noviembre 26, 2020

Un elefante blanco en la ciudad de La Paz

por: Rafael Vásquez arquitecto

Al conversar y analizar con algunos colegas y personas sobre diferentes problemas y temas comunes de nuestra ciudad, como ser los puentes trillizos, el mercado Camacho, la plaza del bicentenario, el Mercado Lanza, Etc. concluimos en que todos presentan de una u otra forma una inadecuada planificación urbana, qué perjudica y desvaloriza la ciudad.

El término elefante blanco es un modismo para una posesión valiosa pero pesada, de la cual su dueño no puede disponer, y su costo está fuera de proporción a su utilidad o valor. La expresión elefante blanco tiene su origen en costumbres de los reyes de la antigua Siam hoy Tailandia. Cuenta la leyenda que cuando el rey no estaba contento con un noble le regalaba un elefante blanco, al ser un animal sagrado en esta zona del sudeste asiático, el nuevo dueño debía darle comida y cuidados especiales y permitir el acceso a todos aquellos que quisieran venerarlo, estas responsabilidades significaban para el nuevo propietario un costo que muchas veces arruinaba al súbdito. Por eso la expresión elefante blanco es atribuida a propiedades y bienes que tienen un costo de mantención mayor que los beneficios que produce o aquellas que proporcionan beneficio a otros pero que a su propietario solamente le causan dificultades económicas.

La expresión elefante blanco se introduce a la cultura occidental, a la política y la economía en 2003 cuando los profesores universitarios y economistas James A. Robinson y Ragnar Torvik presentan la tesis de “Los Elefantes Blancos” como teoría político-económica que se publica en 2005 en el “Journal of Public Economics” a partir de ahora también se la utilizara para el análisis, las investigaciones, el debate y la polémica en las ciudades. Los investigadores fundamentaron su teoría de elefantes blancos en proyectos que se ejecutaron principalmente en África, demostrando sus inciertos resultados. La tesis analiza, estudia porque los políticos optan por construirelefantes blancos cuando existen proyectos mejores que representan la participación y el consenso. Los elefantes blancos son proyectos que producirán un superávit social negativo.

Las políticas y el modelo neoliberal de desarrollo de las ciudades que concentra los ingresos y el poder en las elites políticas y económicas, donde los procesos de urbanización acelerada provocan el deterioro del medio ambiente y la privatización del espacio público, produciendo exclusión social y espacial y donde los pobres no tienen derechos y se vuelven más pobres; ha promovido desde los poderes públicos la ejecución de innumerables e importantes proyectos en los últimos años, que por su extraordinaria inversión y alto costo de mantenimiento se han visto inacabados o abandonados, pasando a convertirse en elefantes blancos.

La fantasía, la ambición, el delirio, el engaño, urbanizo las ciudades con estos gigantescos ornamentos públicos, espacios de exceso y aprobación política; donde la única pretensión es convertir a las ciudades en una marca global, que se integre y forme parte de las redes y circuitos globales de competitividad y mercantilización de la cultura donde los conocimientos, la planificación, la geografía urbana, los procesos de urbanización, los asentamientos humanos y los espacios de las ciudades son valorizados en términos de mercado y rentabilidad, de prestigio, conquista y ganancia, de utilidades y privilegios (Lipovetsky y Juvin 2001). Toda una declaración y axioma que se concentra, integra y admite en la doctrina del pensamiento del cosmopolitismo neoliberal. Estos ornamentos surgidos a consecuencia de la burbuja inmobiliaria, muchos de ellos construidos en época de bonanza antes de la crisis financiera del 2008 donde los capitalistas dominaban las ciudades como única manera de disponer, monopolizar y beneficiarse de sus excedentes de capital. Este paradigma globalizador se ha convertido en el modelo hegemónico y neocolonial da la lógica capitalista neoliberal que ha llevado a la crisis estructural más importante a nivel mundial.

En el debate y el estudio de las ciudades la expresión elefantes blancos se inserta e identifica por sus características y particularidades con algunos proyectos que promueven y financian las administraciones públicas.

Sin duda el conocido “efecto Guggenheim” proyecto que impulso a muchos políticos de ciudades del mundo, pero sobretodo de España a una carrera en la que perdieron el juicio por contar con “proyectos estrella” que los ubique en el mapa global.

Se entiende por “efecto Guggenheim” a la transformación urbana, cultural, política y económica que sufrió la ciudad de Bilbao con la construcción del Museo Guggenheim a mediados y finales de la década de los 90, que supuso una millonaria inversión pública, diseñado por el arquitecto Frank Gehry, a orillas del rio Nervión en un antiguo muelle de uso portuario e industrial abandonado. De este modo Bilbao se transformo en una superproducción cultural para el mercado global.

