junio 14, 2021

Alberto Fernández y el llamado a Argentina a defender el futuro

Buenos Aires-. En un discurso ecuánime en el que dejó varios mensajes y anuncios, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, llamó hoy a sus conciudadanos a defender la patria, ‘el futuro está en nuestras manos y es con todos’, dijo.

Calificado por ciertos sectores de la sociedad como un pronunciamiento sincero, en el que primó la unidad en busca de zanjar esa grieta que divide a este país austral, el mandatario debutó en su primera apertura de sesiones ordinarias del Congreso ante un país expectante por anuncios.

Fernández, otrora jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, fue claro en su palabra sobre todo en lo referido a la deuda. Lo hizo sin tono de reproche ni aludir a la herencia recibida de su antecesor, con cientos de representantes de organizaciones sociales a las afueras del Congreso acompañándolo desde pantallas gigantes.

Nosotros sabemos con quiénes estamos, estamos con el pueblo, expresó entre aplausos en uno de los momentos de su exposición cuando se refirió a la deuda pública, a la economía, uno de los temas que más ahondó, teniendo en cuenta la crisis de la que aún el país no se recupera.

Varias fueron las frases que remarcó, una de ellas cuando dejó claro que el país no pagará la deuda ‘a costa del hambre y la destrucción de los sueños de los argentinos y las argentinas’ y que su compromiso es cambiar el rumbo que el país venía transitando.

Más allá de los esperados anuncios, entre ellos el referido a enviar un proyecto de ley sobre el aborto legal, insistió en que cada uno ‘asuma la verdad que nos toca, solos así dejaremos de ser esclavos de las fracturas que nos desunen’.

El punto de partida de esta construcción social no puede ser otro que el reconocimiento del punto exacto donde nos encontramos, nos enseñó alguna vez Néstor Kirchner, recordó.

Fernández habló al Congreso, pero sobre todo a un país que aguarda por cambios importantes para salir de la asfixia económica que lo sacude, expuso varios de los resultados concretos en estos 81 días de gestión y fue sincero al advertir que ‘transitamos un camino que tiene obstáculos’.

Anuncios importantes fueron varios, entre ellos un proyecto de ley para el desarrollo del sector hidrocarburífero y minero que promueva y estimule la inversión nacional e internacional en el sector, otra ley sobre la creación del Consejo Económico y Social para el Desarrollo Argentino y la propuesta de un nuevo Fuero Federal Penal.

También anunció un próximo Decreto de Necesidad y Urgencia que impida a los organismos de inteligencia realizar tareas represivas, poseer facultades compulsivas, cumplir funciones policiales o desarrollar tareas de investigación criminal como auxiliares de la justicia.

Pidió conformar un Consejo para Afianzar la Administración de Justicia en la República Argentina, habló de tres proyectos sobre soberanía, uno de ellos relativo a las Malvinas, y lo que respecta al derecho de las mujeres, la salud y la educación.

A diferencia de los años de la anterior gestión, con un Congreso vallado, Fernández fue recibido por muchos admiradores que aguardaban desde horas tempranas en las afueras del Poder Legislativo. ‘Alberto presidente, Alberto presidente’, coreaban afuera y también se escuchó dentro de la casa de los legisladores.

Las primeras tres líneas pronunciadas dejó marcado lo que sería un discurso de poco más de 80 minutos con muchos anuncios en lo que respecta a la justicia, a la economía, la soberanía, las relaciones internacionales.

‘En la Argentina de hoy la palabra se ha devaluado peligrosamente. Parte de nuestra política se ha valido de ella para ocultar la verdad o tergiversarla…. Nunca midieron el daño que con la mentira le acusaban al sistema democrático’, así inicio su intervención.

Transmitido por cadena nacional, el discurso estuvo matizado por las líneas que definirán al Gobierno en este año 2020, con prioridad para los que más sufren, como ha ratificado el mandatario.

Lo dije cuando asumí, comencemos por los últimos para llegar a todos, enfatizó Fernández quien invitó a todos a trabajar por una Argentina más justa.

Entendamos, de una vez y para siempre, que en las crisis las banderías políticas deben ceder. Que todos los argentinos estamos a bordo de un mismo barco y que en la crisis, como supo decir (Juan Domingo) Perón, para un argentino no puede haber nada mejor que otro argentino, concluyó.

Be the first to comment

Deja un comentario