diciembre 4, 2020

¿Y qué dice ahora EE.UU. sobre el avión derribado?

El derribo de un avión comercial al este de Ucrania por parte de fuerzas ultranacionalistas que responden al gobierno instalado con apoyo de Estados Unidos, es el acontecimiento político más grande y preocupante desde la II Guerra Mundial. No hay duda, por los elementos informativos preliminares disponibles, que el objetivo del misil lanzado era el avión del presidente ruso Vladimir Putin. El avión de Putin pasó por el mismo punto y corredor una hora después de lo sucedido.

La hipótesis construida en las últimas horas por el gobierno de Ucrania en sentido de que el acto de terrorismo lo perpetraron las fuerza prorrusas que desde hace cerca de dos meses libran duros combates con tropas oficiales y grupos paramilitares, no resiste el menor análisis. Los partidarios de volver a la soberanía de la Federación Rusa, asentados en Donetsk, lo que más bien quieren es alentar a una intervención de Putin antes que alejarlo o matarlo. Pero los que si tienen razones más que suficientes para pelear contra el Kremlin son los ultranacionalistas que no se resisten a haber perdido Crimea y a la demanda de independencia que ha prendido en otras regiones con población rusa parlante.

Es más, si existe un sector interesado en provocar una guerra convencional entre EEUU-Unión Europea con Rusia, la principal potencia euroasiática, son las fuerzas ultranacionalistas, de corte nazi, que están siendo organizadas y financiadas desde Polonia. Las fuerzas de ultraderecha apuestan a la participación de la OTAN, pues como es sabido Ucrania es para EEUU y Europa la puerta de entrada a Euroasia, Y conquistar Euroasia, como diría el estratega estadounidense Brzezinski, es conquistar el mundo. Solo que esta vez han ido demasiado lejos al lanzar un misil al Boeing 777 de Malaysian Airlines, provocando la muerte de 295 inocentes personas.

Be the first to comment

Deja un comentario