diciembre 4, 2020

Elecciones, Encuestas y tendencias

por: Raúl García

Un análisis de tres encuestas que miden la intención de voto son analizadas en profundidad para corroborar sus grados de consistencia y, sobre todo, para identificar cual es la voluntad de la mayoría.

Las primeras encuestas que registran intención de voto fueron publicadas el último fin de semana, la tendencia es muy marcada y coincidente en las tres publicadas. Los datos provocaron una respuesta casi en coro de cuatro de los cinco binomios, poniendo en duda la validez y neutralidad de los datos, y lo poco preciso de la técnica cuantitativa de la encuesta.

Sin duda que la encuesta de intención de voto no postula la premonición del comportamiento electoral, sólo pretende una aprehensión espacio-temporal de la intención del voto. Igual que en cualquier otra encuesta de opinión o preferencia, muy utilizada en mercadotecnia, toda encuesta se configura como un complejo de preguntas que permitan validar o no las tendencias presentes. Esto lo conoce sobre manera el abogado, el economista y el ingeniero; de las virtudes de la técnica cuantitativa se llenaban la boca en la década del 90. Más aún, don Samuel, hace un par de meses, se jactaba de lo moderno y objetivo de dicho método para elegirse como candidato del frente único, recordando a sus seguidores la precisión de la técnica en la elección del señor Lenz para candidato a gobernador del Beni. Por si fuera poco, hace un mes le arrebató de la puerta de la iglesia, al MSM, al cotizado Rubén Costas y su MDS, bajo el argumento de que “según las encuestas” ellos sumaban más del 30% y con un trabajo adecuado podrían empujar al MAS a una segunda vuelta; era el “dato” el factor cuantificable y por ello objetivo del carácter virtuoso de dicha alianza aunque ello pase por dejar a don Juan en pleno altar. Ahora don Samuel afirma que las encuestas son sólo referencias de un momento determinado y que sus resultados, incluso, pueden ser “manipulados o dirigidos”. Que los resultados de la encuesta contratada no cubran sus perspectivas y menos las ofertas políticas no invalida los datos logrados.

Son tres las encuestas: IPSOS con 3.000 muestras en 10 ciudades capitales, 10 localidades urbanas y 88 rurales, margen de error 1,79%, entre el 2 y 18 de julio; Tal Cual con 2.250 muestras en 10 ciudades capitales y 18 ciudades intermedias, margen de error 2,04%, los días 19 y 20 de julio; Captura Consulting con 858 muestras en las cuatro ciudades del eje, La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz, margen de error de 3,3%, entre el 18 y 21 de julio.

Trabajemos los datos de Tal Cual. La encuesta construye el esquema de preguntas de manera que permita consistencia mediante las preguntas iniciales de redundancia. Cuatro preguntas que acotan las tendencias presentes en la encuesta:

1. En términos generales, ¿Usted diría que el país avanza por un buen camino o por un mal camino?

2. ¿Usted piensa que la situación económica de su familia está mejorando o empeorando con relación al año pasado?

3. En los próximos 12 meses, ¿Usted cree que la situación económica de su familia mejorará, seguirá igual o empeorará?

4. Voy a leerle otras frases más para que me diga cuál de ellas se acerca a su opinión personal. Mis nietos vivirán: Mejor, igual, peor que yo en Bolivia.

Y una quinta que permite el ingreso periférico al tema:

5. Desde que el Presidente Evo Morales asumió el poder, en el año 2006, usted diría que: Bolivia ha cambiado poco, profundamente mucho, profundamente poco, no ha cambiado nada.

