noviembre 26, 2020

Economía: de la buena a la excelente noticia

El ministro de Economía Luis Arce no deja de sorprender. En la tarde del miércoles 3 de diciembre aseguró que la estimación hecha por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) sobre el crecimiento de la economía nacional en 2015 era bastante conservadora. Y, sin darle vueltas al tema, aseguró que el crecimiento será entre 5,7% y 5,9%.

Las declaraciones del responsable del área económica del gobierno del presidente Evo Morales, considerado uno de los mejores economistas de la región en función de gobierno, no se hicieron para revertir algún pésimo pronóstico de la CEPAL sobre el comportamiento de la economía boliviana el siguiente año, sino más bien para darle mucha más alegría –porque así hay que recibir ese tipo de noticias- respecto de la proyección del país en la región. Si ya la estimación de la CEPAL era un buena noticia, el porcentaje asegurado por el ministro es una excelente noticia en un momento de descenso de los precios del petróleo y los minerales.

La CEPAL, en su informe anual Balance Preliminar de las economías de América Latina y el Caribe 2014, señala que Bolivia seguirá siendo el país con mayor expansión de su economía en la región sudamericana al llegar a un 5,2% de crecimiento y el tercero en toda América Latina detrás de Panamá y República Dominicana que se moverán en un 6% cada uno.

Ya es muy difícil rebatir el éxito del modelo boliviano, que rompe el mito de que los gobiernos de izquierda no saben ser eficientes. Los resultado de los nueve años del proceso de cambio son una comprobación contundente de lo bien que está marchando el país.

Obviamente Bolivia no es una isla y seguro que sentirá alguno de los golpes producidos por la caída de los precios de las materias primas en el mercado internacional. Sería demagógico decir lo contrario, pero sí es evidente que la economía más blindada frente a efectos de esa naturaleza y por lo tanto la que mejores condiciones tiene para enfrentar la crisis es la boliviana.

¿A qué se debe esto? El ministro Arce se encargó también de resumir en pocas líneas los ejes del exitoso modelo: constante aumento de la inversión pública, un mayor impulso a la demanda interna y la aplicación de políticas redistributivas y de protección social. Todos esos componentes forman parte del Modelo Económico Social Comunitario y Productivo.

Y bueno, el corazón de todo ese despegue ha sido la nacionalización de los hidrocarburos en mayo de 2006. Eso le ha devuelto a los bolivianos lo que se llevaban las transnacionales. De ahí en más, sobre la base de una gestión honesta y patriótica se ha logrado, a pesar de ciertas equivocaciones que no oscurecen el panorama, nueve años de un exitoso proceso de cambio.

Be the first to comment

Deja un comentario