julio 15, 2020

Mesa, candidato oscuro ante controversia política en Bolivia

La Paz-. Candidato oscuro, es una de las calificaciones que hoy recibe Carlos Mesa ante la controversial revelación de que su partido cuenta con al menos 10 millones de dólares para la campaña con vista a las elecciones generales.

Mesa, candidato presidencial por Comunidad Ciudadana (CC), desmintió las declaraciones del exvocero Diego Ayo, quien reveló el domingo pasado en entrevista al diario opositor Página Siete que la cifra millonaria fue recaudada en kermeses (verbenas de carácter benéfico) y con aportes de personas particulares para los comicios del 20 de octubre próximo.

Ante la presión pública, Ayo renunció la víspera, mientras el expresidente Mesa (2003-2005) aseguraba que todo era mentira, porque su ‘campaña no tiene un presupuesto de 10 millones de dólares’ y calificó ese dato de una mentira flagrante.

El diputado por el Movimiento Al Socialismo (MAS) del departamento de Santa Cruz, Henry Cabrera, cuestionó el doble discurso del candidato presidencial por CC al no transparentar los recursos económicos obtenidos durante su vicepresidencia con Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003).

Cabrera recordó que continúa sin esclarecerse la denuncia por parte del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) sobre un cobro de 200 mil dólares mensuales de los gastos reservados cuando asumió ese cargo.

Asimismo, las cuentas bancarias en el exterior que olvidó mencionar en 2018 y analizadas por la Unidad de Investigaciones Financieras, así como el depósito de 30 mil dólares y 15 movimientos bancarios inusuales en la compraventa de un departamento en la ciudad de La Paz descubiertos en mayo pasado.

Por otra parte, la parlamentaria paceña Sonia Brito, agregó la falta de transparencia jurídica por parte de Mesa al no explicar la incineración de documento sobre los gastos reservados, ni los motivos de su negación a brindar testimonio en el juicio contra Sánchez de Lozada.

‘Él se negó a ir y dio la espalda a las 80 familias que perdieron a un ser querido en esa masacre; su declaración era fundamental y con su silencio protegió a Gonzalo Sánchez de Lozada’, destacó.

El juicio comenzó el pasado 5 de marzo de 2018, 15 años después de la represión militar que dejó más de 60 muertos y 400 heridos en El Alto y La Paz, en medio de protestas contra el gobierno de Sánchez de Lozada.

La Corte de Fort Lauderdale, Florida, en Estados Unidos, emitió el 4 de abril de ese año el fallo favorable a las familias bolivianas demandantes, las cuales exigieron castigo a los autores y una indemnización de 10 millones de dólares por los daños sufridos durante la masacre.

Asimismo, el analista Hugo Siles precisó que la actitud de Mesa coloca ‘en entredicho la ética’ porque no es coherente con los mensajes que pregona.

Be the first to comment

Deja un comentario