Los datos son muy marcados: (Ver Cuadro 1 en PDF adjunto a este sitio: https://www.la-epoca.com.bo/portada/1407195244/digital/#/10/)

El 56% considera que el país está en un camino bueno y muy bueno, si ello se le suma los “ni bueno ni malo”, es el 87% que cuando menos se siente cómodo con la gestión presidencial. Sólo en Pando esa tendencia es ligeramente menor al 80%;

La situación económica familiar refuerza esta convicción, el 75% considera igual o mejor, sólo el 22,2% considera igual de mala o peor. Únicamente en Chuquisaca y Pando es inferior al 70%, mientras que en Oruro, Tarija y Santa Cruz rebasa el 80%;

La pregunta de la perspectiva mediata (pregunta 3) se la constata “en los próximos 12 meses, el 76% redunda en “Mejorará / Igual de buena”, pero se aprecia un salto de esperanza en Pando (62% al 80%), mientras que Potosí demuestra desesperanza (72% al 65%), solo dos departamentos (Chuquisaca 28,6% y Cochabamba 24,2%, igual de mala o peor) presentan desazón a mediano plazo.

Las perspectivas a largo plazo son muy reveladoras: 69,1% considera que sus nietos estarán mejor o igual que ahora, sólo el 14,5% considera que estarán peor; siete departamentos se mueven entre el 65% y 80% (Beni y Santa Cruz), y dos departamentos rondan el 45% (Chuquisaca 43,3%, Potosí 45,6%), y solo dos departamentos presentan una preocupante incidencia de que sus nietos podrían vivir peor que ellos (Chuquisaca 21,6% y Pando 20%).

Las tendencias no podrían estar más marcadas, ? de los consultados encuentran su realidad específica como grata y deseable, y ven el futuro con la fuerza y la esperanza de los aciertos de lo que les toca vivir. Si estas características expresan la benevolencia de los tiempos que discurren, la pregunta 5 intenta indagar si la gestión gubernamental es la razón de esta realidad.

El 87,9% considera que el país ha cambiado poco o profundamente, sólo el 9,9% considera que nada cambió. Tres departamentos registran más de 90%, uno solo se encuentra por debajo del 80% (Chuquisaca 71,3%); el mismo donde el 20% considera que nada cambió. Sólo en otros tres departamentos más del 10% considera lo mismo (Pando 14%, Potosí 13,3% y Beni 10,6%).

Según los encuestados, las notas más relevantes del cambio son: “Cambio en la situación económica porque ahora hay más dinero”( 26,4%), “Cambio en la misma sociedad porque ahora todos nos tratamos”(26,1%), “Cambio en el trato porque ahora se respeta a los más humildes” (22,5%). Las dos últimas son profundamente cualitativas y cimientos de los motivos más profundos del proceso, hacen a lo que se llama “tiempo indígena”. Sólo en Potosí y un tanto en Beni no son ? los que comparten esta apreciación.

En este escenario concurre la consulta sobre la aprobación del Presidente Evo Morales: el 79,7% aprueba mucho o poco a nivel nacional, sólo en dos departamentos es inferior a 79%, Potosí con 72,3% y Tarija con 76,7%

Sin duda que el armazón y redundancias de la consulta se muestra plenamente coherente. Podríamos atrevernos a afirmar que potencialmente existe un sector poblacional de ? de la población que acepta y ve con muy buenos ojos estos tiempos socio-económicos al mando del Presidente Evo Morales. Antes de analizar la intención de voto en esta encuesta, pasemos a ver qué datos del armazón y redundancia están en la encuesta de IPSOS.

IPSOS en su armado presenta dos preguntas: (Ver Cuadro 2 en PDF adjunto a este sitio: https://www.la-epoca.com.bo/portada/1407195244/digital/#/10/)

1. ¿Ud. diría que Bolivia está progresando, estancada o en retroceso?

2. ¿Ud. diría que dentro de cinco años Bolivia será un lugar mejor, igual o peor para vivir?

Se parece en parte al esquema de Tal cual, y por ello puede compararse con facilidad. El 73% considera que Bolivia está progresando, si se le suma la condición neutra de estancada, suma 92%, sólo el 6% considera que está en retroceso. En términos de departamentos sólo Chuquisaca y Tarija se encuentran por debajo del 70% de progresando; y sólo en Oruro y Tarija la condición de retroceso ronda el 10%.

