noviembre 29, 2020

Colombia, el alfil de EE.UU.

Colombia es el alfil de los Estados Unidos para América y al parecer la fachada o cobertura para llegar a otros países del mundo. Esta su condición de policía de los intereses estadounidenses en la región, adquirida desde principios de siglo a través del eufemísticamente llamado Plan Colombia, no se ha modificado ni un milímetro en la gestión del presidente Juan Manuel Santos. Todo lo contrario se ha consolidado.

Un informe titulado “Colombia, EE.UU. y la cooperación en seguridad por convivencia”, publicado por la ONG estadounidense WOLA y reproducido por El Tiempo de Bogotá, da cuenta de algunos aspectos centrales de los cuales deben estar advertidos los gobiernos de izquierda y progresistas de América Latina.

En primer lugar, que en los últimos cinco años las fuerzas de seguridad colombianas han entrenado, con apoyo financiero de EE.UU. y Canadá, cerca de 22 mil hombres de 47 países. Es decir, que el papel de “base de entrenamiento” ha servido para varios de países de América Latina y de otras partes del mundo, particularmente del Norte de África.

Segundo, que el objetivo estratégico que EE.UU. le ha asignado al Estado colombiano es de entrenar a otras fuerzas de seguridad y defensa de otros países para participar activamente en escenarios de conflicto donde no sea necesaria la participación directa de las fuerzas armadas estadounidenses, la que en las mas de las veces provoca un rechazo de la población antes que su apoyo.

Tercero, que el papel de “base de entrenamiento” y “guardián continental” se ve fortalecido en la gestión Santos por la creación de una “división de la cooperación internacional” en la embajada de EE.UU. en Colombia, que dispondrá de 15 millones de dólares al año para ser el puente entre Estados Unidos, el gobierno colombiano y terceros países, latinoamericanos y extra continentales.

En síntesis, la contraofensiva estadounidense avanza a pasos acelerados.

Be the first to comment

Deja un comentario