diciembre 4, 2020

Los recursos hidrocarburíferos aportan al desarrollo regional

por: María Luisa Auza Vidal 

Este 1ro. De mayo son 8 años que el gobierno del Presidente Evo Morales atendió la demanda popular de las jornadas de octubre que derrotaron el neoliberalismo el 2003 concretándose la recuperación de los hidrocarburos mediante su nacionalización. Cuando se definió esta medida, se lo hizo en el contexto de crisis de un Estado colonial que a la sombra del neoliberalismo llevaron al país a condiciones de mayor pobreza y menores oportunidades de desarrollo económico, político, social y cultural, la decisión popular estableció entonces los objetivos de desmontaje de este Estado y la construcción de un Estado Plurinacional y Comunitario que permita el empoderamiento de los sectores sociales históricamente marginados, genere condiciones para lograr cambios en las condiciones sociales de exclusión y en la estructura productiva, rompiendo con el patrón primario exportador, otorgando condiciones objetivas para la diversificación de la economía a través de la apropiación social y uso del excedente económico originado en la explotación de los recursos naturales, particularmente hidrocarburos. El actor fundamental de esta estrategia es el Estado cuyo rol en la generación del excedente se concreta en la recuperación de su rol productivo a través de las empresas públicas que desarrollan actividades en los sectores estratégicos, y la redistribución del excedente al resto de la economía en su condición de promotor de la actividad productiva, debiendo fortalecer particularmente a la economía comunitaria.

En el caso de hidrocarburos el excedente es apropiado por el Estado a través del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (32%) y las Regalías (18%), resultantes del valor bruto de la producción de gas natural, condensado y de petróleo, estos recursos, se han constituido en la base real del desarrollo, llegando a obtenerse, entre 2006 y 2013, 14.993 Millones de Dólares (Ver Gráfico 1 en PDF adjunto a este sitio en https://www.la-epoca.com.bo/portada/1399244052/digital/#/22/).

La asignación de las regalías está definida en 11% a los departamentos productores, 1% a los departamentos de Beni y Pando y 6% al Tesoro General del Estado.

En el caso del IDH, este impuesto ha permitido generar ingresos tanto al Estado Central como a todas las regiones del país, constituyéndose, de esta manera, en el mecanismo de distribución de mayor alcance. El monto recaudado entre 2006 y 2013 por este concepto es de 9.626 Millones $us., la estructura de distribución del IDH 1 se muestra en el Gráfico 2 (en PDF adjunto a este sitio en https://www.la-epoca.com.bo/portada/1399244052/digital/#/22/):

Independientemente de la importante proporción de estos recursos(IDH) que se destinaron a apoyar a uno de los grupos poblacionales más vulnerables, -los adultos mayores, con aproximadamente $us 2.500 Millones destinados al pago de la renta dignidad entre el 2006 y 2013-, interesa conocer la utilización de estos recursos, siguiendo la estrategia definida en el Plan Nacional de Desarrollo “Bolivia Digna, Soberana, Productiva y Democrática para Vivir Bien”, que establece la transferencia de recursos de los sectores estratégicos generadores de excedentes, al resto de los sectores productivos. Una primera aproximación nos permite afirmar que la lógica de generación del cambio productivo está directamente relacionada con la decisión de uso de estos recursos en las regiones a través de los municipios y gobernaciones, por tanto, veamos cuál ha sido la utilización de los mismos (Ver Gráfico 3 en PDF adjunto a este sitio en https://www.la-epoca.com.bo/portada/1399244052/digital/#/22/).

Las regiones han recibido $us.6.207 Millones por IDH, considerando región a los recursos asignados a gobernaciones, gobiernos municipales y universidades en cada departamento. Aproximadamente el 48% de estos recursos se ha destinado a los departamentos productores de hidrocarburos (Cochabamba, Santa Cruz, Tarija, Chuquisaca), 18% a los departamentos de Beni y Pando y el resto entre los departamentos de La Paz, Oruro y Potosí.