España es seguramente el país europeo, qué presenta en sus ciudades la mayor cantidad de elefantes blancos,autopistas sin tránsito vehicular, estadios sin futbol, aeropuertos sin tráfico aéreo ni pasajeros, grandes auditorios sin espectadores, trenes sin pasajeros.

El gobierno de China invirtió alrededor de 50 mil millones de dólares para construir 40 nuevos teatros y centros culturales en todo el país, en los últimos cuatro años, según el Instituto de Industrias Culturales de la Universidad de Pekín. Sin embargo a pesar de la magnífica suma invertida en estos ornamentos públicos el gobierno chino no financia su operación, mantenimiento y gastos de agenda y promoción que son necesarios para su funcionamiento. Algunas de estas construcciones solo tuvieron entre 4 y 12 actividades como máximo después de su apertura, habiendo otras que solo abrieron sus puertas para su inauguración. A estos elefantes blancos se suman algunas de las infraestructuras deportivas construidas para las olimpiadas de Beijing 2008. Muchas de las instalaciones olímpicas de Atenas se encuentran cerradas y en ruinas.

Andrew Zimbalist, autor del International Handbook on the Economics of Mega Sporting Events y de libros sobre economía del deporte profesional, afirma que ser sede de los juegos olímpicos representa una “estrategia perdedora” y que la competencia por la sede olímpica está ligada generalmente a intereses privados y de poder que ofrecen más de lo que las ciudades pueden y deben invertir.

No existe un país en Latinoamérica que en sus ciudades no tengan una historia sobre estos paquidermos urbanos. En Colombia existe una manada incontable de estas particulares construcciones, que se necesito de una ley por la cual se dicten medidas para la detección, evaluación y valoración de las obras que no se terminaron de acuerdo a lo planificado y que pertenezcan a las administraciones públicas. Estos elefantes blancos empobrecen y vacían las finanzas públicas de Colombia por cuenta de la corrupción, que según la procuraduría el país pierde aproximadamente unos 5 mil millones de dólares por año.

La organización de la copa del mundo en Brasil habrá costado más de 18 mil millones de dólares, de los cuales 4mil millones de dólares representa la construcción y renovación de los 12 estadios. La polémica y las protestas en Brasil se centran mayormente en el gasto público de los estadios y por el desalojo forzoso y arbitrario de más de 200 mil personas que vivían alrededor de los estadios. Por lo menos 4 estadios se convertirán en “elefantes blancos” estos son los estadios de Natal, Cuiabá, Manaos y el de Brasilia que es el segundo estadio más caro del mundo. En estas sedes el fútbol no es un negocio por lo que no tendrán mayor función social pero si un alto costo de mantenimiento que los llevara a su abandono y deterioro.

El Mercado Lanza de la ciudad de La Paz

El Mercado Lanza Central Nº 1 fue fundado y construido en 1937 en la calle ahora denominada Evaristo Valle, en pleno casco antiguo en el centro de la ciudad, además del Anexo Lanza que contaba con dos plantas, donde estaba el servicio de té, y comidas. Sin embargo la historia se remonta a muchos años atrás, cuando los comerciantes y vendedores de carnes se encontraban en un canchón cercano a San Francisco, donde vendían aproximadamente 100 personas Después de la fundación del mercado se fueron sumando otras asociaciones como el Mercado Figueroa, el comedor Pérez Velasco, Mercado de Flores y los vendedores de libros.

El nuevo Mercado Lanza es el centro de abasto y compras más grande de la ciudad de La Paz, la nueva construcción comenzó en abril del 2008. Esta “mega obra urbanística” como la define el Director de Gobernabilidad del Gobierno Municipal de La Paz Pedro Susz, es uno de los 6 proyectos más importantes del Programa de Revitalización Urbana dentro del Casco Urbano Central. El nuevo edificio tiene 1073 puestos de venta diferentes según el rubro al que pertenecen, distribuidos y ubicados en calles que forman rampas diagonales interconectadas en cuatro niveles. El mercado cuenta con todos los servicios básicos, una guardería y un modulo policial, además de 2 montacargas, administración, áreas verdes, y la circulación vertical de emergencia.

Estas son las características del diseño y programa arquitectónico del Mercado Lanza, que desde un principio, incluso antes de su construcción no tuvieron aceptación por los gremiales y otras instituciones, como el Colegio de Arquitectos de La Paz, organizaciones sociales, ciudadanas y vecinales.