En redundancia con lo anterior, el 81% piensa que Bolivia será un lugar mejor o igual para vivir; una fuerte apropiación de destino común en condiciones de mejoría se evidencia: en cuatro departamentos por encima del 80%, en otros cuatro entre 78 y 79%; sólo uno (Pando 73%) tiene índices menores. Pero es muy interesante que sólo en tres departamentos la consideración de desesperanza (“peor para vivir”) superan el 10% (Chuquisaca 13%, Oruro 11% y Tarija 11%).

No cabe duda que IPSOS nos refleja que más de ? de la población encuestada encuentra condiciones satisfactorias y esperanzadoras en la realidad en la que se desenvuelve. Se puede afirmar que la encuesta refleja una época en la cual la gente se encuentra conforme con su realidad y es capaz de pensar el futuro con optimismo y en tanto ello planificarlo.

La encuesta nos presenta un segundo ámbito de comparación, el de la aprobación de la gestión del Presidente Evo Morales: el 70% lo aprueba a nivel de todo el territorio y lo desaprueba el 18%; sólo en Tarija y Beni la aprobación es baja (61%). En Tarija, Potosí y Beni la desaprobación ronda el 25%.

Si comparamos los datos de ambas encuestas hasta lo analizado en este momento, IPSOS arroja un mayor porcentaje de población gozosa de los tiempos de cambio, mientras Tal Cual arroja mayores porcentajes (casi 10% más) en la aprobación de los dos primeros mandatarios.

Segundo esquema de preguntas

La forma de abordar el siguiente anillo en estas aproximaciones sucesivas es diferente en ambos casos, aunque tiene elementos comunes que los hace comparables. Comenzaremos con IPSOS, que planteó una serie de seis preguntas de valores socio-políticos y su acreditación a los candidatos (Ver Cuadro 3 en PDF adjunto a este sitio: https://www.la-epoca.com.bo/portada/1407195244/digital/#/10/):

1. ¿Cuál de los siguientes candidatos diría usted que es una persona trabajadora?

2. ¿Cuál de los siguientes candidatos diría usted que cumple su palabra?

3. ¿Cuál de los siguientes candidatos diría usted que sabe solucionar problemas?

4. ¿Cuál de los siguientes candidatos diría usted que es una persona honesta?

5. ¿Cuál de los siguientes candidatos diría usted que se preocupa por los pobres?

6. ¿Cuál de los siguientes candidatos diría usted que quiere a su país?

En la parte andina y Cochabamba, la valoración de la entrega laboriosa del Presidente Morales es altamente ponderada (entre 66 y 71%); sólo en Chuquisaca y Beni baja al 45%. A Doria Medina en Santa Cruz, Tarija, Potosí y Beni se le reconoce por encima del 30%; mientras que en Chuquisaca y Oruro sólo alcanza el 12 y 15%. Juan Del Granado en ningún caso logra dos dígitos. En términos de Bolivia, el 64% valora al Presidente Evo Morales, 28% a Doria Medina y 7% a Del Granado.

La condición de cumplir con la palabra es un valor de alta dificultad para las estructuras en gestión gubernamental, pues se pone en el escenario la capacidad de cumplimiento con la palabra empeñada. El respeto a efectuar lo ofertado del Presidente Evo Morales es altamente valorado en La Paz, Cochabamba y Pando (64, 60 y 57%); es en Chuquisaca y Beni donde sólo obtiene el 43%. Doria Medina sólo en Beni tiene más de 20 (23%) y en Chuquisaca sólo logra 5%. Del Granado únicamente en Pando pasa el 5 (7%). En términos totales: Evo Morales 55%, Doria Medina 13% y Del Granado 4%.

