enero 7, 2022

Bolivia: Tierra Salvaje

Es muy probable que los realizadores de Ubisoft, compañía francesa de videojuegos, ni siquiera puedan diferenciar entre Bolivia y Perú, pero la trama de su última producción “Tom Clancy’s Ghost Recon: Wildlands” es muy elocuente acerca de cómo se ve a Bolivia y Latinoamérica en el resto del mundo. O en el primer mundo. O en lo que cree ser el primer mundo.

“Wildlands” quiere decir “tierras salvajes” o “tierras sin dueño” y es así como se presenta, justamente, a Bolivia. Por lo demás, resulta preocupante que ni siquiera se haya logrado reproducir adecuadamente nuestra bandera en el avance de este juego, que aparece en YouTube con las franjas al revés –es decir, verde, amarillo y rojo en vez de rojo amarillo y verde-. (https://www.youtube.com/watch? v=WdJub3Kz2wI), minuto 4:35.

Pero volviendo a lo central, esta “tierra salvaje” que se muestra como el refugio de los carteles de droga mexicanos en un futuro no muy distante es una derivación, más vulgar o menos elaborada, de la también lamentable teoría del “Estado fallido”. Y bueno, como es un producto hecho para entretener, tal vez es mucho pedir a los diseñadores de Ubisoft que puedan diferenciar entre los contextos nacionales de México y Bolivia.

En México, los carteles de la droga están en franca disputa por los elementos weberianos del Estado, dando como resultado los mares de sangre derramada durante los últimos años. En Bolivia, las organizaciones cocaleras ni siquiera están armadas, en un país donde el índice de homicidios por arma de fuego es uno de los más bajos de toda Latinoamérica, de apenas 12 por cada 100 mil habitantes. En México es de 21 por cada 100 mil habitantes.

Y de yapa, el juego vendrá con un documental acerca del narcotráfico en Bolivia, donde esperamos al menos se tomen la molestia de mostrar cifras e información fidedigna, como la relativa al consumo de la droga, por ejemplo, donde Bolivia se mantiene como un país poco inclinado a salir de las drogas socialmente aceptadas, como el tabaco y el alcohol.

Agradecemos su preocupación por que Bolivia pueda convertirse en un narco Estado, tal como lo expresan en otro de sus tráiler sensacionalistas de YouTube, pero sería bueno recordar que estuvimos más cerca de aquello durante una dictadura militar muy infame en los años 80s, la de García Meza, que tuvo en sus inicios apoyo encubierto, o por lo menos tolerancia de aquel gran adalid de la libertad, los derechos humanos y la buena conducta: los EE.UU, que son a la par el mayor consumidor de drogas en el mundo, junto a los europeos.

No parece haber en esto una intencionalidad imperialista o injerencista como se suele sospechar por parte de EE.UU. Da más la impresión de que la desarrolladora francesa expresa la superficialidad y la capacidad para un fácil asombro por parte de la juventud europea, que sigue viendo, al igual que los romanos, como tribus bárbaras o todos los que estén detrás de sus murallas.


*       Estudiante de ciencia política de la UMSA.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario