diciembre 4, 2020

Mujeres van con todo en la lucha por eliminar la violencia

por: Luis Camilo Romero

El 25 de noviembre de cada año se eligió para conmemorar el violento asesinato de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, tres activistas políticas asesinadas en esa fecha en 1960, en manos por la policía secreta del dictador Rafael Trujillo en la República Dominicana.

La violencia contra la mujer es ejercida por su condición de mujer. Como consecuencia de la discriminación que sufre tanto en leyes como en la práctica misma, y la persistencia de desigualdades por razones de género.

En los Estados Unidos, se viola una mujer cada seis minutos. En México, una cada nueve minutos. Las estadísticas sólo registran las violaciones denunciadas, que en América Latina son siempre muchas menos que las violaciones ocurridas.

En su mayoría, las violadas callan por miedo. Muchas niñas, violadas en sus casas, van a parar a la calle: hacen la calle, cuerpos baratos, y algunas encuentran como los niños de la calle, su morada en el asfalto.

De cada diez pobres siete son mujeres; apenas una de cada cien mujeres es propietaria de algo. En los parlamentos hay, en promedio, una mujer por cada diez legisladores; y en algunos parlamentos no hay ninguna.

Se reconoce cierta utilidad de la mujer en la casa, en la fábrica o en la oficina, y hasta se admite que puede ser imprescindible en la cama o la cocina, pero el espacio público está virtualmente monopolizado por los machos, nacidos para las lides del poder y la guerra.

Entre 12 países latinoamericanos, Bolivia registra los mayores índices de violencia contra la mujer. Según los últimos indicadores, se identifican a nueve mujeres de diez que son víctimas de algún tipo de violencia, así también los registros actuales indican que el 87 % de las mujeres sufren algún tipo de violencia.

Recientemente el representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, UNODC, en Bolivia, Antonino De Leo, también acotó en su informe global sobre la trata de personas 2014, que las mujeres y las niñas forman el 70% del total de las víctimas de ese delito en el mundo.

Explicó que hay al menos 152 países de origen y 124 países de destino afectados por la trata de personas, y más de 510 flujos de tránsito que cruzan todo el mundo. La trata se lleva a cabo sobre todo dentro de las fronteras nacionales o de la misma región, siendo la trata transcontinental la que afecta sobre todo a los países ricos.

No hay país en el mundo que sea inmune a este delito. El informe subraya que la impunidad continúa siendo un serio problema: 40 % de los países reportaron pocas o ninguna condena, y durante los últimos 10 años no ha habido un aumento visible en la respuesta penal global contra este crimen, dejando a un sector importante de la población desprotegido contra los criminales.

Por otra parte, el informe revela que existe una correlación entre las nacionalidades de las víctimas y las de los tratantes involucrados en la trata transfronteriza. Los delincuentes a menudo trasladan al extranjero a personas de su misma nacionalidad.

Las mujeres desempeñan un importante papel en la trata de personas, ya sea como víctimas o como delincuentes. En casi todos los delitos, el número de delincuentes varones supera ampliamente al de mujeres delincuentes.

Las mujeres representan aproximadamente un promedio de entre el 10% y 15% de los condenados en relación de todos los delitos. Sin embargo, en relación con la trata de personas, a pesar de que los hombres aún representan la gran mayoría, la proporción de mujeres delincuentes condenadas por trata de personas constituye un 30% a nivel global y un 40% en Sudamérica.

También el Observatorio “Manuela” Violencia, Feminicidio y Mujeres en Riesgo de la organización no gubernamental, CIDEM, reportó 169 crímenes de mujeres, de los cuales 103 son feminicidios y 64 asesinatos por inseguridad ciudadana y 2 homicidios-suicidio.

En casos de feminicidios, explicó que La Paz ocupa el primer lugar con 33 casos, le sigue Cochabamba con 25, Santa Cruz 16, Chuquisaca 8, Oruro 8, Potosí 7, Beni 2, Pando 2 y Tarija 2.

Mujeres latinoamericanas y caribeñas integrantes de organizaciones sociales de América que vienen luchando, resistiendo, creando y construyendo en sus territorios por eliminar la violencia y generando actitudes de solidaridad entre nuestros pueblos, se unen a todos y todas para impulsar este desafío.

La lucha contra la violencia a la mujer ya es un imperativo para el estado y la sociedad civil, que han iniciado una cruzada contra el feminicidio por ello, en el Día internacional de eliminación de la violencia a la mujer, muchos sectores se unen para renovar su compromiso de luchar junto a todas las mujeres y asegurar su participación activa en los procesos de lucha de sus países.


* Luis Camilo Romero, es comunicador boliviano para América Latina y el Caribe.

Be the first to comment

Deja un comentario