enero 16, 2022

Joao Félix: 100 días de luces y sombras

Tras semanas de durísimas negociaciones el 4 de julio se hizo oficial el fichaje más importante de la historia del Atlético. Los rojiblancos necesitaban un sustituto para Antoine Griezmann, su gran estrella durante el último lustro, y Miguel Ángel Gil Marín se empeñó en que Joao Félix heredara el trono del 7 francés.

El consejero delegado de los del Metropolitano ganó, de la mano de Jorge Mendes, la carrera a Real Madrid y Manchester City y, 127 millones de euros mediante, le vistió con la elástica de un equipo que hace años ni habría podido soñar con un fichaje de este calado.

Con 19 años, el luso echaba sobre su espalda el peso de uno de los grandes clubes de Europa.Cuando se cumplen 100 días del anuncio oficial toca hacer balance de un peregrinaje que ha tenido momentos de luces… y más de una sombra.

Siempre contando, claro, con que queda mucho camino por recorrer en la historia entre el Atlético y Joao Félix.PRETEMPORADA BRUTALPoco tardó Joao Félix en asombrar a los que todavía no habían visto al último gran talento del fútbol luso.

En su tercer partido, de hecho, ofreció un recital para el recuerdo en el ya histórico derbi de Nueva Jersey. Marcó su primera diana, dio dos más en bandeja a Diego Costa y su nombre empezó a venderse como el de uno de los futuros dominadores del fútbol europeo.

Repitió recital ante el combinado de la MLS en Orlando y redondeó su espectacular pretemporada, primera en la élite, con dos goles y otro partidazo ante la Juventus. Las expectativas generadas por el 7 le colocaron en los titulares. Ahora tocaba demostrarlo en citas oficiales…

GRIS LAS GRANDES NOCHES

Y llegó lo serio. LaLiga. La Champions. Partidos de pierna dura donde los rivales saltan con el cuchillo entre los dientes y dispuestos a no respirar en su nuca. Getafe y Leganés fueron los primeros que le ataron en corto, no siempre con buenas artes.

El 7 dejó en estos duelos una asistencia y una galopada en la que se intuye que es un futbolista diferente. Eso sí, en ninguna de las dos citas marcadas en rojo en el arranque se ha visto a Joao dar un paso al frente. Ni contra a la Juventus ni ante el Real Madrid mostró su repertorio. Especialmente gris estuvo en un derbi donde quizá le pudo la presión.

ES EL CAMBIO

Uno de los debates más recurrentes en sus primeros 100 días es sobre la cantidad de partidos en los que Simeone decide que sea sustituido. En ocho de los 10, de hecho, no ha acabado los 90 minutos (Lemar, el segundo más cambiado, lo ha sido en cinco).

La falta de físico del 7, al menos del que exige el sistema del Cholo, es decisiva para que el luso sea el futbolista más cambiado. LaLiga y la Champions son más intensas que el campeonato portugués del que procede y el argentino sabe que todavía no está cuajado para aguantar duelos completos.

DESLUMBRÓ EN MOSCÚ

Hasta ahora ha sido su actuación más redonda en partido oficial. Marcó el primer gol y arrancó la jugada del segundo con un gran pase. Moscú y el Lokomotiv vieron a un Joao Félix más decisivo, intenso y participativo. Su diana le sirvió, además, para convertirse en el jugador más joven de la historia del Atlético en marcar en Champions cuando todavía no ha llegado a los 20 años. Le quitó el registro a otro jugador especial, Kun Agüero.

DESESPERADO SIN OCASIONES

Su gris rendimiento en algunos partidos no es sólo achacable al propio Joao. En varios encuentros los medios, y sus compañeros de ataque, no consiguen conectar con el 7, que se pierde entre ferreos marcajes y en ese baile de posiciones que bien le lleva a la derecha, luego a la izquierda o de segundo punta.

A Simeone le gusta pegado al costado derecho y con metros por delante (como ocurre cuando juega con Costa y Morata), pero eso provoca que en ocasiones apenas se acerque a su lugar preferente, el área. Ni llega a gol ni siquiera a poder asistir a sus compañeros.

PESE A TODO… ES EL PICHICHI

Aunque no son pocas las voces que critican la altísima inversión para un jugador que apenas es un proyecto de crack la realidad es que, en su primer año, ya se ha convertido en el máximo goleador del equipo.

Sus tres goles le colocan por encima de Vitolo y Thomas, sorprendentes escoltas del luso en un equipo en el que Costa y Morata, los dos delanteros, apenas llevan una diana por cabeza. Sea como fuere, los 100 días de Joao Félix tienen luces como esta pero algunas sombras que veremos si es capaz de aclarar a lo largo del curso.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario