarro (UN), Franz Choque (CN), Fabián Yaksic (MSM), Andrés Ortega (CN), los ex parlamentarios Arturo Murillo (UN), Carlos Borth (Ex Podemos), el ex vocero de Gobierno Alex Contreras y una fila de analistas políticos que hacen propaganda del tema exigiendo claridad en el manejo de los recursos de ese programa.

En relación a la cobertura de entrevistas en medios: los medios independientes realizaron 35 y los estatales 3 entrevistas.

Con este primer dato se puede notar, una abrumadora diferencia en la cobertura de medios independientes contra medios estatales.

Medios independientes que entrevistaron a los actores de oposición en la cobertura: Panamericana (11), Erbol (5), Fides (3), Cadena A (7), Red Uno (2), Unitel (2), ATB (2), PAT (2) y Activa Tv de Santa Cruz (1) que dan un total de 35 entrevistas.

Medios Estatales (3).

Por ejemplo, Samuel Doria Medina (que disputa la cabeza del partido único) fue entrevistado 13 veces en los medios privados, frente a una sola entrevista de René Joaquino, Alcalde de Potosí y Pedro Dorado Alcalde de San Miguel de Velasco, que se encargaron de revelar los beneficios del “Programa Bolivia Cambia Evo Cumple” en sus respectivos municipios. La diferencia es 13 a 1.

¿Qué buscan los medios privados al dar más espacio y tiempo a entrevistados que tratan de desprestigiar al Gobierno?

Está claro que los medios buscan establecer una matriz de opinión contraria al Gobierno que sea capaz de seducir a los indecisos a favor del “partido único”.

Por lo señalado, los medios no son simples promotores de los hechos, sino que tampoco informan de manera neutra, por esto los medios independientes ayudan a crear un clima contrario al Gobierno en un escenario preelectoral.

En este contexto, hay que tener en cuenta que la opinión pública puede ser manipulada a través de los medios “independientes” y sus programas desvalorizando las políticas gubernamentales, como en este caso el “Programa Bolivia Cambia Evo Cumple”.

La carga de la prueba (ver cuadros adjuntos al PDF de esta semana que se publica ejhn esta página).


1    Anuario La Razón. Diciembre 2010. Página 107.

Be the first to comment

Deja un comentario