octubre 25, 2020

Tercer pinchazo de un Barcelona Messidependiente

Valverde respondió a las críticas recibidas por su política de rotaciones con un órdago a la grande: Messi y Busquets al banquilllo. Y otra vez le salió rana. Ya son tres los partidos seguidos que lleva el Barcelona sin ganar y eso no es normal. No sé si crisis es la palabra pero el cuadro de Valverde no funciona. Ha cedido siete puntos de los que no suele perder y la alarma roja está encendida. El Athletic, que no ganaba en el Camp Nou desde 2001, lo tuvo en su mano, pero su segunda parte invitaba a algún gol azulgrana y así fue.

La presión alta del Athletic con un marcaje asfixiante al hombre funcionó de inicio y los azulgranas no se mostraron cómodos sobre el campo. Pese a una buena jugada entre Luis Suárez y Coutinho nada más empezar el partido en la que se pidió penalti -que no era- de Dani García sobre el brasileño, las mejores ocasiones para abrir el marcador las tuvo el Athletic. Williams, por dos veces, tuvo el 0-1 pero volvió a dejar claro que definir no es lo suyo. En la primera intentó una vaselina por alto que salió desviada y en la segunda, pese a regatear al portero alemán, no encontró la forma de rematar.

Unai Simón pasó sus primeros apuros en el minuto 25 cuando salvó con el pie un mano a mano ante Luis Suárez. El uruguayo se mostró mucho más entonado que en anteriores partidos y suyas fueron las tres mejores ocasiones de los de Valverde hasta el descanso. El joven meta vasco, como ante el Real Madrid se mostró muy resolutivo en esas acciones.

En el minuto 40 el Athletic se puso por delante, en un momento en el que ya no tenía casi nunca el balón y buscaba el descanso. Tras un choque entre Dembélé y Raúl García que acabó con ambos en el suelo, el balón le llegó a Susaeta, que hizo una pausa con la intención de enviar el balón fuera, pero al ver al árbitro que le señalaba que siguiera centró y De Marcos, adelantándose a Sergi Roberto, cruzó ante Ter Stegen. 0-1 al descanso y Messi viéndolo desde el banquillo.

Busquets y Messi no salieron de inicio tras la reanudación pero casi. A los nueve minutos los dos ya estaban jugando. Sergi Roberto, lesionado, dejó sitio al primero y Vidal al segundo. No le gustó el cambio al chileno. La presión del Athletic no era la del inicio ni mucho menos y el balón quemaba en los pies de los vascos. Coutinho tuvo el empate en un remate al larguero tras pase de Dembélé. Se le iba a hacer muy largo el partido a los rojiblancos dedicándose a esperar al Barça. Y así fue.

Las faltas ensayadas hacia Messi

Una falta de Dani García a Messi puso en bandeja el empate pero funcionó lo ensayado en Lezama. De Marcos salvó de cabeza bajo palos retrasándose con rapidez desde la barrera hacia el hueco libre que había dejado Unai Simón. Si en Champions el PSV colocó un jugador en el suelo tras la barrera a una falta del argentino, ahora ha sido el Athletic quien dejó claro que tiene estudiadas estas faltas.

Un segundo poste, esta vez de Messi, volvió a salvar al Athletic de un gol que ya merecía el Barça. Un nuevo lanzamiento de Leo rozó el poste mientras el Athletic seguía viéndolas venir como podía.

A falta de 10 minutos Munir fue el tercer cambio de Valverde pese a que Rafinha llevaba tiempo calentando. El todo por el todo en ataque. Y aquí sí acertó Valverde ya que fue el autor del empate en una jugada en la que Messi corrió hacia un balón que parecía perdido y de la nada se sacó una jugada que acabó con un despeje de Unai Simón y un posterior pase que el hispano-marroquí no desaprovechó. Los últimos minutos fueron un acoso y derribo ante Unai Simón, pero salvo un remate de Rakitic alto no tuvo más opciones de gol el Barcelona. Tercer partido sin ganar de los de Valverde, algo falla. ¿Crisis?

Be the first to comment

Deja un comentario