noviembre 24, 2020

“Nos van a matar de hambre o a tiros. Eso no vamos a permitirlo”

por: Rider Mollinedo

A nivel nacional, pueblos indígenas y mujeres, estamos organizándonos día y noche para poder defender este proceso de cambio.

A fin de defender y promover el derecho de las mujeres campesinas indígenas originarias a participar en los diferentes niveles de decisión política, mujeres de varias partes del país crearon, el 10 de enero de 1980, la Federación Bartolina Sisa, hoy llamada Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia – “Bartolina Sisa”.

Uno de los pilares fundamentales de esta organización matriz fue la Federación Departamental de Mujeres Campesinas de La Paz, en la que convivieron diferentes líneas ideológicas influenciadas por distintos partidos y movimientos. Gracias a esta riqueza de ideas, en 1994, sus cuadros promovieron, junto a otros sectores, la construcción del Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (IPSP).

Este año la Contraloría General del Estado emitió un informe de auditoría sobre el Fondo de Desarrollo Indígena Originario Campesino (FONDIOC), en el que identificó responsabilidades penales por el manejo de decenas de proyectos, que se presume no fueron ejecutados y que habrían causado un daño económico al Estado. Este hecho se ha constituido en el talón de Aquiles, no sólo de “Las Bartolinas”, sino también de la gestión gubernamental.

A la fecha existen varios detenidos por este caso, entre ellos la ex ministra Julia Ramos y el ex dirigente campesino Damián Condori. A su vez, varias organizaciones, entre opositoras al gobierno y pro gubernamentales, exigen que la ex ministra Nemesia Achacollo sea incluida en la investigación, puesto que era presidenta del directorio del FONDIOC.

La ex secretaria ejecutiva de la Federación Departamental de Mujeres Bartolina Sisa en La Paz, allá por los años ochenta, fundadora de Sociedad Boliviana de Medicina Tradicional y, actualmente, Apu Mama T’alla del Consejo Nacional de Ayllus y Marcas del Qullasuyu (CONAMAQ), Viviana Lima, conversó con La Época para referirse al origen histórico de “Las Bartolinas”, de la dictadura militar garcíamezista, del Fondo Indígena, del perdón que la población le está dando a los sectores de derecha y su posible consecuencia, mostrando un decidido apoyo a la gestión del presidente Evo Morales.

Rider Mollinedo.- ¿Ud. cómo se inicia en la dirigencia política, momento en el que precisamente emergen importantes organizaciones indígenas en el país, vigentes hasta la actualidad?

Viviana Lima.- He sido dirigente desde inicios de los ochenta luego de que las mujeres se organizaran. En el año ‘79 se ha llevado un ampliado nacional donde se formó el comité ad hoc a la cabeza de la compañera Lucila Mejía de Morales, que era de la provincia Aroma del departamento de La Paz, del ayllu Sullcavi.

El ‘80 ya se formaron las estructuras provinciales. Soy de la segunda sección, municipio de Laja, donde se ha llevado el congreso provincial de mujeres. Entonces, ahí fui elegida como representante provincial por la provincia Los Andes. Esa vez había escasés de pan debido a la galopante inflación en el país.

Para que puedan organizarse las mujeres hemos recibido el apoyo del hermano Genaro Flores, ejecutivo nacional de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB).

He sido elegida en el mes de febrero en mi municipio. Mi alcalde nos ha dicho: “bien que las mujeres se organicen”. Esa vez las mujeres no estaban politizadas. Nuestro interés era defender a nuestro pueblo, como la líder indígena Bartolina Sisa. A los hombres, en nuestros tiempos, los buscaban los militares y paramilitares, recogiendo de casa en casa.

El gobierno oligarca nunca nos ha querido, siempre nos ha odiado. Genaro Flores dice organícense porque a ustedes, las mujeres, no tanto les van a hacer daño.

¿Por qué la necesidad de organizarse?

Por ejemplo, esa vez no había precios justos. Las mujeres del campo veníamos a vendernos y las mismas mujeres que estaban radicando en La Paz, como intermediarios, nos quitaban nuestros corderos. Si no queríamos vender a lo que ellos nos decían, a la tierra nos revolcaban la carne, a la fuerza se lo llevaban todos los productos; ellos eran dueños de nuestros productos. Entonces hemos dicho que, como mujeres, debemos tener precios justos y hacer valer nuestros derechos para poder decidir como mujeres.

