noviembre 29, 2021

Perforación de nuevo pozo es parte de acuerdo con Chuquisaca

La Paz-.  La perforación del pozo Sipotindi X-1 (SIP X-1) es hoy uno de los proyectos de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) con base al acuerdo entre el Gobierno y las autoridades del departamento Chuquisaca.

El inicio de las operaciones del SIP X-1, de cuatro mil 100 metros de profundidad, tuvo lugar el pasado lunes y demandó una inversión de 62,5 millones de dólares.

El presidente ejecutivo de YPFB, Óscar Barriga, comentó que el acuerdo que puso fin a las desavenencias por las regalías de Incahuasi con Santa Cruz propone destinar una inversión de dos mil 514 millones de dólares en nueve áreas petroleras de Chuquisaca.

De tener éxito, la perforación del nuevo pozo este aportará a la producción nacional de gas natural cerca de 44,5 millones de pies cúbicos por día (MMpcd).

Según estimaciones y estudios elaborados por la estatal petrolera, el potencial de recursos del campo implica una recuperación total de 0,33 trillones de pies cúbicos de gas natural mediante la perforación posterior de dos pozos de producción.

El convenio establecía la inyección de mil 290 millones de dólares para el período 2018-2021 que se ejecutarán en las áreas de Aguarague Norte, Azero, Caipipendi, Huacareta, Itacaray, Iñau, Ingre y Sauce Mayu, entre otras.

En tanto, los otros mil 224 millones de dólares serán parte de las inversiones del contrato con la empresa rusa Gazprom, la cual prevé proyectos de exploración y desarrollo en Vitiacua.

El pasado 26 de julio el presidente boliviano, Evo Morales, y autoridades de Chuquisaca (sur) acordaron desarrollar la exploración hidrocarburífera en ese departamento con una inversión de dos mil 514 millones de dólares.

El mismo tuvo lugar tras el conflicto que estalló en mayo de este año entre los departamentos de Santa Cruz y Chuquisaca en reclamo de la posesión del campo gasífero Incahuasi con sus respectivas regalías petroleras de 100 millones de dólares.

Be the first to comment

Deja un comentario