La capacidad de solucionar los problemas es el valor que la oposición pretendió posesionar como exclusividad académica de estudiosos en universidades del norte; sus esfuerzos sin embargo se muestran vanos, porque para nada creó sentido común en la población. La Paz y Cochabamba (62 y 58%) valoran altamente la capacidad de gestión del Presidente; Santa Cruz, Oruro, Potosí y Pando rondan el 50%; sólo en Chuquisaca, Beni y Tarija la valoración se aproxima al 40%. Doria Medina, empresario que estudió Licenciatura en Economía en Arizona State University de Estados Unidos, sólo en el Beni logra 23% y no precisamente por mérito a sus diplomas, en los demás departamentos llega a 17% y en el caso de Chuquisaca sólo obtiene 5%. En términos de Bolivia: el Presidente Evo Morales 53%, Doria Medina 14% y Del Granado 5%.

Durante el primer semestre en curso, la oposición pretendió posesionar la “duda razonable” sobre la honestidad de los gobernantes, tratando de explorar uno de los males más asentados en la estructura social de los últimos 50 años, y que la población más deplora de la acción política y jurídica. Las respuestas sobre este valor nos muestran un altísimo reconocimiento social sobre la honestidad e integridad del presidente. En el área andina, Cochabamba y Chuquisaca, se valora la honestidad con más del 50% (LP 62%), en Santa Cruz, Tarija y Pando es superior al 40%, sólo en Beni se encuentra en el 33%. Es evidente que en estos cuatro departamentos la población tiene una percepción negativa. Doria Medina obtiene un máximo reconocimiento en el Beni y es de 27%, en Tarija y Santa Cruz obtiene 23 y 22%, después entre 12 y 18%, con excepción de Chuquisaca que sólo logra 7%. Juan Del Granado se mueve entre el 4 y 7%. En términos de Bolivia: Presidente Evo Morales 51%, Doria Medina 18% y Del Granado 6%.

Sin duda la “preocupación por los pobres” es una de las grandes virtudes del Presidente Morales, de ello es consciente toda la población. En La Paz, Cochabamba y Oruro logra un reconocimiento mayor al 70% (LP 78%); en Santa Cruz, Tarija, Potosí y Pando supera el 60%; en Chuquisaca y Beni ronda el 50% (Beni 48%). Doria Medina, a su vez, ronda el 30% en Tarija y Beni, un importante 25% en Santa Cruz, pero un lapidario 6% en Chuquisaca. Esto pone en nivel nacional los siguientes datos: Evo Morales 69%, Doria Medina 20% y Juan Del Granado sólo 4%.

Es importante observar que en 3 de las 5 preguntas, el factor “Ninguno” supera a cualquier miembro de la oposición; sólo en la primera y quinta D. Medina supera a Ninguno.

El amor a la Patria es otro atributo que distingue al Presidente Evo y ello lo refrenda la ciudadanía: en La Paz y Cochabamba, el 73% así lo cree; en otros cinco departamentos varía entre 58 y 67%; sólo en Chuquisaca y Beni logra un menor nivel y aun allí obtiene el 47%. Doria Medina en Tarija y Beni logra su límite superior de 27 y 28%; en Cochabamba, Santa Cruz y Potosí logra entre 22 y 24%; en La Paz, Oruro y Pando se mueve entre el 10 y 14%, y por último en Chuquisaca sólo logra 7%. A nivel nacional, la población, en un 65%, reconoce a esta como una virtud del Presidente Evo; sólo el 19% la acredita a Doria Medina y el 7% a Juan Del Granado.

Estas preguntas referidas a los valores muestran que la población más refractaria al Presidente Evo es el Beni, lo que podría explicarse por el trabajo sistemático del señor Suárez y el gobernador actual, pero aun allá se es la primera fuerza. El segundo departamento con menor afinidad al Presidente Evo es Chuquisaca, aunque nunca se baja del 41%, sólo en dos casos se está por encima del 50%. Eso sí, la aprobación del Presidente es del 72%, y el 62% considera que Bolivia está progresando.

