noviembre 24, 2020

Foro de São Paulo y la nueva perspectiva en el Sur

Luis Camilo Romero

El Foro de São Paulo que se llevó a cabo recientemente en La Paz, congregó a cientos de representantes de los movimientos de izquierda, fueron dos jornadas de debates, análisis y convivencia, precedido por tres días de discusión y formación en la Escuela Política.

Importantes resoluciones marcaron el nuevo rumbo para los países que siguen siendo asediados por el imperio y que reclama la solidaridad de los pueblos de América Latina, para evitar cualquier zarpazo a los procesos que viven países como Nicaragua, El Salvador, Venezuela, Argentina, Bolivia, Brasil o Ecuador.

La afirmación de los representantes de los países que viven el acoso y la constante intromisión en sus asuntos internos, puso en relieve la necesidad de llamar y convocar a una nueva articulación de organizaciones sociales y de sus propios líderes sudamericanos.

En la mayoría de las intervenciones en las mesas de trabajo, dijeron que es labor de “revolucionarios ya que el Departamento de Estado de los Estados Unidos, trabaja todos los días para tratar que esta época de cambio de América Latina cierre su ciclo, y que nada está asegurado”, lo advirtió.

Por esa razón, considera vital que existe el apoyo y la solidaridad acompañando sus procesos y que si algo le pasa también al proceso que vive Bolivia, sepa que tiene al pueblo trabajador, campesino, cultural, social de América Latina a su lado, para evitar cualquier zarpazo como sucede en Venezuela ya que tiene como enemigo principal a los halcones norteamericanos que pretenden desestabilizar y cambiar el gobierno por la vía del golpe, de la violencia.

Señalan que es necesario confrontar esta contraofensiva de la derecha, del imperialismo, para fortalecer y consolidar los procesos políticos en los países de América Latina y lograr cambios más profundos a través de los gobiernos y de la lucha popular, y acelerar la integración solidaria en Latinoamérica y que no solo se deben integrar los países en lo económico, sino en lo político, en lo social y cultural, “pero con solidaridad y complementariedad”.

El Imperialismo, no tiene patria, no tiene sentimientos solamente tiene una chequera para contratar servidores, estos son los constantemente amenazan a países latinoamericanos, de controlar sus procesos democráticos, de poner a sus candidatos en países donde el imperio goza del respaldo de esos gobiernos.

Una demostración descarada del imperialismo ha sido el bloqueo a la isla de Cuba, la invasión a Granada, el financiamiento de los contras en Nicaragua, el apoyo a todas las dictaduras militares, incluido el Plan Cóndor.

Hoy se encuentra ensayando a la “promoción” de candidatos y apoyando sus campañas y movilizaciones en las calles, copiando el instrumento de lucha de los pueblos, ya lo implementó en Chile contra el gobierno de Salvador Allende, hoy lo repite en Venezuela, Argentina, Brasil y Bolivia.

Como consecuencia de la crisis europea se está generando a nivel mundial un reacomodo de los espacios de poder de las potencias mundiales, en este reacomodo el imperio del norte no quiere perder lo que denominan “su patio trasero”.

Su política de agresión contra los pueblos de medio oriente no le ha dado réditos y busca recuperar su viejo puesto de gendarme mundial, quiere volver a controlarlo todo y seguirá desestabilizando los gobiernos contestatarios del sur.

Históricamente la imposición del capitalismo como política de estado ha sido regada de sangre, primero de los pueblos originarios a nivel continental por la expansión del colonialismo y luego de todos los líderes de la resistencia activa contra el imperio.

El rostro de la violencia de hoy tiene la careta de defensa de la democracia, de vigencia de los derechos humanos, de la libertad de prensa, estos discursos, han sido arrebatados a los movimientos sociales que desde siempre han tenido como premisas de sus acciones las más amplias libertades.


* Luis Camilo Romero, es comunicador boliviano para América Latina y El Caribe

Be the first to comment

Deja un comentario