diciembre 1, 2020

Bolivia y la India: una integración histórica entre dos países del sur


Por W. Abraham Pérez Alandia *-.


¿Cómo se enuncian, en esta perspectiva, las alianzas Sur-Sur? ¿Son viables?
Son viables, hay que verlas en todos los niveles. A nivel de los Estados, de sus acuerdos, para reforzar su capacidad para resistir a las agresiones de las fuerzas del capitalismo monopolista generalizado e imperialista. Se trata de negociaciones y compromisos que tienen en cuenta intereses divergentes. Samir Amin


La India y Bolivia: dos países del Sur

La economía de la India es la que ha resistido mejor a la ralentización económica mundial, fenómeno que afectó también a las economías de los países emergentes. Es preciso recordar que la India es uno de los países emergentes más importantes y con bastante potencial económico. Las capacidades y potencialidades de su población estuvieron sometidas al colonialismo ingles durante mucho tiempo; situación que le impedía ejercer soberanía sobre su destino político y económico. Después de la Segunda Guerra Mundial, los ingleses fueron obligados a dejar que la India se descolonice y tome en sus manos la voluntad de desarrollarse por sus propias decisiones, condiciones y capacidades internas. El extraordinario éxito económico de la India surgió en la década de los 1990.

En el caso de Bolivia, el ejercicio de la soberanía política y económica, en verdad, que apenas comenzó en el presente Siglo XXI y concretamente a partir del 2006. (Considerando que el proceso del 52 fue sometido a la voluntad y presión de la política internacional que tenía el imperio del norte para los países de la región latinoamericana). Dicho lo del paréntesis, reafirmamos la capacidad de soberanía económica ejercida en los últimos 14 años, expresada en la estabilidad económica que se consolida, con el ejercicio de las políticas económicas, vinculadas al funcionamiento de un modelo económico sui generis (modelo social, productivo y comunitario). Este modelo económico tuvo la capacidad de resistir a la ralentización, recesión y crisis que sufrieran las economías de la región. No solo resistió, sino que, logró tener resultados positivos en un entorno mundial y regional adverso.

La India forma parte de las denominadas economías emergentes del continente asiático, alcanzando un promedio de crecimiento del 7% en los últimos tres años. A su vez, la economía de Bolivia, alcanzó a tener el crecimiento más alto entre los países de Sur América, en los últimos cinco años, con un promedio cercano al 5%.

Bolivia al ejercer su soberanía, ya no es el país sometido a los designios de las instituciones financieras internacionales y de la dependencia política del centro hegemónico, instancias que, lo único que pretenden es el saqueo de nuestros recursos naturales. Bolivia ya no es el país mendicante que estiraba la mano para el pago de sueldos y aguinaldos de sus trabajadores, como lo afirmaba un expresidente, cuyo nombre no debe salir de nuestra memoria histórica. Hoy, nuestro país es protagonista en el contexto internacional, su crecimiento y desarrollo, experimentado en los últimos años, va a contra corriente de los efectos que sufren nuestros vecinos inmediatos.

Bolivia logró, entre 2006 y 2017, incrementar su Producto Interno Bruto (PIB) desde 9.000 millones de dólares (2006) hasta superar los 40.880 millones durante el gobierno de Evo Morales, de acuerdo a datos oficiales, un incremento de 4,5 veces más. Este es el resultado de la toma de decisiones en materia de política económica y no de milagros celestiales o pilotos automáticos.

Bien decía el presidente de los bolivianos, en su intervención que:
“Bolivia ahora sería una potencia si los gobiernos que administraron el Estado desde su fundación hubiesen cuidado y aprovechado los recursos naturales del país en favor del pueblo”.

Análisis comparativo de algunos indicadores de crecimiento

En materia de algunos indicadores económicos de crecimiento y sus tendencias, ambas economías (India y Bolivia) muestran crecimiento estable, característica que no logran tener las economías de países desarrollados, como EE.UU. y los europeos, el cuadro 1 muestra el comportamiento de estos indicadores para ambas economías.

El PIB de ambos países muestra crecimiento estable, entre los periodos 2016-2018.

El PIB por habitante (pib per cápita), en ambos países muestra una tendencia de incremento estable.

El endeudamiento externo de ambos estados, en relación a sus PIB, es mayor en el caso de la India. Este dato merece un comentario: Un país que se propone crecimiento y desarrollo va a conducir su deuda externa a ese objetivo. El endeudamiento del Estado Indue nos está demostrando que lo importante es el uso al que se destina la deuda. El dato demuestra lo errado que están los políticos y economistas terroristas de nuestro país, cuando emiten sus opiniones respecto a la deuda externa de Bolivia. Les aconsejamos que hagan mejor investigación sobre el uso de la deuda y no se reduzcan a ver cifras absolutas, además de analizar el uso en inversiones cuyos resultados son el crecimiento y desarrollo del país.

En relación a las tasas de inflación, ambas economías las tienen controladas, estas tasas son bajas y necesarias en economías en crecimiento y desarrollo.

