noviembre 23, 2020

Macri y Samuel, tal para cual

Samuel Doria Medina declaró su coincidencia política e ideológica con Mauricio Macri, también empresario-político argentino conocido por su machismo, detestar las manifestaciones culturales, por su apego a las políticas de represión y espionaje y su xenofobia racista demostrada en varias oportunidades, especialmente contra la comunidad boliviana radicada en Buenos Aires.

Estas coincidencias ideológicas, confirmadas por Samuel, dan prueba de la existencia de una especie de Plan Cóndor civil, orientado a desgastar y derrocar a los gobiernos antiimperialistas.

¿Quién es Mauricio Macri? De acuerdo a información de los miles de potosinos que son residentes en Buenos Aires, y de lo que se publica en la prensa, podemos hacer el siguiente perfil del candidato derechista: tuvo afinidad con la dictadura militar de los años 70, de la cual salió favorecido pues de 7 empresas que poseía, al finalizar la dictadura tenía 46.

Igualmente, incursionó en la dirigencia deportiva, creando las barras bravas como grupo de presión política utilizadas, por ejemplo, para enfrentar a los migrantes, como ocurrió en diciembre del año 2010. Es admirador de Carlos Menem y sus políticas privatizadoras.

También fue alcalde de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires durante 8 años, periodo en que decayó la educación pública, por lo que alumnos y padres de familia realizaron varias manifestaciones para que refaccionara las escuelas que tenían paredes desmoronada y tampoco contaban con calefacción; habilitó contenedores como aulas escolares.

Cuando fue candidato a alcalde prometió realizar 10 kilómetros de tren subterráneo, al concluir su mandato sólo había cumplido con el 1% de lo prometido; por el contrario, cuando el gobierno nacional le transfirió la administración de los trenes subterráneos triplicó el precio de los pasajes.

Macri contrató como jefe de policía a un ex policía ligado a la dictadura, el que montó un sistema de escuchas telefónicas con las que se espiaba incluso al propio cuñado de Macri; por este caso está imputado en una causa penal. En conjunto, tiene más de 214 juicios por diversas causas, las más sobresalientes están referidas a las de escucha por espionaje.

Otra característica de este alcalde fue el veto. Del 100% de leyes presentadas por el legislativo municipal el 70% fue vetada por Macri, aún las leyes presentadas por su propio partido, por lo que es conocido como “capitán veto”.

Como fiel implementador de políticas liberales privatizó todos los predios de esparcimiento, incluso los destinados al cuidado de personas con problemas mentales, y para hacer efectiva esta medida tuvo que desalojar con violencia a los internos de este centro de cuidado (2014).

Donde mejor se muestra su perfil privatizador es en el recorte de presupuesto para uno de los mejores hospitales de cuidado de niños con cáncer, actualmente el Hospital Garrahan exige el pago de una deuda de 450 millones de pesos para seguir en funcionamiento.

Como vemos, Samuel y el presidenciable argentino son “tal para cual”. Los empresario-políticos persiguen el poder político para tener mayores ganancias y favorecer a sus socios de las transnacionales, el gobierno solamente les sirve para hacer negocios individuales e inventan problemas para que los pobres nos peleemos unos contra otra otros, para mantenernos ocupados mientras realizan sus negocios.

Así lo hicieron Goni y el propio Samuel, mientras privatizaban, mandaban leyes al Parlamento para distraernos. ¿Será que Argentina quiere volver al tiempo privatizador con Macri?


* Escritor e historiador potosino.

Be the first to comment

Deja un comentario