noviembre 24, 2020

La contra-cara de la debilidad en los precios de los commoditys

por: Juan Gerardo Mamani Calle / Economista

Estamos en momentos de incertidumbre y de mucha expectativa con respecto a la baja de los precios internacionales de los commoditys en especial del petróleo, por lo que esta semana el precio se encuentra en menos de los 50 dólares el barril 49,98 dólares el barril – preciopetroleo.net), hasta se pronostica según Bank of América Merrill Lynch y Estadounidense Convergex que hasta finales del primer trimestre llegaría a 30 y 32 dólares el barril del Crudo.

Esta baja de los precios internacionales ha generado una serie de discusiones del por qué la continuidad en la caída de dichos precios, siendo así expertos dan sus diferentes visiones, unos dicen que se debe a un problema de poca demanda (desaceleración de la demanda de China) y/o menor crecimiento económico, otros afirman por la sobreoferta de países que no son parte de la OPEP.

Pero el problema actual o el factor más importante es la “fortaleza del dólar” que es la contracara de la debilidad de los commoditys. La razón principal para el fortalecimiento del dólar es que EE UU se recupera de la gran crisis de 2008 con más velocidad y fortaleza que sus rivales europeos y asiáticos.

La brecha entre el crecimiento de EE UU y el resto del mundo no había sido tan grande en mucho tiempo. El crecimiento estimado para 2015 es del 3,1%, por encima de Europa y Japón: 1,3% y 0,8%, respectivamente, según el Fondo Monetario Internacional. No es solo Europa la que no remonta, China e India también están en dificultades.

Volviendo a la contracara de la debilidad de los commoditys, el dólar se fortalece frente al Euro, al Yen, frente al Real, etc., y también frente al petróleo, al cobre, a la soya, etc. Por lo tanto si el dólar es más fuerte, ahora hay que entregar más petróleo o más soya por el mismo dólar.

Debemos recordar que las materias primas a nivel global están valorizadas en dólares, si es que el dólar cae de precio, a uno le va a salir más barato comprar materias primas con el dólar más bajo, esto hace crecer el precio de las materias primas y por el contrario si el dólar se aprecia a uno le sale más caro comprar materias primas con el dólar más caro, esto debilita el precio de las materias primas.

Para ser más precisos es que la fortaleza del dólar es un factor muy importante por la correlación inversa que muestra con el precio de los commoditys, según estudios realizados el Índice de Commoditys de Bloomberg, tienen una correlación de casi -0,95 con el Índice del Dólar ICE en las ultimas 100 jornadas,(según cita el WSJ el 05 de diciembre de 2014)

Es decir, si la correlación es negativa, significa que un fortalecimiento del dólarhttp://gestion.pe/mercados/dolar-llega-su-maximo-mas-dos-anos-ante-incertidumbre-estimulos-eeuu-2073991 genera una caída en los precios de las materias primas. Además, mientras más cerca de 1 se encuentre la correlación, significa que estas variables tienen una dependencia más fuerte entre sí.

Otro factor importante y de lo que nos salvamos, es que el pasado 28 de enero la Reserva Federal decidió mantener sus tasas de interés entre el 0% y el 0,25%, tras realizar su primera reunión del 2015, descartando la alza de las tasas que estaba previsto para el mes de abril del presente año según la reunión de la Reserva federal llevado a cabo en diciembre del 2014.

Si se diera este suceso de la subida de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal, la contrapartida de ello sería mayor flujo de capitales hacia Estados Unidos, con esto al dólar se fortalecería aún más, y generaría una mayor caída en los precios de los commoditys.

Aunque no haya sucedido lo de las tasas de interés, la caída en los precios de los commoditys sigue en marcha, y ante este panorama tan complicado, termina que en países productores de materias primas, se generan menores ingresos por exportaciones, por lo tanto a esas economías no les quedara otra opción de devaluar sus monedas o en otros casos vender sus reservas, tratando de compensar esos efectos de shocks negativos, como en México (el pasado 30 de enero) las autoridades reconocieron la necesidad de hacer un recorte en el gasto público de este año por un monto de 124 mil millones de pesos, equivalente a 0.7 por ciento del producto interno bruto (PIB) Mexicano.

Los efectos no son los mismos en todas las economías, les podría ir mejor a aquellas economías que supieron aprovecharon la bonanza de los commoditys y el dólar devaluado de 2004-2012 para fortalecer su macroeconomía, generar nuevas capacidades tecnológicas, y de capital humano con esto desarrollar nuevos sectores exportadores.

Be the first to comment

Deja un comentario