noviembre 27, 2020

Diagnóstico de la economía: todos tenemos un DT adentro

En un reciente Foro Económico auspiciado por la Fundación Nueva Democracia se trató como tema central “El Estado de la Economía de Bolivia 2014”, cuyas conclusiones me llamaron mucho la atención, no tanto por las propuestas que hacen, sino más bien por el desconocimiento de los “expertos” que participaron en dicho evento sobre la situación económica del país.

Aunque reconocen que hoy día tenemos buenos resultados en materia económica, desconocen que los mismos fueron obtenidos por un diagnóstico atinado de la realidad y la aplicación de un nuevo modelo con características propias de la economía nacional. Es en este ámbito donde radica su desconocimiento.

Desde su perspectiva no existe otra manera de crecer si no es en base a la reducción del Estado, que en otras palabras resulta ser un retroceso, puesto que estarían planteando lo mismo que el Consenso de Washington en los 80, lo cual demuestra un mal diagnóstico sobre el estado de la economía, como se hizo en el pasado.

Desconocen o no quieren reconocer que ese modelo fracasó rotundamente, luego de implementarlo en el país por dos décadas. Desde 1985 se redujo el Estado a la mínima expresión, se vendieron las empresas estratégicas que generaban excedentes y se trató de exportar lo que se podía. Sin embargo, los resultados no fueron los esperados: no se pudo crecer por encima del 3% y la pobreza en lugar de disminuir, aumentó. ¿Por qué?

Básicamente porque el excedente proveniente de las materias primas se lo quedaban las empresas transnacionales, como esto sucedía desde luego que las arcas del Estado no tenían recursos ni para pagar aguinaldos y mucho menos para invertir en el país, lo que alimentaba a su vez el incremento de la deuda pública, la ampliación de la brecha de desigualdad, incremento de la pobreza, y por tanto el circulo pernicioso que trajo la implementación del neoliberalismo.

Hoy, Bolivia vive uno de sus mejores momentos económicos en su historia, producto de una apropiación del excedente entendida como la nacionalización de los recursos naturales, que antes salían del país o se quedaban en la cúpula política y empresarial, se aprovechan para su redistribución lo que ha permitido un incremento histórico de la inversión pública (USD3.781 MM en 2013 y USD4.519 MM para este año) e ingresar a un proceso de industrialización para no depender de las materias primas, políticas sociales, transferencias a las entidades subnacionales (Gobernaciones, Municipios y Universidades), entre otras.

Estos resultados positivos han sido reconocidos a nivel internacional, no sólo por la parte económica, sino principalmente por la reducción de la pobreza extrema de cerca de 40% en 2005 a 22% en 2012.

Es posible que los “expertos” tengan algo que decir, así como cada uno de nosotros al momento de ver un partido de futbol, ya que todos tenemos un Director Técnico en el interior; sin embargo, otra cosa es en la cancha, son los jugadores los que consiguen resultados en función al trabajo y el amor a la camiseta. Como pasa en el Mundial las sorpresas existen y para bien, porque los nombres de jugadores y equipos famosos desaparecen y surgen otros que alcanzan mejores posiciones.

Be the first to comment

Deja un comentario