diciembre 4, 2020

Claves para un Sistema Financiero sólido

por: Oscar Machicado Mendoza

Una de las claves para poder mantener una estabilidad económica a lo largo de los últimos años ha sido mantener un sistema financiero sólido, que capte y canalice los recursos económicos crecientes en nuestro país.

Varias son las causales para conseguir lo señalado, como la mayor confianza del público en el sistema que se genera a partir de una gestión financiera responsable, lo que permitió por ejemplo, que hasta finales de 2013 los depósitos lleguen a 15.000 millones de dólares, en contraste con los 3.711 millones de dólares en 2005, reflejando una capacidad de ahorro y una mayor cantidad de ingresos para la población, además de una mayor liquidez para el movimiento de la demanda interna de la economía nacional. Asimismo una mayor apertura de cuentas de ahorros (más de 7 millones de cuentas hasta la gestión pasada) en su mayoría en moneda nacional.

Mayor capacidad de financiamiento que se refleja en la cartera de créditos que llegó en 2013 a 11.928 millones de dólares, con respecto a los 3.106 millones de dólares en 2005, financiamiento fundamentalmente para el sector manufacturero con 26% y vivienda con 24% (construcción y venta inmobiliaria), llegando a 1.268.000 prestatarios, en su mayoría provenientes de las entidades de microfinanzas, de donde se ve un mayor cumplimiento en el pago de los préstamos, reflejado en el nivel de mora que bajo en 2013 a 1,5% respecto al 2005 que era de 10%, según datos de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI).

El alto nivel de bolivianización del sistema financiero (88% en créditos y 77% en depósitos se realizan en moneda nacional) además de la estabilidad cambiaria, permiten la estabilidad de la moneda local y la protegen ante crisis que puedan ocurrir en países vecinos.

Se amplió la cobertura del sistema financiero, el cual se refleja en el crecimiento de las sucursales y agencias, tanto a nivel urbano y rural en todo el territorio nacional, de 539 en 2005 a 1.313 en 2013. El mayor crecimiento se dio en el área rural.

Las utilidades de las entidades financieras llegaron a su punto más alto en el año 2013, con 213 millones de dólares, a diferencia de 2005, que fueron de 78 millones de dólares; es decir las utilidades de este sector se multiplicaron en casi tres veces. Cabe destacar que en años anteriores al mencionado los beneficios eran negativos, llegando por ejemplo en el año 2000 a 300 millones de dólares de pérdidas, según la ASFI.

Por último se puede destacar el nivel de préstamos per cápita que se incrementó a lo largo de los últimos años que en 2013 llegó a 9.618 dólares, comparados con los 6.329 dólares en 2005 y la reducción de la mora, mostrando una mayor solvencia por parte del público para cumplir los préstamos destinados a diferentes sectores de la economía nacional.

Por tanto el sistema financiero ha sido sólido en el país durante los últimos 8 años, gozando de la confianza de la población, recuperando el poder nuestra moneda, incrementando las captaciones, aumentando la cartera de créditos y la cobertura en cuanto a sucursales y agencias siendo un sistema más fuerte.


*    Economista

Be the first to comment

Deja un comentario