noviembre 28, 2020

La capitalización del pensamiento social


Por Miguel Morales * -.


El uso de los conceptos de capital social, capital cultural, capital natural, capital humano, etc., se generalizó a fines de los años 1990, es decir cuando el capitalismo estaba en su fase neoliberal, en su ofensiva mayor.

En este periodo, los ‘capitales’ se pusieron de moda en las ciencias del desarrollo, anteponiéndose a las diferentes dimensiones de la vida en sociedad; así, todos empezaron a hablar de ‘capital social’ para referirse a una pequeña dimensión de las relaciones sociales; o de ‘capital humano’ para referirse a una pequeña dimensión de la fuerzas productivas; o de ‘capital natural’ para referirse a una pequeña parte de la madre naturaleza.

La palabra capital se introdujo en todas las dimensiones no económicas. No fue casual que esto haya sucedido en el auge del periodo neoliberal, cuando el capital financiero e industrial tendía a concentrarse en pocas manos, es decir cuando muy pocos tenían capital.

Con esta movida, se pretendía hacer creer que todo ser humano es un capitalista, pues aunque no posee un verdadero capital, posee un capital intangible, es decir, un capital social, un capital cultural, etc: es decir, aunque seas pobre eres un capitalista.

Pero al margen de la intencionalidad política, ¿qué aporta a la ciencia el uso de los ‘capitales’? Nada bueno. Nos lleva a una visión sesgada, pues con la palabra capital viene la idea de maximizar las ganancias. Cuando decimos que una comunidad tiene un capital cultural, estamos suponiendo que ella invierte este capital para maximizar sus ganancias culturales. Pues en Bolivia hemos ya demostrado que no todos quieren maximizar, que no todos son ‘homo economicus’, que no todos tienen el paradigma del ‘vivir mejor’.
Se entiende que el Banco Mundial o el Foro de Davos publiquen cada año un ranking de los países en función de cuánto ‘capital humano’ poseen; pero es decepcionante que instituciones o personas de izquierda hayan caído en la trampa y sigan, aún hoy, el camino de la capitalización del pensamiento social.


* Economista.

Be the first to comment

Deja un comentario