Como muchos proyectos ejecutados por nuestras autoridades municipales el mercado Lanza es el resultado de la imposición política, técnica y la toma de decisiones fragmentadas, centralizadas, reactivas y sin participación ciudadana y no así de la aquiescencia, el dialogo y el consenso para que en el proceso de diseño y programa se tomen en cuenta las ideas, los criterios y las necesidades de los interesados como también la de otras instituciones, organizaciones sociales y ciudadanas. La alcaldía solo informa y presenta los proyectos estén de acuerdo o no los interesados, de igual manera son ejecutados con los consiguientes problemas y efectos que perjudican la imagen, la estructura y morfología urbana general de nuestra ciudad, apoyados por un show mediático y cálculo político. Estas prácticas y actitudes son propias de la “gobernanza” o “gobernabilidad” del cosmopolitismo y la tecnocracia neoliberal y mentalidad neocolonial capitalista y patriarcal que el gobierno municipal se niega a dejar en el pasado. Nuestras autoridades se olvidan que la ciudad es la construcción colectiva de sus habitantes que tienen derecho a ser protagonistas en los procesos de toma de decisiones relacionados con la producción de un espacio público, y a la planificación y gestión democrática de la ciudad, imaginada por la coherencia el conocimiento, el sentido común y el intelecto social; que en definitiva sea capaz de proyectar y construir la ciudad que soñamos: inclusiva, solidaria, complementaria, intercultural, armónica, con transparencia y virtud publica, con afecto y reciprocidad donde el consenso sea el fundamento universal de la gestión pública municipal para vivir bien.

Después de la inauguración del Mercado el 2010 se presentaron diferentes problemas, reclamos y denuncias de los gremiales, puestos de venta de escala imperdonable abandonados la mayor parte del día y de la semana, con un costo de 1000 mil dólares aproximadamente el metro cuadrado, uno de los mayores problemas de las vendedoras es el frio y los vientos dentro del mercado. Por su parte los vecinos se quejan del complicado acceso, la mala información y señalización dentro del edificio, que parece un laberinto. El edificio presenta espacios vacíos e inútiles convertidos en mingitorios, y utilizados para la delincuencia y la criminalidad.

Son 4 años desde su inauguración en que el gobierno municipal atreves de la Oficialía Mayor de Promoción Económica y del Programa de Revitalización Urbana vienen ejecutando mejoras y trabajos complementarios como son la construcción de 2 puertas de ingreso desde la plataforma de la plaza mayor, un nuevo baño, el techado con policarbonato y el colocado de vidrios laterales en todo el edificio, trabajos que se realizan en la actualidad y que se espera que se concluyan en julio de este año. Podemos afirmar que el Mercado Lanza de la ciudad de La paz es un elefante blanco.

El Mercado Lanza se encuentra ubicado en un espacio público importante, estratégico, un nodo, un núcleo urbano que caracteriza y estructura la ciudad, formado por el atrio de la iglesia de San Francisco, la Plaza Mayor y el terreno donde se encuentra el mercado dentro del casco urbano central. Sin embargo el concepto de ciudad, de espacio público y el diseño arquitectónico y urbano no toma en cuenta la narrativa y perspectiva histórica y dialéctica de este lugar, más bien responde a una estetizacion hegemónica y estandarizada de la imagen de la ciudad propios de la globalización neoliberal que olvida que este espacio es un lugar con sentido, antropológico, colectivo, integrador, multifuncional, de memoria e identidad de sus habitantes.

El Movimiento Sin Miedo partido en función de gobierno municipal de la ciudad de La Paz en tres gestiones consecutivas como autoridades de nuestra ciudad vienen realizando una progresiva sustitución de la política urbana por el marketing urbano al margen de la planificación. Han sido incapaces de proponer, construir y desarrollar una planificación y geografía territorial urbana como también una gestión democrática de nuestra ciudad que garantice un desarrollo humano integral y sustentable con equidad y bienestar para todos sus habitantes.

Es importante establecer un nuevo modelo de ciudad que nos ayude a entender las transformaciones y cambios que se vienen dando en nuestro país y en nuestras ciudades, hagamos del urbanismo una tesis política para retomar las utopías olvidadas de una ciudad posible, es decir tener la felicidad como horizonte de las políticas públicas municipales y nacionales urbanas que se enmarquen y emerjan de este nuevo contexto y paradigma del vivir bien.

Be the first to comment

Deja un comentario