No teníamos educación. No sabíamos leer ni escribir. Mi escuela ha sido esta dirigencia que he asumido. Entonces ahí he aprendido a escribir.

¿Cómo percibió el golpe de Estado de julio de 1980?

El 17 de julio llegó el golpe de Estado donde nos han buscado, como con lupa, paramilitares disfrazados. Por ejemplo, la que habla estaba en la lista negra pero, gracias a Dios, a Bartolina Sisa y a la Pachamama, no han permitido que me encuentren pero el golpe ha sido muy duro. Decían, si no se presentan a sus trabajos van a ser retirados.

Todavía era el tercer día de la fiesta en la 16 de julio. Yo había llegado a pie del campo, después de hacer una reunión para formar una cooperativa de mujeres. Estaba pasando por ahí una morenada cuando llegan a la 16 de julio dos caimanes (vehículos militares) y sin pensar dos veces han disparado. Los mirones estábamos ahí. Los muertos estaban tirados alrededor de la plaza. Los militares no dejaban que la ambulancia recoja a los muertos.

Ese golpe de Estado, por lo menos a la que habla, nos ha dado fuerza para poder seguir peleando y seguir organizando a las mujeres.

¿Cómo se forma la Federación Departamental de Mujeres Campesinas de La Paz en este periodo tan crítico de la historia nacional?

El ‘82, nuevamente la compañera Lucila, que ahora radica en Santa Cruz, convoca para llevar el ampliado nacional y para formar en La Paz la federación de mujeres. De esa manera, he sido participe. Me dicen que de mi provincia “no hay quien venga, por qué tú no participas”; he participado. A mi esposo le he dicho. En ese congreso no había mucho participante (150 personas), había de todas las provincias, pero el golpe de Estado había asustado a todas las mujeres. En ese congreso había dos compañeras que han hecho daño, “no vamos a reconocer este congreso”, decían.

Yo, aquella vez, tenía mellizos y así mismo he venido para poder organizar a las mujeres. Formamos un comité ad hoc para que lleve adelante el congreso en tres meses. En la calle Bartolina Sisa de San Pedro era la oficina de las mujeres junto a la Túpac Katari, como sigue siendo hasta ahorita. Pero la derecha lo tomó.

Nosotros hemos organizado otra oficina que estaba funcionando en la Central Obrera Departamental aquí en la Estación, al frente. El congreso fue convocado donde dos mil mujeres han venido a la Iglesia Cristo Rey en Sopocachi. La iglesia rebalsó y tras eso hemos hecho comisiones, se ha realizado el debate. El último día, el 23 de septiembre de 1982, se ha conformado el comité ejecutivo de la Federación Departamental de Mujeres donde yo he sido la primera ejecutiva de La Paz como Bartolina. Soy la fundadora. Esa vez La Paz tenía 18 provincias y han llegado 16 provincias, siendo elegida por 15 provincias.

Luego se ha bajado a las bases a organizar en las provincias. Todas las provincias estaban bien elegidas y tenían su directorio provincial.

Todos somos políticos. Yo estoy aquí políticamente para hacer conocer por qué y para qué se han organizado las “Bartolinas” pero otra cosa es la política partidaria. La política partidaria es lo que ha dividido a las mujeres. Eso lo verá Bartolina Sisa.

¿Cuánto ha cambiado la situación del indígena desde que llegó Evo Morales a la primera magistratura del país?

Hay mujeres que gracias al hermano Evo sabemos leer; cero analfabetismo ha dicho. Gracias a él hay también bono Juana Azurduy, bono Juancito Pinto o la Renta Dignidad y el doble aguinaldo desde el ante año pasado. Para las mujeres embarazadas ahora hay subsidio universal. ¿Cuál de los presidentes se ha recordado así de los humildes?

Este proceso de cambio hay que cuidarlo, diría que las hermanas “Bartolinas” tomen más fuerza.

Tras una primera etapa, algunos dirigentes de estas organizaciones matrices abandonaron la idea de apoyar el pacto de unidad que sostiene al gobierno del presidente Morales ¿por qué ocurrió aquello?

Algunas mujeres no han ido por convicción sino que por interés. Otros hemos buscando ser líder. No hemos buscado el Parlamento.

Algunas, una vez que se han abierto las puertas para las mujeres, han buscado ser diputadas, senadoras, alcaldesa, concejal y otros cargos políticos. Ahí se aprovecha la derecha y por eso ellos están ahí.

