abril 16, 2021

La nueva Bolivia, la tecnológica


Editorial Cambio-.


Hace apenas 16 años, en octubre, en el país se vivía casi una guerra civil. En El Alto, La Paz y otras ciudades se registraba un bloqueo de caminos y una rebelión popular que fue enfrentada con balas. Hoy el panorama ha cambiado ya que se vive un clima de estabilidad política y paz social que permite, por ejemplo, industrias de autos eléctricos made in Bolivia, robótica, industrialización del litio, exportación de electricidad, GLP, fertilizantes, entre otros.

En 2003, en el país murieron 67 personas y más de 400 quedaron heridas en lo que la justicia boliviana tipificó como “masacre sangrienta” durante el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada y Carlos de Mesa (aunque este último se alejó del cargo días antes). La sublevación popular se manifestó entonces bajo consignas como “gas para los bolivianos”.

En las calles, el pueblo levantó barricadas, bloqueó la autopista La Paz-El Alto, así como varias carreteras del país en rechazo a la exportación de gas a EEUU vía Chile, negocio que favorecía más a empresas transnacionales que al Estado.

16 años después de esos sucesos, Bolivia ha cambiado. La estabilidad política, la paz social, el crecimiento económico dieron lugar, por ejemplo, a la instalación de empresas como Quantum Motors, una fábrica de vehículos eléctricos que tiene su sede en Cochabamba.

El presidente Evo Morales visitó la fábrica y comprometió su apoyo para que haya condiciones legales que garanticen la circulación en el país.

Además de ello, ayer se presentó el primer vehículo eléctrico fabricado en la Planta Piloto de Baterías de Litio de La Palca, entrega que fue destacada por el Jefe de Estado en su cuenta de Twitter: “Con el corazón lleno de alegría y orgullo, hoy estrenamos el primer vehículo ensamblado en #Bolivia y que funciona con energía de las baterías de litio fabricadas en La Palca, #Potosí. Combinamos inversión con educación para avanzar en nuestra Industrialización con #FuturoSeguro”.

Gracias a los acuerdos suscritos con Alemania y China, se prevé invertir a mediano plazo, de manera conjunta, alrededor de 3.600 millones de dólares en nuevos proyectos del litio, informó la agencia ABI.

Otro ejemplo de la nueva Bolivia distinta a la del año 2003 es la empresa Robotics Creators Bolivia, creada por Roly Mamani, quien tiene una factoría en Achocalla, La Paz, donde fabrica prótesis para personas discapacitadas de bajos recursos.

El vicepresidente Álvaro García entregó equipos valuados en 116 mil bolivianos a Mamani y dijo que él es un representante de la “nueva Bolivia tecnológica y con sensibilidad social”.

En ese sentido, el auge económico que vive el país se fortalece con industrias ya consolidadas, como la de urea y amoniaco en Bulo Bulo, las plantas separadoras de líquidos en Tarija y Santa Cruz, entre otras.

En materia energética se encaran proyectos importantes (termoeléctricas, hidroeléctricas, solares, eólicas y ciclos combinados) que garantizan el consumo interno y además generan excedentes para exportar. Hace poco, Bolivia logró un acuerdo para vender electricidad al estado brasileño de Mato Grosso.

Por su lado, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, anunció la firma de contratos para la exportación de cerca de 800 toneladas de gas licuado de petróleo (GLP) a Brasil y Perú, con lo que se estaría duplicando la cantidad de este combustible exportado. En síntesis, Bolivia dejó atrás la inestabilidad y la violencia, y decidirá en las urnas entre regresar a ese pasado o mirar a un futuro seguro y con desarrollo.

Hace apenas 16 años, en el país se vivía casi una guerra civil. Hoy se disfruta de un clima de estabilidad política y paz social que permite, por ejemplo, industrias de autos eléctricos, la industrialización del litio, exportación de electricidad, GLP, fertilizantes y otros productos.

Be the first to comment

Deja un comentario