noviembre 27, 2020

Feminismo Comunitario en Abya Yala

por: Adriana Guzmán

El Feminismo Comunitario es un movimiento orgánico, parido en Bolivia en el proceso de cambio, en la lucha en las calles frente al patriarcado capitalista neoliberal colonial transnacional, y como movimiento se está extendiendo por toda Abya Yala. Este octubre pasado realizamos nuestra segunda Asamblea de Asambleas en Oaxaca, México, y desde ahí podemos hoy decir por qué el feminismo comunitario le hace sentido a nuestras hermanas de otros territorios.

Reposicionar las luchas de nuestros pueblos frente al patriarcado es una responsabilidad política urgente, para no acumular más revoluciones fallidas de la humanidad. En este camino hemos aprendido de nuestras hermanas de México a convertir en fuerza nuestra rabia y en herramienta de lucha nuestra indignación. Nuestra hermanas del tejido de Feminismo Comunitario en el Estado de Guerrero, una de las regiones más atravesados por la violencia, la desaparición y el narcotráfico, han logrado en el Municipio de Ayutla de los Libres, a través de una consulta popular, acabar con los partidos políticos y elegir a sus autoridades por usos y costumbres, pero cuestionando el machismo dentro de los usos y costumbres para garantizar que las mujeres tengan su propia voz y que sean la mitad de todos los espacios de decisión; de igual manera han recuperado la justicia comunitaria, pero una justicia que sea justa también con las mujeres, que no deje impune a los agresores y violadores, que no se rija por parámetros patriarcales y machistas. Así reafirman que somos los pueblos quienes hacemos nuestra historia y que las mujeres somos la mitad de cada pueblo.

Nuestras hermanas de Oaxaca y de Ciudad de México están en todas las luchas, las de la defensa del territorio, las de la educación y la autonomía, develando la complejidad del sistema que no sólo es capitalista y narco estatal sino fundamentalmente patriarcal.

A nuestra hermanas de Argentina también les ha hecho sentido este feminismo porque es útil hoy en ese territorio donde están frente a definiciones electorales en las que como dicen ellas “toca bancar”, elegir a Scioli porque elegir a Macri, el representante de los grupos de poder económico en Argentina, sería un retroceso terrible no sólo para ese territorio sino para toda América Latina.

En Chile nuestras hermanas han decidido desde las poblaciones (lo Hermida, Peñalolén, Lo Barnechea) recuperar la memoria larga de los pueblos exterminados, de la comunidad, del cuidado de la vida, del respeto por la otra y por el otro, dar pelear contra el individualismo que tan hábilmente ha introducido el neoliberalismo en sus cuerpos y luchas.

Lejos de ser un recuento de experiencias, esto es la muestra de que las luchas pueden y tienen que ser regionales, contra el patriarcado, y para eso necesitamos un feminismo útil, que viene desde el pueblo, que no se encierra en la academia, en los grupos de catarsis ni en los proyectos de las ONG, un feminismo que no sólo ayuda a resistir y luchar, con propuesta de mundo: la comunidad y la comunidad de comunidades. El Feminismo Comunitario, parido en Bolivia, les hace sentido hoy a nuestras hermanas en territorios lejanos y jodidos, pero donde guardamos la esperanza y hacemos los sueños realidad.

Hasta la comunidad ¡Siempre!


* Feminista Comunitaria.

Be the first to comment

Deja un comentario