diciembre 4, 2021

Domitila Chungara

Su nombre natal era Domitila Barrios Cuenca de Chungara y nació el 7 de mayo de 1937 en la comunidad Catavi, al interior de la Mina Siglo XX.

Al cumplir diez años los rigores de la vida en el campamento minero acabaron con la vida de su madre; entonces tuvo que cuidar de sus cinco hermanas menores, pues su padre pasaba todo el día trabajando como sastre de la policía minera.

En 1952 integró el Comité de Amas de Casa del Distrito Minero Siglo XX, y su gran liderazgo la llevó a ser designada Secretaria General de ese organismo.

En junio de 1967, el presidente René Barrientos envió un contingente militar a las comunidades de Catavi y Llallagua, para reprimir las reivindicaciones de los mineros parapetados contra la explotación y los abusos de los grandes empresarios. Tras la matanza, hecho que se conoce como la Masacre de San Juan, fue apresada y torturada por los militares.

Logró doblegar a la dictadura militar del Gral. Hugo Banzer Suárez cuando, en la navidad de 1977, inició una huelga de hambre junto con otras cuatro mujeres mineras contra la dictadura. Les siguieron los sacerdotes Luis Espinal y Xavier Albó; en poco tiempo más de 1.500 personas se sumaron a la huelga. Con el pasar de las horas al régimen militar no le quedó otra opción que claudicar en favor de la democracia.

En 1975 su voz llegó a ser oída en escenarios internacionales y, cuando un año después su testimonio se plasmó en un libro titulado “Si me permiten hablar…”, su prestigio trascendió las fronteras de Bolivia. De esta manera participó en la Tribuna del “Año Internacional de la Mujer”, realizada por Naciones Unidas en México, siendo la única mujer de clase obrera que asistió al evento.

Fue una militante activa y comprometida del Ejército de Liberación Nacional (ELN), y tras cumplir diversas labores durante la clandestinidad, en el año 2004, junto a varios de sus compañeros de lucha, creó el Movimiento Guevarista, agrupación política continuadora de las ideas del Che Guevara. Un año después fue nominada al Premio Nobel de la Paz.

En una entrevista publicada por el Diario El Deber, señaló: “Tengo diabetes, presión alta. Yo no tengo casa, vivo en la Escuela de Formación Política. Los siete hijos que aún tengo están fuera del país, García Meza me los sacó de Bolivia y cuando volvieron, por el 21060 salieron como exiliados económicos. Quisiera vivir muchos años más, espero que la enfermedad no me gane…”

El 13 de marzo de 2012, a sus 74 años, falleció de cáncer de pulmón en la ciudad de Cochabamba. Posteriormente, el Gobierno la condecoró con la Orden del Cóndor de los Andes. La distinción le fue impuesta por el presidente Evo Morales, quien llegó al Valle para rendir homenaje a la dirigente de las mujeres mineras.


La Época.-

Be the first to comment

Deja un comentario