diciembre 2, 2020

EE.UU. en el banquillo del acusado

Estados Unidos debe ser sentado en el banquillo de los acusados, ante los pueblos y los organismos internacionales latinoamericanos, por estar promoviendo y financiando las acciones de violencia fascista y terrorismo contra el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.

No hay duda que la Casa Blanca y el poderoso complejo militar-industrial están, junto a la ultraderecha internacional, detrás de un “golpe de estado continuado” que amenaza la paz de la inmensa mayoría de los venezolanos. El carácter sistemático de la acción de grupos paramilitares que están a la cabeza de las “guarimbas” (cortes violentos de ruta), la efectividad de los francotiradores, la toma de algunas instituciones públicas y privadas, el activo movimiento de parlamentarios de derecha con profundos nexos con la ultraderecha estadounidense (como es el caso de la venezolana María Corina Machado y el boliviano Adrián Oliva) y las declaraciones de advertencia del secretario de Estado, John Kerry, son parte de los elementos que ponen en evidencia la participación de la administración Obama en la agresión contra Venezuela.

Estados Unidos debe dejar de promover las acciones de terrorismo que por lo general usa con frecuencia, en aplicación de su nueva estrategia mundial, para desarrollar el llamado golpe suave contra gobiernos que no están dentro de su órbita de influencia. Lo que sucede en Siria, Ucrania y Venezuela es otra prueba contundente.

Al imperialismo nada le importa que hasta la propia OEA –su instrumento de dominación continental creado en la primera mitad del siglo XX- haya aprobado una resolución de solidaridad con Venezuela y prácticamente derrotado la posición de sancionar a la revolución bolivariana que fue presentada por Panamá con el solo respaldo de su autor intelectual, Estados Unidos, y su aliado incondicional, Canadá.

Po eso, EEUU debe ser sentado en el banquillo de los acusados. ¿hasta cuándo se permitirán las muertes provocadas por la Casa Blanca?

Be the first to comment

Deja un comentario