diciembre 3, 2021

Informe en la OEA: Bolivia descarta fraude

Editorial Cambio-.

Tanto el discurso de la derecha opositora, de sus afines que incendiaron edificios estatales, de sus cívicos o de exmilitares vinculados al garciamecismo se articulan entre sí por la idea de que existió un fraude electoral. Sin embargo, ninguno de ellos presentó pruebas plenas ante autoridades competentes ni desbarató los mecanismos de seguridad que garantizan el voto de los bolivianos. Mucho menos dijo algo sobre el sistema oficial de cómputo que nunca sufrió ninguna paralización o suspensión.

El candidato que salió en segundo lugar, Carlos de Mesa, quien está más de 648 mil votos por debajo de Evo Morales (lo que representa más del 10% del total de votos válidos), creó una Coordinadora con 12 actores y dijo estar seguro de que se dio un “fraude gigantesco”. Es más, ratificó su llamado a “movilización permanente” de sus seguidores en “defensa de la democracia”.

En respuesta a esa convocatoria y en nombre de la defensa de la democracia, sus afines incendiaron/asaltaron instituciones públicas en Chuquisaca, Potosí, Santa Cruz, Pando y otros departamentos, mientras que dirigentes cívicos llevan a cabo paros regionales. No solo eso, los cívicos cruceños anticiparon que proclamarán presidente a De Mesa en los siguientes días, sin importar el mandato sagrado de las urnas.

A esa corriente se sumaron exmilitares garciamecistas de extrema derecha que también denunciaron fraude.

Sin embargo, ninguno de esos grupos presentó ante las autoridades competentes pruebas plenas del supuesto fraude y solo dijeron que el sistema TREP se paralizó por algunas horas. Únicamente el aspirante Carlos Alarcón expuso ayer cinco “variables” de votos que presuntamente favorecieron al MAS en perjuicio de Comunidad Ciudadana.

En ese contexto, el canciller Diego Pary indicó ayer que “en nuestro país no existe la posibilidad de fraude o de manipulación de los datos”.

En un discurso pronunciado ante la OEA, explicó que el sistema TREP es un mecanismo preliminar, no oficial, accesorio y no vinculante que de ninguna manera reemplaza al cómputo oficial de votos, y que en ningún momento sufrió alguna interrupción.

“El sistema de cómputo de datos no ha tenido ninguna paralización, ninguna suspensión que se alega”, sostuvo Pary en referencia al conteo oficial, que es el único mecanismo válido establecido en la norma jurídica boliviana.

Por su lado, el ministro de Justicia, Héctor Arce, descartó que exista alguna posibilidad de fraude electoral, ya que se aplicaron mecanismos de seguridad como la existencia de 12 copias del acta de votación, las cuales son entregadas a los delegados de partidos políticos así como a las autoridades electorales.

El fraude es “imposible, improbable e inexistente”, manifestó Arce ante los delegados asistentes a la OEA.

Para quitar las dudas, Pary invitó a la presidenta del Consejo Permanente de la OEA, Rita Claverie Díaz, a visitar Bolivia y verificar personalmente el cómputo electoral, inclusive acta por acta o por voto por voto, si fuera el caso.

“Como Gobierno, somos los más interesados en la transparencia”, señaló el Canciller.

Por lo anotado, si la derecha y sus grupos de choque no presentaron ante las autoridades competentes sus pruebas plenas de fraude pero aún se movilizan, la única explicación para sus protestas es que son malos perdedores, asumen actitudes violentas/antidemocráticas y “no aceptan como indio a un presidente, mi delito es ser indio presidente”, dijo ayer el Jefe de Estado.

“El gran problema de esos grupos, de esa Coordinadora (creada por Carlos de Mesa), es que no aceptan como indio a un presidente, mi delito es ser indio presidente”, dijo el Jefe de Estado.

Be the first to comment

Deja un comentario