septiembre 25, 2020

Jeanine Áñez cancela la repatriación de bolivianos desde Chile

LA PAZ (Sputnik) — La presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, canceló sin explicaciones la repatriación de unos 150 connacionales que estaban retenidos desde el fin de semana en la frontera con Chile como consecuencia de la pandemia del coronavirus.

«Por decisión presidencial, las fronteras del país se mantienen cerradas y se suspende la repatriación de los compatriotas bolivianos varados en Huara [norte de Chile]», informó la canciller Karen Longaric en Twitter.


La jerarca anunció el 29 de marzo que ella encabezaría este 30 de marzo el ingreso de estas personas por la frontera altiplánica, luego de que la Defensoría del Pueblo y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos criticaran el rechazo inicial al retorno de esos ciudadanos.

La situación de los bolivianos que pretendían pasar la cuarentena en su país y no en Chile mostraba aparentes contradicciones en el Gobierno boliviano, que tras haber decretado cierre de fronteras autorizó el 27 y el 28 de marzo la salida de un millar de europeos y estadounidenses en vuelos especiales.

Longaric dijo a reporteros que el ministro de Defensa, Fernando López, viajó este 30 de marzo al pueblo fronterizo de Pisiga (oeste) para coordinar asistencia humanitaria a los bolivianos, aunque no precisó en qué lado de la frontera quedarían los viajeros.
La funcionaria añadió que el Gobierno gestiona la cooperación, con alimentos y vituallas, de la Organización Internacional para las Migraciones, de las Naciones Unidas.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos denunció el 29 de marzo las «condiciones precarias» en que se encontraban los bolivianos, entre ellos mujeres embarazadas y niños, que habían logrado llegar hasta la frontera en su intento de retorno.

El organismo pidió al Gobierno de Áñez «garantizar inmediatamente el retorno [de esos viajeros] en condiciones seguras y la implementación de los protocolos de salud y asistencia adecuados».

La defensora del pueblo, Nadia Cruz, dijo en su cuenta de Twitter que el caso ponía en evidencia que en Bolivia regían «definiciones estatales cuya prioridad es atender una política de seguridad y/o vigilancia por encima de una de salud pública».

Medios locales reportaron que los 150 bolivianos habían iniciado el 26 de marzo pasado una caminata de casi 200 kilómetros desde el puerto chileno de Iquique hasta el pueblo altiplánico boliviano de Pisiga, cargando maletas y diversos bultos, sin alimentos ni equipo para pernoctar al aire libre.

Esas personas fueron interceptadas el 27 de marzo por la Policía chilena y trasladados en ómnibus hasta la frontera, en una operación ordenada por autoridades del norte chileno que criticaron la «falta de humanidad» del Gobierno boliviano, que supuestamente no habría atendido el pedido de ayuda de los viajeros, según informaron medios.

Días antes, cuando ya regía la cuarentena nacional, otros 400 bolivianos procedentes de Chile fueron autorizados a ingresar por Pisiga.

Según los últimos datos oficiales, en Bolivia hay 81 personas con COVID-19 y una persona murió por la enfermedad.

En todo el mundo los infectados suman 634.835 y las muertes 29.957 de acuerdo al más reciente comunicado de la Organización Mundial de la Salud, publicado el 29 de marzo.

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. Critican a gobierno de Bolivia por abandono de nacionales en Chile | La Época- Con sentido de momento histórico

Deja un comentario