De estos recursos, las regiones han utilizado en proyectos de inversión un total de $us.4.039 Millones representando el 63% de los recursos que recibieron (Ver Gráfico 4 en PDF adjunto a este sitio en https://www.la-epoca.com.bo/portada/1399244052/digital/#/22/).

Por el tipo de inversión realizada vemos en el Gráfico 5 adjunto que aproximadamente el 12% de los ingresos se han destinado a proyectos productivos, 49% a proyectos de infraestructura, 35% a proyectos del área social y 4% a proyectos multisectoriales. La tendencia, como observamos, ha sido un incremento constante de la inversión año tras año. Si bien es cierto que la infraestructura se constituye en un factor coadyuvante en muchos casos definitorio de la viabilidad de las propuestas productivas, no deja de llamar la atención el bajo nivel de inversión (12%) destinado a estas actividades que en definitiva son las que generan la diversificación productiva, fuentes de empleo permanentes para la población en las regiones y constituyen las bases del cambio de patrón primario exportador.

La tasa de crecimiento promedio anual de la inversión realizada con estos recursos (IDH) ha sido de 8,2%, siendo la inversión social la más dinámica con una tasa de crecimiento de 17,2%, seguida por la inversión productiva que presenta una tasa de 9,9% y una tasa de 3,1% en el caso de la inversión en infraestructura.

Estos indicadores nos muestran la dinámica que se está dando a la solución de las necesidades sociales que se traducen en términos de educación, salud, saneamiento básico y vivienda que existe en la población, esta inversión es la que ha tenido una tendencia con menos variaciones en todo el periodo. Los proyectos priorizados en las regiones son sobre todo destinados a mejorar las condiciones educativas de los niños y niñas a los que se han destinado 597 MM $us, el 42% de los recursos invertidos en proyectos sociales, el 34% a mejorar la urbanística de los centros poblados, la infraestructura sanitaria ha recibido 166 MM $us. (12% de la inversión) y los programas de salud el 11% de los recursos.

En el caso de la inversión productiva, si bien la tasa de crecimiento es mayor a la de la inversión en general, los montos asignados a la misma llegan a 480 MM $us., lo que representa un cuarto de la inversión en infraestructura y un tercio de la inversión social aproximadamente. En su composición, el 89% de estos recursos han sido invertidos en proyectos agropecuarios (429 MM $us.) y 9% (46 MM $us.) en industrialización y turismo, el resto en otras actividades productivas.

La inversión que apoya el desarrollo de infraestructura llegó a 1.991MM $us., centrándose en carreteras y caminos cuya inversión alcanzó a 1.501 MM $us., es decir el 75% de los recursos del IDH ejecutados en este componente, la provisión de energía representó el 14% de esta inversión y el resto en infraestructura que facilita el acceso al agua, particularmente riego y comunicaciones, mostrando de manera clara la prioridad asignada por las instancias regionales (Ver Gráfico 5 en PDF adjunto a este sitio en https://www.la-epoca.com.bo/portada/1399244052/digital/#/22/).

Como se observa en el Gráfico 6, la inversión productiva y en infraestructura está impulsada fundamentalmente por las gobernaciones, mientras que la inversión social, se realiza centra en los gobiernos municipales. Existe también una inversión multisectorial, a la que se destina aproximadamente el 4% de los recursos (Ver Gráfico 6 en PDF adjunto a este sitio en https://www.la-epoca.com.bo/portada/1399244052/digital/#/22/).

Los resultados de estas cifras se ven cada día en las escuelas, hospitales, servicios básicos que se van construyendo en cada confín del país, donde la nacionalización de los hidrocarburos se concreta en obras físicas que mejoran de las condiciones de vida diarias de todos y todas; la vinculación física que permite condiciones para una articulación productiva nos señalan que el camino avanzado es importante, planteándonos a la ves el compromiso de los actores regionales para mejorar el destino de estos recursos que siendo no renovables, se constituyen en una oportunidad para lograr los cambios que buscamos.


*    Economista
1    La distribución considera la Ley 3058, Ley 3322, Ley 3791, DS 28421, DS 29322, DS 0859

Be the first to comment

Deja un comentario