febrero 22, 2020

Rechazan en Bolivia erradicación forzada de excedente de coca

La Paz-. El inicio hoy de la erradicación forzosa de los cultivos excedentarios de coca en Bolivia genera el rechazo de los productores en Cochabamba ante la fuerte presencia militar enviada por el gobierno de facto.

El minsitro de Defensa, Fernando López, nombrado por la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez, declaró que esa actividad es un tema constitucional al referirse a la Ley General de la Coca que norma la promoción, circulación, comercialización, consumo, investigación e industrialización de la planta en su estado natural.

Asimismo, reconoce los valores patrimoniales del cultivo de la coca y afirma que la planta en su estado natural no es una droga.

López advirtió al mismo tiempo que, en algún momento, ‘yo en persona quiero entrar en el Chapare para cumplir con la ley’.

Las declaraciones del titular de Defensa fueron rechazadas por la Central Única de Centrales Unidas del trópico cochabambino que, durante un encuentro ampliado realizado el sábado pasado en Shinaota, le dieron al funcionario 48 horas para retirar a los contingentes militares que ingresaron a ese territorio por el aeropuerto internacional de Chimoré.

Calificaron de provocación el anuncio del régimen golpista de erradicar de manera forzada los cultivos excedentarios de la hoja milenaria, una actividad establecida en convenios internacionales con la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Unión Europea (UE), estas últimas encargadas de la financiación y la fiscalización.

Asimismo, consideraron como un atentado el ingreso de efectivos militares.

El modelo de lucha antidroga de Bolivia, impulsado por el expresidente Evo Morales, establece que no puede haber libre cultivo de coca, pero tampoco coca cero.

En la década de 1980 la superficie de cultivos de la hoja superaba las 56 mil hectáreas y en los años 90 sobrepasaba las 45 mil; y en el 2000 estaban por encima de las 30 mil, a pesar de la presencia de la estadounidense Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) y de la militarización de los territorios.

Tras la nacionalización de la lucha contra las drogas, existe una superficie de algo más de 24 mil hectáreas debido a los métodos de concertación y control social de los cultivos, según fuentes oficiales.

En 2008, Morales anunció la expulsión del país de la DEA por espionaje político, conspiración y el financiamiento a grupos delictivos.

La estrategia del líder aymara fue reconocida a nivel internacional, de ahí que en marzo pasado expusiera sus logros durante el periodo 62 de sesiones de la Comisión de Estupefacientes de la ONU en Viena, Austria, y el fracaso de la llamada guerra contra las drogas impulsada por Estados Unidos.

Be the first to comment

Deja un comentario