La India, Socio comercial importante de Bolivia

Los datos de comercio exterior nos demuestra que, la India se sitúa entre los socios comerciales más importantes de Bolivia, cuyas exportaciones llegaron el año pasado a más de 722 millones de dólares y las importaciones a 153 millones, según fuentes oficiales. Los siguientes cuadros nos muestran rubros y productos que componen las relaciones comerciales entre Bolivia y la India.

Nuestras exportaciones se concentran en productos tradicionales, principalmente el oro, muy poco de productos no tradicionales y ausencia de productos alimenticios cuyo potencial nutritivo es muy conocido, como la quinua y la chía. Los acuerdos, realizados y los proyectos acordados de intercambio comercial deben tomar en cuenta esta apertura en las relaciones comerciales.

La mayor parte de nuestras importaciones desde la India están concentradas en viene intermedios y bienes de capital, aspecto que amerita ser tomado en cuenta en el análisis y también en los acuerdos que se consoliden en las negociaciones. Una economía que se propone crecimiento y desarrollo sostenibles debe planificar la sustitución de importaciones y la obtención de tecnologías de punta.

Los resultados de comercio con la India son favorables para Bolivia, tenemos un saldo positivo, en los últimos tres años.

Sin embargo, este hecho no puede constituirse en un consuelo barato o vulgar. Un proceso de integración sincero, debe buscar el incremento de ambos conceptos, importaciones y exportaciones, tomando en cuenta las asimetrías existentes entre ambas economía y proponiéndose un relacionamiento basado en la complementariedad y la solidaridad, principios que manda nuestra CPE.

Los hechos concretos de una integración histórica entre dos países del sur
El mandatario de la hermano país de la India, Kovind llegó el jueves al aeropuerto de Viru Viru de Santa Cruz, alrededor de las 18:00 hrs., acompañado de una numerosa delegación, compuesta por unas 100 personas, entre ellos, empresarios que participaron en rueda de negocios con sus similares bolivianos.

Es necesario destacar que las relaciones entre estos dos países debe tener como pilares fundamentales: el respeto, la igualdad, la solidaridad y la cooperación en mutuo beneficio. En este sentido, el mandatario boliviano destacó que:

“Bolivia y la India somos países en desarrollo y compartimos nuestro compromiso por la paz en defensa del multilateralismo con los principios de la Carta de las Naciones Unidas y defensores del derecho internacional”,
“Presidente Morales renuevo nuestros lazos entre países (…). Agradezco al presidente Morales por su amistad y por su compromiso con la India”, afirmo por su parte Nath Kovind.

Las condiciones y característica de este relacionamiento histórico nos recuerda a “la teoría de la desconexión” que planteara hace mucho tiempo el economista egipcio y marxista Samir Amin. Invito a mis colegas y alumnos a revisar esos planteamientos y observar la necesidad de estas alianzas sur-sur.

Luego de intensa jornada, los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y su homólogo de la India, Ram Nath Kovind, sellaron una serie de acuerdos que abren una nueva era para las relaciones de ambos países, uno de ellos en vías de desarrollo (Bolivia) y el otro emergente (India).

Se firmaron ocho memorándums de entendimiento que contemplan áreas de: salud, tecnología, minería, transporte, cultura, relaciones diplomáticas y otros.

En la dimensión de la política internacional, ambos presidentes, acordaron unir fuerzas ante la necesidad de reformar el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en base a principios de multilateralismo, la diplomacia de los pueblos y principios democráticos. Además de aspectos que indicamos y subrayamos a continuación:

Originar inversiones para la construcción y puesta en marcha del ferrocarril bioceánico que proyectó Bolivia para unir los océanos del Atlántico y el Pacífico, desde Santos-Brasil hasta Ilo-Perú.

Acuerdo para, promover la cooperación en el ámbito de la información satelital, a través del intercambio de conocimientos con la especialización de profesionales bolivianos en la India.

Para el fortalecimiento del Sistema Único de Salud, se acordó la transferencia de tecnología para mejorar el equipamiento y la infraestructura de los hospitales y centros de salud del país.

Bolivia decidió invertir 100 millones de dólares, de un crédito otorgado por la India, en la implementación de la industria de medicamentos contra el cáncer y el desarrollo de la medicina alternativa homeopática. Según el presidente Morales, este hecho concreto fue una sorpresa agradable.

En la dimensión cultural, se acordó promover la difusión de los idiomas que se hablan en ambos países, en el Año Internacional de las Lenguas Originarias, con una participación activa en la revitalización del desarrollo lingüístico.

También, se suscribió un acuerdo para la adhesión de Bolivia a la Alianza Solar Internacional, impulsado por la India.

Al gobierno del presidente de Bolivia Evo Morales merece unas felicitaciones por esta iniciativa innovadora y de amplia participación. Y a la visita del presidente del hermano país de la India, Ram Nath Kovind, quienes nos ha demostrado que este tipo de relacionamientos nos dan la esperanza de luchar y pensar en un “Mundo Diferente”.


* Economista, miembro de la Red de Economía Crítica; docente investigador titular de la UMSA.

Be the first to comment

Deja un comentario