abril 4, 2020

Marea verde: la lucha por la implementación de una política abortiva en Argentina

POR KELLY MUNDARAIN * -.


El aborto legal, seguro y gratuito, se tiene previsto debatir en abril en el legislativo argentino y está planteado como: “Ley de Interrupción voluntaria del embarazo”. Promete a las mujeres y a las personas en condición de gestar las garantías necesarias para interrumpir su embarazo, sin ser mutiladas, afectadas en sus decisiones futuras y sobre todo sin morir, simplemente porque la normativa vigente no les plantea esta decisión como un derecho.

Hace varios años vienen debatiendo mujeres de distintas organizaciones, comunitarias, culturales, sindicales y de partidos políticos a lo largo y ancho del territorio, las diversas perspectivas feministas, sobre los derechos de la mujer a decidir sobre su sexualidad y su cuerpo: “Nos ha llevado muchísimo tiempo, pero todos estos años nos hemos organizado”, así lo aseguró Mónica Macha, política argentina perteneciente al partido Nuevo Encuentro y que actualmente se desempeña como diputada nacional por la provincia de Buenos Aires. Quien añadió que buscan consolidar la idea de una política de salud pública con “el aborto legal seguro y gratuito nos ha llevado mucho tiempo y es ese tiempo de militancia y de organización para trabajar esta problemática que no debería afectar solo a las mujeres, porque las mujeres no quedan embarazadas en soledad. Si esta fuese una problemática que realmente involucrara más a los varones y si ellos se sintieran más involucrados en este tema, aunque no pusieran el cuerpo, esto se hubiese resuelto mucho antes”.

Asimismo, se han desarrollado políticas en el marco de la “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, y aborto legal para no morir”, que, según Macha, se van cumpliendo “en el Estado en las distintas instituciones de manera heterogénea. Así como hay lugares que trabajan muy bien, hay otros que no tanto y son las instituciones que necesitamos transformar, por eso cuando hablamos de aborto legal o de interrupción voluntaria del embarazo estamos planteando que las otras instancias han fallado; de todos modos, ningún proceso es perfecto y completo, hay siempre situaciones a mejorar. Por ejemplo, la necesidad de que se plantee la maternidad como un proyecto de vida de una mujer, que ha sido deseado y consensuado, y no una imposición”.

El Senado desestimó el proyecto de ley, que fue planteado en 2018. Sin embargo, la nueva propuesta está avalada por el Ejecutivo, producto de un debate intenso que arrojó a la campaña de Alberto Fernández nuevos elementos a ser considerados: “En realidad tenemos dos proyectos fundamentales, hay más pero me voy a basar en estos dos: uno es el de la campaña por el aborto legal, seguro y gratuito, y el otro, es el que estamos esperando que ingrese y que viene de parte del Ejecutivo nacional, que tiene aspectos como el límite de semanas en gestación, ya que la interrupción del embarazo se puede llevar hasta la semana 14. Esta propuesta de legalizar el aborto, y no solamente despenalizarlo, implica además que sea parte de una política sanitaria, que cuando una mujer o una persona con capacidad de gestar vaya a una institución del Estado o privada para plantear la interrupción voluntaria de ese embarazo en curso, se le puedan presentar las distintas opciones, como el uso del Misoprostol o la Técnica del AMEU, que son los modos contemplados en ambos proyectos. También se trata de que no haya objeción de conciencia institucional, tanto por los elementos que contiene como los que no contiene, y además es algo que incluye que cuando un médico o médica planteara la objeción de conciencia individual no puede desatender la situación de la mujer”, aseveró la entrevistada.

Este año promete un buen debate de la propuesta por todos los avances alcanzados, “se supone que en esta instancia se da el debate en comisiones, no sabemos todavía si va a ser comisión por comisión o si se va a hacer un plenario de comisiones para que las cuatro comisiones tengamos ese debate de manera conjunta. Sabemos que hay un sector importante (en número) de diputados y diputadas que acompañan esta política, pero hay una cantidad de personas con las que hay que seguir conversando para poder lograr la mayoría que necesitamos y tener esa media sanción que se llevaría al Senado, y en el que se deben replicar las medidas hasta lograr la sanción definitiva de la ley”, explicó la diputada.

“En el fuero más personal cada uno tiene sus parámetros morales y religiosos que frente a una situación tomará sus decisiones, nosotros lo que estamos planteando acá es que no puede estar por delante de una necesidad o de la consolidación de un derecho, una perspectiva religiosa o moralista, sino que tiene que primar la idea del derecho de las mujeres y las personas con capacidad de gestar a poder definir cuándo, dónde y con quién quieren tener un hijo. Y que decidan en que momento, porque ese es un compromiso para toda la vida”, reflexionó Macha.

En cuanto a los abortos clandestinos, la parlamentaria concluyó: “Situar cuando una mujer o una persona con capacidad de gestar define interrumpir un embarazo en condiciones de clandestinidad, aún en condiciones de abortos inseguros, donde se paga mucho dinero y donde cuando no se pueden pagar se hacen en condiciones más precarias todavía, con lo cual estamos hablando de evitar la muerte de más mujeres, es indispensable que puedan contar con una política pública que contenga los resguardos que el Estado tiene que dar para proteger la vida y la salud de todas”.
Punteo breve:

1. El proyecto incorpora novedades como la inclusión en el Plan Médico Obligatorio y la eliminación de la objeción de conciencia, el acceso a la información, derechos de la ESI y la penalización a quien dilate injustificadamente su realización.

2. El 28 de mayo de 2019 la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto presentó por octava vez el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, que busca establecer el aborto legal, libre, seguro y gratuito, como una política de salud pública en Argentina.

3. La movilización de mujeres, denominada “la marea verde” ha despertado el interés en el Estado, pero aún sigue la lucha contra las cúpulas de las iglesias y de los sectores más conservadores.

4. La propuesta plantea el derecho al acceso a la información de toda persona que decida interrumpir su embarazo, que incluye asesorías que deben ser brindadas por el Plan Médico Obligatorio en todos los establecimientos. Las obras sociales estarán obligadas a dar cobertura total del tratamiento para que sea de forma gratuita dentro del sistema público de salud.

5. Asimismo, garantizará todos los derechos reconocidos en la Constitución Nacional y los tratados de DD.HH. ratificados por la República Argentina, en especial, los derechos a la dignidad, la vida, la autonomía, la salud, la integridad, la diversidad corporal, la intimidad, la igualdad real de oportunidades, la libertad de creencias y pensamiento y la no discriminación. En ejercicio de estos derechos, toda mujer o persona gestante tiene derecho a decidir la interrupción voluntaria de su embarazo de conformidad a lo establecido en la presente ley.


* Periodista

Be the first to comment

Deja un comentario