Tal Cual aborda este segundo anillo de diferente forma: toma tres valores principales y los presenta jerarquizados en el orden de las preguntas, ello le permite registrarlos no como contradictorios sino como virtud.

• Se preocupa por gente como usted

• Conoce las necesidades de la gente

• Es honrado…

En la primera, Evo logra un 34%, que va desde un 21% en Cochabamba a 45,4% en La Paz; mientras Samuel logra menos de la mitad, 16,3%, que va desde un 10% en Potosí a un 27,2% en Tarija.

En la segunda, la población adscribe muy marcadamente a Evo este valor, obtiene 59,8%, que va desde 30,8% en Chuquisaca a 85,5% en el Beni; por su parte, Samuel logra 40,5%, que va desde un 12,9% en Chuquisaca a 72,2% en el Beni. Juan logra 19,4%.

La honradez se le reconoce como virtud al Presidente por el 55%, a pesar de la tremenda campaña emprendida durante meses; Samuel logra un reconocimiento de 34,3%; Juan alcanza el 22,7%.

Luego pasa a una batería de preguntas de elección, de las cuales tomamos las seis más politizadas por Doria Medina en la confrontación electoral (Ver Cuadro 4 en PDF adjunto a este sitio: https://www.la-epoca.com.bo/portada/1407195244/digital/#/10/).

1. Cuál de los candidatos haría un mejor trabajo en cada uno de ellos, cuál o cuáles candidatos están – Luchando contra la corrupción.

a) Evo Morales 39,5%

b) Samuel Doria 17,9%

2. Cuál de los candidatos haría un mejor trabajo en cada uno de ellos, cuál o cuáles candidatos están – Luchando contra la inseguridad ciudadana

a) Evo Morales 39,7%

b) Samuel Doria 13,8%

3. Cuál de los candidatos haría un mejor trabajo en cada uno de ellos, cuál o cuáles candidatos están – Creando empleos

a) Evo Morales 35,0%

b) Samuel Doria 35,6%

4. Cuál de los candidatos haría un mejor trabajo en cada uno de ellos, cuál o cuáles candidatos están – Luchando contra el narcotráfico

a) Evo Morales 35,0%

b) Samuel Doria 11,6%

5. Cuál de los candidatos haría un mejor trabajo en cada uno de ellos, cuál o cuáles candidatos están – Luchando por la gente de la clase media

a) Evo Morales 44,5%

b) Samuel Doria 18,0%

6. Cuál de los candidatos haría un mejor trabajo en cada uno de ellos, cuál o cuáles candidatos están – Unificando Bolivia

a) Evo Morales 41,0%

b) Samuel Doria 18,4%

En cinco de las seis, la apreciación ciudadana ronda entre el doble y el triple de lo logrado por Samuel, pese al tremendo esfuerzo mediático. Sólo en una de las preguntas Samuel logra el mismo apoyo que el Presidente, la generación de empleos. No se puede dudar del apego que logró la propaganda de los Cites, siendo Tarija y Pando sus baluartes.

Intención de Voto

Ambas encuestas ratifican que a los tiempos de satisfacción y expectativa de días mejores, está vinculada una serie de valores adosados a un Presidente que no encuentra rival virtuoso que pueda escatimarle su liderazgo; en los tiempos y valores en que nos movemos, muy próximos a los ? poblacionales están adscritos a un quehacer y una esperanza. Cuando los encuestados son conducidos a la solución de las problemáticas especificas, entre ? y 1/3 prefiere abstenerse de opinar, por ello las diferencias porcentuales entre Evo y Samuel se acortan, y sólo en un caso (creación de empleos) se emparejan (Ver Cuadro 5 en PDF adjunto a este sitio: https://www.la-epoca.com.bo/portada/1407195244/digital/#/10/).

Estas condiciones son las que marcan la intención de voto; recogen un dato que contempla entre el 80 al 85% explicitado y cuando menos un 15% oculto aún. El futuro parece estar claro y promisorio.

Be the first to comment

Deja un comentario