abril 20, 2021

Resistencia popular pacífica contra el golpe


Editorial Cambio-.


Se activó la resistencia popular pacífica contra la conspiración golpista de la derecha y en defensa de la democracia, el voto rural y la Constitución Política del Estado. Los mineros desbloquearon en La Paz, vecinos y choferes hicieron algo similar en otros departamentos, varias organizaciones sociales se movilizan, y alteños evitaron una cita entre un cívico cruceño y Carlos de Mesa, quien perdió en las elecciones pero optó por convocar a la violencia.

Los mineros llegaron a la urbe paceña para apoyar los resultados de las elecciones generales y protestar contra los actos de discriminación y violencia impulsados por De Mesa. El secretario general del Sindicato de Trabajadores Mineros de Huanuni, David Choque, dijo que quienes no reconocen el mandato de las urnas, solo apuntan a confrontar a los bolivianos para que la derecha, “que tanto daño le hizo al país”, retorne.


Según los resultados oficiales y finales, Evo Morales ganó los comicios generales en primera vuelta y Carlos de Mesa perdió.

Al respecto, el vicepresidente Álvaro García Linera afirmó que los resultados electorales muestran que “el pueblo boliviano ha apostado por la estabilidad política, por la coherencia del Ejecutivo como del Legislativo, este es el dato más relevante de las elecciones (…) Los resultados no solo muestran que el MAS es un partido victorioso a nivel nacional. Ganó en 289 municipios, es una victoria contundente, inapelable y que agradecemos, por la confianza y el respaldo de la población que ha votado por la estabilidad, el crecimiento y el bienestar de sus familias en contra del retroceso conservador”, aseveró.

El MAS ganó con el 47,08%, con una diferencia de más de 648 mil votos por encima de Carlos de Mesa (10,57 puntos respecto al segundo), por lo que se descartó una segunda vuelta, en aplicación al artículo 166 de la Ley de Leyes.


Ante esos resultados, la derecha primero denunció fraude, pero no presentó ninguna prueba fundamentada ante autoridades. Además, se opone a que una auditoría internacional verifique su denuncia y ahora optó por pedir la nulidad de las elecciones y la renuncia del presidente Morales. Todo ello acompañado de bloqueos citadinos y quema de instituciones públicas electorales, acciones azuzadas por el propio De Mesa.

En respuesta, en la ciudad de La Paz, grupos de choferes y de vecinos decidieron desbloquear. En el Cruce de Villas, los transportistas marcharon hasta el punto de bloqueo y lograron abrir un paso al grito de “queremos trabajar, queremos trabajar”.

En la avenida Florida, ingreso a Mallasa, los choferes avanzaron delante de un camión de alto tonelaje para romper el cierre de la vía. Otro grupo de transportistas logró desbloquear la calle 29 de Achumani ante la resistencia de los vecinos de Huayllani. Ambos grupos fueron gasificados por la Policía.

En Santa Cruz, en la zona del Plan Tres Mil, grupos de trabajadores y comerciantes se movilizaron en defensa de su derecho al trabajo y a la locomoción, garantizados por la Constitución, pero fueron agredidos por gente de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), un grupo de choque del comité cívico cruceño.

En la ciudad de El Alto, el presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Luis Camacho, se vio obligado a huir debido a que grupos de ciudadanos le gritaron “racista”, “fascista” y otros adjetivos.


En respuesta, al regresar a la capital oriental, Camacho pidió la nulidad de los comicios y que el presidente Morales “se vaya” antes de enero, es decir que se interrumpa su mandato constitucional.

Al respecto, el vicepresidente Álvaro García Linera manifestó que “quemar ánforas es una prueba de golpe de Estado; pedir la renuncia de Evo Morales, desconocer el voto de más de 6 millones de bolivianos y pedir una nueva elección es un golpe de Estado”.

“Quemar ánforas es una prueba de golpe de Estado; pedir la renuncia de Evo Morales, desconocer el voto de más de 6 millones de bolivianos y pedir una nueva elección es un golpe de Estado”. (Vicepresidente Álvaro García Linera)

Be the first to comment

Deja un comentario