noviembre 26, 2020

Rusia y Ucrania en la geopolítica mundial

La crisis interna en Ucrania continúa, pero, que es lo más importante, reafirma el valor geopolítico estratégico de esta zona de Euroasia para Rusia y para los Estados Unidos y su brazo militar transnacional: la OTAN.

La cadena de hechos han complicado más la situación de Ucrania, en cuyo país el golpe de estado contra un gobierno legítimamente constituido y proruso se pensaba como suficiente para la OTAN, bajo la forma enmascarada de incorporación de este país a la Unión Europea.

Pero nada de eso ha sucedido. Todo lo contrario. El triunfo del golpe de estado no solo ha producido un alejamiento de Crimea, habitada por una mayoría prorusa, y su incorporación, tras un referéndum, a Rusia, sino que además ha activado ese mismo sentimiento en otras zonas ucranianas en las que la cantidad de habitantes prorusos también es alta, como es el caso de Donetsk, Járkov, Lugansk, Slaviansk y otras ciudades. La fuerza desplegada por el gobierno ilegítimo de Ucrania ha sido derrotada en los últimos días.

La salida al conflicto no está cerca, aunque es poco probable que el ambiente de tensión evolucione a un involucramiento directo de corte militar entre Rusia y la OTAN por varias razones: los rusos ya tienen lo que querían: Crimea, y si bien no pueden todavía dejar de hablar por los otros ciudadanos prorusos que viven en Ucrania, también es cierto que no volverá a apostar a la audaz jugada que dio para el retorno de Crimea a su jurisdicción y con eso consolidar su presencia geopolítica en el Mar Negro. Lo demás no le interesa y EEUU sabe que tendrá que contentarse con la incorporación de Ucrania a la UE, sin que ésta última tenga nada bueno que ofrecer.

Be the first to comment

Deja un comentario