octubre 27, 2021

La incredulidad


Por Wara del Sur-.


El grado de incredulidad que están empleando los economistas de la ortodoxia neoliberal, claramente tiene el objetivo de sembrar temor y confusión en la población y especialmente de los lectores de medios de comunicación escritos.

Esta estrategia de la mentira pretende sembrar desconfianza y confusión en el público lector, respecto a temas económicos. Apelando a ejemplos mal interpretados y analogías impertinentes, pretenden mantener sus prestigios académicos que no fueron utilizados cuando les toco manejar los destinos de la economía en el modelo anterior.

En opinión publicada por prensa escrita, el expresidente del BCB, afirma que:

“…la efectividad de la política económica depende de su credibilidad. Los anuncios de política económica para tener impacto tienen que ser creíbles”.

Esta afirmación es un enunciado extraído de algún manual de economía, textos que, generalmente, sirven para formación teórica de los futuros economistas, sin la menor práctica con la realidad concreta. No se les enseña a los estudiantes que, la credibilidad es consecuencia de los resultados que han conseguido las políticas económicas aplicadas. Desde esta perspectiva, el orden de los acontecimientos en la práctica es: Primero, la política propuesta y ejecutada; Segundo, el resultado que se ha obtenido; Tercero, la credibilidad. De este encadenamiento se pueden obtener círculos virtuosos o círculos viciosos. Por ejemplo, durante el tiempo neoliberal, los círculos viciosos fueron vastos.

Pero, si el académico se dedica a sembrar desconfianza en los datos, con supuestos y falsas analogías, sin probar técnica y científicamente lo que supone, está formando charlatanes y mal informando, en bases a sus especulaciones mentales. Este tipo de actitudes es de lamentar, informar y formar con mentiras no comprobadas, es la actitud de “profesionales” que van creando profecías auto-cumplidas, sus opiniones no son producto de demostraciones científicas y/o académicas.

Los anuncios que se hicieron en torno al crecimiento al primer trimestre son oficiales y no producto de la manipulación ni la especulación. Una acción positiva para la formación de los futuros economistas, sus alumnos y lectores podría ser, convocar a los profesionales del INE para que expliques las metodologías aplicadas para el cálculo de las variables que son de su responsabilidad. Afirmaciones en base a supuestos o resentimientos políticos, no ayudan, ni a la formación ni a la información, suponer que lo que se hizo en la Argentina se estaría repitiendo en nuestras instituciones en una actitud temeraria.

Otro de los errores expresados en dicha opinión está referida a confundir Agenda con Plan, comparando la Agenda 20-25 con los planes quinquenales de Corea, además sin considerar que: el proceso de desarrollo exitoso de Corea, se caracterizó por fuerte autoritarismo en la dimensión política.

En tiempos de Karl Marx, este autor consideraba a Ricardo como un economista burgués con honestidad científica, en tanto que aquellos que se dedicaban hacer apología del capitalismo, los clasificaba entre los economistas vulgares. Criticas sin fundamentos, que no se sustentan en los datos y sus metodologías de construcción, hacen que los opinólogos de nuestro medio, se merezcan la calificación de vulgares.

Varios de estos opinadores estuvieron en las sombras obscuras del neoliberalismo, manejado los destinos del país, ahora continúan en la sombra especulando y mintiendo, con el cerebro escindido.

Be the first to comment

Deja un comentario