diciembre 5, 2021

Estrategia energética y proyecto nacional

por: Eduardo Paz Rada 

La recuperación del excedente económico para la nación boliviana, a través de la nacionalización de los hidrocarburos, de algunas actividades mineras y de la fundición de Vinto, o por la vía de la recuperación de empresas que fueron enajenadas o destruidas por el neoliberalismo, como YPFB, COMIBOL, ENDE, ENTEL o BOA, y desarrollando nuevos emprendimientos como la construcción de plantas hidroeléctricas, la industrialización del gas y del litio o la infraestructura de caminos, carreteras y otras obras públicas, ha abierto para nuestra patria la oportunidad de impulsar un gran proyecto de desarrollo estratégico endógeno del siglo XXI que no debe de ser desaprovechada.

La importancia de la política antiimperialista y nacional-popular, con sus problemas y retrocesos en algunos casos, ha fortalecido la soberanía, autoestima y unidad de Bolivia, ha reconstruido al Estado Nacional que prácticamente había sido enajenado al BM o al FMI, y ha avanzado en la construcción de un Mercado Interno fuerte. La década de unidad latinoamericanista y caribeña con Hugo Chávez, Lula Da Silva, Nestor Kirchner, Daniel Ortega, Evo Morales, José Mujica o Daniel Ortega ha coadyuvado a fortalecer esta tendencia.

En este contexto adquieren una importancia central, junto a la industrialización del gas con la producción de fertilizantes, urea y diversidad de plásticos y el consumo masivo de gas, los proyectos hidroeléctricos productores de energía para el consumo interno y para la exportación, la industrialización del litio con alta tecnología y la conquista de la autosuficiencia en la producción de alimentos, vestido y vivienda.

Esta situación general se ha manifestado de dos maneras: por una parte con la mejora de las condiciones de vida del conjunto de la población, con las políticas de redistribución social del excedente, las obras en educación, salud, deporte y recreación y la reducción de los niveles de pobreza y extrema pobreza y por otra parte con las potencialidades abiertas a una revolución productiva en la agricultura campesina y comunitaria y la manufactura e industria bajo el esquema de utilizar el producto del aprovechamiento de los recursos no renovables para desarrollar los recursos renovables.

Todo esto a pesar, inclusive, de no haber implantado acciones de proteccionismo enfrentando el contrabando y el consumismo suntuario, de control de la banca y la fuga de capitales, de permitir el avance del poder político y económico de los terratenientes y de no disponer la obligación de reinvertir porcentajes importantes de ganancia en la economía nacional. Al respecto, se hace necesario, tomando en cuenta crisis internacional del capitalismo y la situación regional, desarrollar acciones enérgicas orientadas a la realización de la Agenda Patriótica 2025 con un programa y decisiones inmediatas impulsados por la participación y la movilización popular.

Las generaciones más jóvenes y las familias experimentan una realidad de importantes niveles de consumo en mercados y supermercados formales e informales plenos de mercancías, de uso de artefactos sofisticados en comunicación y tecnología, de alto consumo de alimentos y bebidas en locales públicos que se han multiplicado de manera asombrosa en los últimos años. Estas generaciones desconocen la situación de los años neoliberales, los ochenta, noventa y parte de los dos mil, cuando la crisis afectaba directamente a millones de bolivianas y bolivianas.

La actualidad de los postulados del proceso de liberación nacional y del proyecto endógeno de desarrollo nacional con la Revolución Productiva, la Revolución Moral y la Democracia Participativa debe permitir avanzar en la Revolución Antiimperialista como respuesta, entre otras, a las posiciones surgidas en las potencias metropolitanas que sostienen discursos ambientalistas que buscan estancar el desarrollo económico y social.


* Sociólogo boliviano y docente de la UMSA. Escribe en publicaciones de Bolivia y América Latina.

Be the first to comment

Deja un comentario