A mí mismo me han propuesto primera diputación pero creo que estamos aquí para defender este proceso, para defender al hermano Presidente.

Hay un innegable lastre para el actual proceso de cambio y ese es el caso del Fondo Indígena ¿cómo creció este mal para llegar a afectar la credibilidad de organizaciones como las “Bartolinas”?

El Fondo Indígena era para el fortalecimiento de las organizaciones con un fin productivo. En algunas partes se ha entregado vacas lecheras y están produciendo bien, por ejemplo. Pero en otros casos, los técnicos no están haciendo bien el informe. La administradora gasta sin preguntar a las autoridades. ¿Quién es el responsable? El o la que ha firmado el proyecto.

También hemos sabido que hay proyectos fantasmas, por eso nuestro hermano Presidente ha dicho “caiga quien caiga”. No podemos ser cómplices de los que han hecho el mal manejo económico pero nos han generalizado. “Estos indios para robar han entrado”, dicen. No nos pueden generalizar a todos.

¿Pero qué del Sánchez de Lozada? ¿Qué del ex alcalde Pepe Lucho Paredes? ¿Qué de Manfred Reyes Villa? ¿Qué de Sánchez Berzaín? ¿Cuánta plata se han sacado? Para esos, estos jueces y abogados no han hecho nada. Que todo esto sirva de experiencia para los demás, para manejar con mucha cautela.

A pocas semanas de una elección nacional para modificar la CPE y permitir una segunda reelección del binomio Evo Morales – Álvaro García Linera ¿qué podría decirnos?

En este momento estamos cerca del referéndum para que en 2019 nuestro hermano presidente pueda ser reelegido. Algunos dicen que “hasta cuando nos van a manejar, más que el oligarca es (Evo Morales); mejor que vuelva el gringo Sánchez de Lozada”. Ahí está. Bien se han elegido gobernador que es de la derecha; en El Alto se ha elegido a la alcaldesa que es de la derecha. ¿Qué pasará si ellos fueran gobierno?

Por eso yo hago recuerdo siempre del ‘67, del ‘79, del ‘80; qué nos ha hecho el Barrientos, qué nos ha hecho el Banzer, qué nos ha hecho García Meza, qué nos ha hecho Víctor Paz Estenssoro. Yo me pregunto si así querrán corretear tras las balas.

Ahora estamos beneficiados por la democracia, podemos protestar. En muchos casos el gobierno no tiene la culpa, nuestro hermano presidente tiene muchas cosas que hacer. En el mundo él está reconocido como presidente indígena.

¿Por quiénes están asesorados estos de la derecha? ¿Quién les financia? ¿Quién les da platita? Desde Estados Unidos les dan esos recursos. El mismo gringo Sánchez de Lozada les debe estar financiando.

Qué vuelva otro presidente. A ver si pueden organizar marchas, huelgas, protestas los que dicen fuera Evo Morales. Cuando ellos eran presidentes no podías andar desde las diez de la noche, había un refrán: “donde te tocan es donde te quedas” (sobre el toque de queda). Así deben querer vivir.

Todas esas cosas hay que recordarse. Lo que hemos vivido con los gobiernos de factos, aquellos gobiernos oligarcas que sólo se han recordado de los ricos, que se han olvidado de la gente indígena. Ellos han hecho gobierno sin el pueblo indígena. Ahora es un gobierno indígena (el de Evo Morales).

Algunos jóvenes no saben la historia, sobre lo que ha hecho la derecha. Ellos dicen que van a hacer esto, van a hacer lo otro, vas a tener esto, ofreciendo todo. Así están haciendo creer a la juventud. Están en todos lados diciendo que van a ser el mejor gobierno. Nada. Más bien nos van a matar de hambre o a tiros. Eso no vamos a permitirlo.

Como pueblos indígenas, a nivel nacional, y como mujeres, lo que estamos haciendo es organizarnos día y noche para poder defender este proceso de cambio porque nosotros lo hemos formado. No es que el hermano Evo lo ha formado. No. Este es el pedido desde la Asamblea Constituyente. La derecha no quería aprobar porque sabían las cosas que nuestro hermano presidente haría. En Sucre han quemado la whipala, los ponchos. Han hecho sonar a los campesinos con otros campesinos. Igualito nos van a manejar.

Gracias a la fuerza de Bartolina Sisa y Túpac Katari, el Sí ganará en febrero.

Be the first to comment

Deja un comentario