diciembre 5, 2020

La política imperial en el Oriente Medio

La decisión de Estados Unidos y la Unión Europea de asistir con armas y recursos al ejército de Irak muestra una determinación inmoral que no resuelve en nada las consecuencias catastróficas de su relación con las fuerzas yijadistas en el Oriente Medio. Las personas medianamente informadas en el mundo saben que la Casa Blanca se puso a canalizar recursos a esas fuerzas fundamentalistas, alineadas en Al Qaeda, para que sean la punta de lanza en la ocupación militar de Libia y en la agresión contra Siria.

Estados Unidos y la Unión Europea le han dado tanto respaldo a esas fuerzas irregulares, causantes de los atentados contra las dos torres gemelas en septiembre de 2001 y contra el metro de Madrid en marzo de 2004, que ahora las mismas buscan apoderarse de vastos territorios de Irak y Siria. Esto implica mutilación de la unidad territorial estatal de esos países tal como ya está sucediendo con Libia en el Norte de África.

Nada es casual. La vía elegida por el imperio es la mayor desestabilización de esa región. Es altamente conocida la inestabilidad política y militar de la mayor parte de esos países. El objetivo es claro, aprovechar ese caos para apoderarse del petróleo.

Se trata, por tanto, de una política imperial criminal pues no solo que está provocando la muerte de personas sino la fragmentación de esos estados.

Be the first to comment

Deja un comentario