mayo 7, 2021

Qué diría Maquiavelo del gobierno de Áñez

Por Elmar Callejas Ruiz-.

Muchas veces conocemos a Maquiavelo por el dicho “divide y reinarás”, una interpretación de las miles que se pueden hacer para mantener el poder.

Cuatro reglas de Maquiavelo que se aplicaron para el gobierno (de facto) como el de Áñez.

1. El gobernante que llega por el azar debe conseguir la paz y unidad.

Maquiavelo escribió sobre los principiados nuevos que se adquieren con armas y fortuna de otros, aquellos que solo por la suerte se convierten en príncipes y que con poco esfuerzo llegan a gobernar. Estos tienen una difícil tarea, porque no construyeron los cimientos de su reino, lo cual exige que se pongan a la altura de lo que la fortuna ha depositado en sus manos, y si quieren conservarlo deben devolver la paz y la unidad al pueblo.

Pará lograr una aparente unidad y paz, los agentes del golpe acordaron llamar a elecciones, y con esas condiciones entregaban el poder a Áñez; pero eso no es suficiente para quienes quieren quedarse en el poder; es entonces que necesitan la ayuda de Maquiavelo.

2. Lograr lealtad de soldados corrompidos.

Cuando se toma el poder sin elecciones y con el sacrificio de otros que corrompieron a los soldados para derrocar a un gobierno democrático, es más complicado. Hace unos días, en un programa de televisión, Camacho manifestó que se hicieron compromisos con la policía para mejorar sus condiciones, esto significa incremento a su salario; el excívico también manifestó hace un tiempo atrás que su padre junto con el actual Ministro de Defensa negoció con militares. Entonces el gobierno tiene dos tareas pendientes con la fuerza pública, siendo esta la que lo sostiene en el poder: primero, mantener la lealtad; y segundo, cumplir con los compromisos que se hicieron en el golpe de Estado. Es en estas condiciones que dependen de la voluntad y la fortuna, los soldados corrompidos pueden entrar a un circuito vicioso de chantaje si se comienza a mostrar que te tienen en sus manos, eso no es bueno, es por esta razón que Murillo y López trabajan para sostener hasta el momento la lealtad de la fuerza pública, aunque no podríamos decir cómo. Pero momentáneamente existe una lealtad y al parecer Murillo está conteniendo el pedido de incremento salarial de algunos oficiales, sobre todo de los mandos medios y bajos, por lógica es más fácil tener a los mandos altos de tu lado, porque son pocos y te cuestan menos.

3. Retirar de tu entorno a los nobles que te llevaron al poder.

Cuando asumes un gobierno como el que asumió Áñez, tienes que tomar decisiones primordiales: la primera es elegir de qué lado estar, del lado del pueblo o el de la nobleza (fuerzas contrarias pero existentes). Maquiavelo recomienda estar al lado del pueblo, es más fácil cumplir sus necesidades; cuando te habla de la dificultad de mantener a la nobleza es por que si “el príncipe” se rodea de nobles, ellos se consideran sus iguales, en tal caso se le hace difícil manejarlos, por eso exhorta deshacerse especialmente de los agentes principales que te llevaron al poder. Resulta difícil gobernar con quienes posean la autoridad moral de exigirte sus caprichos.

Áñez se aleja de Camacho, Pumari, Tuto, Mesa y otras personas que fueron agentes principales para que hoy tenga el poder. Es más, ella decide echar a las personas que fueron recomendadas por ellos, para cuotas en el gobierno, con la excepción de Fernando López. que quisieron retirarlo, pero no pudieron o al final pactaron, pronto sabremos.
Hasta aquí todo bien, el Gobierno decidió cambiar de grupos de poder económico; es decir, de una nobleza a otra que fue secundaria del golpe; al final se convierte en una pelea de poderosos intereses de las élites, mientras el pueblo está abandonado.

4. El gobierno debe ser temido; pero no odiado.

Pará “el príncipe” más le vale ser temido que querido; pero no odiado. Un gobierno sin cimientos, para sostenerse necesita de la fuerza pública, más aún si es un gobierno no elegido por los ciudadanos, de ahí el rol principal de los ministros Murillo y López, que tienen como tarea fundamental generar miedo en la población para evitar cualquier conflicto, de esta manera controlan por la fuerza a quienes se oponen a cumplir la voluntad del Gobierno.
Maquiavélicamente peligroso.

Maquiavelo diría que las técnicas no fueron bien empleadas y evaluadas para conservar el poder, porque priorizaron intereses de pequeños grupos de poder económico antes que las necesidades del pueblo, se dejaron llevar por sus pasiones antes que utilizar la razón, puesto que el arte de gobernar significa sacrificar deseos para hacer lo posible de la manera más correcta.

“Ustedes Consiguieron llegar al poder nacional por el azar, el mismo que les continúa sosteniendo, hoy de no ser por la pandemia ya no estarían en el gobierno; y ahora se siguen equivocando en sus estrategias, la polarización forzada a través de la víctimazacion que están intentando generar es peligrosa, puede ser un efecto bumerán, la victimización no siempre funciona y peor el intentar ser el mal menor de la derecha, cuando ya quedaron en descubierto sus intenciones”.

Maquiavelo te advierte lo fundamental: no ser odiado, construir tus cimientos, guardar moral, cuidar tus pasos y conseguir la unidad y paz para tu reino. Pero cuando los amigos y familiares del poder no gastan lo suyo para sus lujos, sino los bienes del pueblo como los aviones, carros y recurso del gobierno, donde los ministros se creen superiores discriminando al pueblo y se llevan amigos, familiares y hasta a una miss en los aviones del Estado, esos actos y gestos son poderosos para ser odiado, perder la moral y credibilidad. Por último, cuando un príncipe es odiado por abusar de los bienes y mujeres del pueblo, ya no hay nobleza ni Ejército que lo salve.

Be the first to comment

Deja un comentario