diciembre 5, 2021

El SUS, reclamo urgente de los cruceños


Por Lemay Padrón Oliveros -.


Santa Cruz, Bolivia .- La plena implementación del Sistema Único de Salud (SUS) es un reclamo a voces de los cruceños más humildes, según pudimos constatar durante la celebración aquí de la XVIII Feria Integral de Salud de Bolivia.

Esta revolucionaria iniciativa del gobierno de Evo Morales, que pretende llevar un seguro gratuito, universal y de calidad a los bolivianos, se puso en práctica desde el pasado 1 de marzo, pero todavía en este departamento no está vigente.

Desde un inicio mostraron reservas las gobernaciones de Tarija (sur), La Paz y Santa Cruz (este), pero las dos primeras ya firmaron el convenio intergubernativo para la total implementación del SUS, y solamente queda esta.

Los municipios cruceños sí se benefician con el SUS, pero básicamente en atención primaria, pues para acceder a terapias complejas y hospitales de tercer nivel se necesita signar el documento, porque estas instalaciones son competencia de la gobernación.

No hay quien se oponga al SUS, declaró en exclusiva para Prensa Latina el viceministro boliviano de Salud, Álvaro Terrazas.

Quien no vea sus bondades está anteponiendo intereses políticos y personales ante los de la población. Otros dos departamentos con gobernaciones opositoras dieron el paso y es difícil de entender que la cruceña no se anime a firmar un convenio que se debe a su pueblo, manifestó.

Terrazas explicó que todos exigen la universalidad de salud y el acceso pleno a todos los servicios, porque no se puede dejar de lado el tercer nivel ni la coordinación con todos los recursos departamentales, porque entonces ‘no funcionan de manera adecuada, óptima y eficiente’ el primer y el segundo nivel tampoco.

La implementación de un sistema como este es gradual y no va a solucionar de golpe todos los problemas que existen en el país. Nuestros problemas vienen de casi dos siglos y no se pueden solucionar en un año, advirtió.

En este sentido, indicó que si se compara con un sistema similar como el que se aplica en Brasil, luego de 20 años todavía tienen problemas, y Argentina por el estilo.

Actualmente ambos países están en retroceso, mientras que el nuestro está en avance, dijo.

Al respecto, razonó que cuando además de cambiar al presidente, se produce un cambio de fondo, este tipo de iniciativas sociales corre el riesgo de perderse.

La democracia crea la ilusión del cambio de actores, pero lo que la gente debe analizar es el cambio de ideología, de proyecto de país. Independientemente de la figura líder, si volvemos a los tiempos de la privatización de empresas estratégicas y de servicios básicos, será peor, expresó.

Finalmente, recordó que la actual administración ve la salud como una inversión y no la considera gasto, porque se está invirtiendo en la población, y con un cambio de proyecto de gobierno difícilmente se pueda pensar en un sistema de salud gratuito.

En la misma cuerda se manifestaron también pacientes que asistieron a la Feria, quienes coincidieron en que los trámites para sumarse al SUS son bien sencillos.

Creo que es un milagro. Desgraciadamente hemos chocado con este gobernador y eso nos duele mucho. Para mí que es soberbia, toda mi familia se ha inscrito y continuamente recibimos las visitas de los médicos, manifestó el jubilado Fernando Soler.

Por su parte, Castor Siacara, chofer, confesó que se inscribió al SUS porque ‘es un beneficio para la gente humilde’, y consideró la iniciativa muy útil para miles de personas.

Los dirigentes de acá y los que tienen dinero no se preocupan de nada. Solamente velan por su interés personal. Soy el primero de la familia pero en un rato llegan los demás, nos ha caído como del cielo, señaló en diálogo con Prensa Latina.

En tanto, Dalcy Fernández, ama de casa, agradeció al gobierno por la iniciativa y llegó a la Feria hasta con su perro, para vacunarlo. Antes de despedirse aseguró que traería al resto de su familia y embullaría a sus vecinos también.

A pesar de las reticencias al SUS, que no son privativas del departamento Santa Cruz, ya se han inscrito unos tres millones de bolivianos, más de la mitad del número estimado por el Ministerio de Salud, que cifra en unos cinco millones de personas los que no contaban a inicios de año con ningún seguro sanitario.

Para este primer año, el Gobierno destinó 200 millones de dólares al SUS, además de la construcción de varios hospitales, a un costo de más de mil millones de dólares.

Lo cierto es que hasta que la gobernación no firme el documento oficial, los cruceños no podrán beneficiarse plenamente con las bondades del SUS, que acerca a Bolivia al sueño de lograr la atención gratuita de salud.

Be the first to comment

Deja un comentario