noviembre 25, 2020

La demanda interna: Motor del crecimiento económico en Bolivia

por: Pamela Tarifa Z.

En octubre de la pasada gestión el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas emitió el primer número de los Cuadernos de Investigación Económica Boliviana (CIEB), documento cuyo objetivo es promover el análisis y la investigación científica sobre la economía de Bolivia. Es de resaltar que el proceso de selección de los trabajos incluye su revisión por jueces externos independientes bajo el sistema del doble anonimato, y que este espacio se encuentra abierto a la comunidad de investigadores de Bolivia y de otros países.

El primer apartado de este volumen, redactado por Osmar Bolívar Rosales y Darwin Ugarte Ontiveros, realiza un análisis profundo acerca de la implicancia de la demanda interna en el crecimiento económico de nuestro país, y adicionalmente los efectos de la política fiscal sobre este crecimiento y sobre la demanda interna privada. A partir del 2006, año en que se implementa el Modelo Económico Social Comunitario Productivo en Bolivia, se han alcanzado niveles históricos de crecimiento de nuestra economía. Niveles atribuibles a los fundamentos de este modelo entre los que se encuentra con particular importancia “la reactivación de la demanda interna como motor del crecimiento económico”.

En ese marco, tanto en el plano internacional como en el nacional se mantiene el debate acerca de los auténticos determinantes del crecimiento económico en un país. Al respecto de la demanda interna, a nivel internacional, Prebisch (1950) hace referencia a que el crecimiento en un país se logra a partir de la promoción de una demanda interna más efectiva, para lo cual es necesaria la participación activa del Estado, de tal manera que éste redistribuya los ingresos para mejorar las condiciones sociales y fortalezca la demanda interna.

En Bolivia es Humérez (2014) quien, a través de la estimación de una especificación econométrica ad hoc de demanda mediante Modelos de Corrección de Errores y Vectores Autoregresivos Bayesianos (BVAR), evidencia los elementos necesarios para concluir que la demanda interna es la principal fuente de crecimiento económico, tanto en el corto como en el largo plazo.

Lo cierto es que el modelo vigente en Bolivia encuentra su fortaleza en promover el consumo interno. El Estado a través de mecanismos como la redistribución del ingreso y la política fiscal activa promueve y vigoriza esta variable esencial. La evidencia empírica nos muestra que en el periodo 2006-2014 el promedio del crecimiento económico, y lo que nos interesa, del crecimiento del consumo real, se han incrementado significativamente respecto al promedio del periodo anterior.

El referido trabajo del CIEB, a través de la estimación rigurosa de un Modelo de Vectores Autoregresivos Estructural (SVAR), se propuso determinar en primera instancia los efectos de la intervención del Estado en la economía, seguida de un esbozo de un sistema de condiciones de identificación que se encuadre en la estructura de la economía boliviana, para así identificar los efectos de la demanda interna (privada y pública) y la demanda externa sobre el crecimiento, y concurrentemente entre la demanda interna pública y la demanda interna privada.

En base a las variables del modelo, a decir PIB, Demanda Interna Privada, Demanda Interna Pública e Ingresos Netos del Gobierno (definidas en base a datos suministrados por el INE y el Ministerio de Economía en algún caso) la estimación arroja como resultados generales que la demanda interna es la principal determinante del crecimiento (esto con respecto a la demanda externa). Afirmación que coincide claramente con los datos estadísticos presentados.

Asimismo, los resultados también sugieren que desagregando la demanda interna en pública y privada, la primera tiene un mayor efecto sobre el crecimiento (en términos de elasticidad). Y lo que es más interesante aún, que la demanda interna pública tiene un efecto positivo sobre la demanda interna privada. Queda abierto el debate.


* Economista.

Be the first to comment

Deja un comentario