enero 14, 2022

Otra denuncia de corrupción en insumos médicos, esta vez con sobreprecio de 25 millones

Un nuevo hecho de corrupción del gobierno transitorio fue denunciado este viernes, relacionado con la adquisición de insumos para la atención de la pandemia, con un sobreprecio de 25 millones de dólares, el cual se suma a los negociados antes denunciados en la compra de otros equipos como los respiradores españoles que hasta ahora no han sido esclarecidos.

La denuncia la hizo el presidente de la Cámara Uruguaya de Comercio en Bolivia, Óscar Toledo, que señaló que autoridades de Gobierno adjudicaron la compra de 672 mil tests PCR para coronavirus a una empresa china por un monto de 25 millones de dólares más que el ofrecido por un laboratorio uruguayo.

La empresa uruguaya ATGen ofreció las materiales para las pruebas para Covid-19 por un monto de 22.8 millones de dólares, mientras la que se adjudicó el contrato, la empresa china Lasa Holding, estableció un precio de 47.3 millones de dólares y fue la beneficiada con la adjudicación.

Al respecto, el director de AISEM, la entidad encargada de llevar adelante la licitación, explicó que los tests PCR de Uruguay no ofrecen la calidad que exigía la entidad para la compra de estos materiales.

El laboratorio uruguayo es de carácter privado, pero tiene la acreditación del gobierno uruguayo y elabora las pruebas PCR en coordinación con la Universidad de la República de Montevideo y el Laboratorio Pasteur de París. Sus reactivos se venden en varios países de Sudamérica. Uruguay es el país que de mejor manera en todo el continente ha abordado el problema de la pandemia, con resultados considerados hasta ahora excepcionales.

La empresa uruguaya ATGen habría sido la que presentó los precios más bajos para el producto objeto de la licitación, según se pudo conocer en fuentes próximas a la entidad de salud. Quince fueron las empresas que participaron del procedimiento.

“El laboratorio de Uruguay presenta el precio de 22 millones de dólares puesto en Aduana y le adjudican a una empresa china por 47 millones. El laboratorio uruguayo no tiene intermediarios, entonces no hay comisiones ni hay nada raro. Lo que uno tiene que preguntarse es esa diferencia de más de 25 millones (de dólares), ¿a qué bolsillo irían?”, preguntó Toledo.

Agregó que no desea “poner un adjetivo a lo sucedido” pero “claramente se ve que hay algo raro (…). Es medio turbio este proceso desde el inicio. Fíjate que se hicieron cinco convocatorias”.

“Esto no tiene sentido porque si Uruguay ha sido considerado como un país que ha logrado combatir el coronavirus y tiene la mejor situación al respecto en toda la región, ¿cómo es posible que las pruebas que se han ofrecido, que son las mismas de Uruguay, no cumplan con un requisito de alto estándar?”, inquirió Toledo, agregando que: “lo que pasó es que había que sacar a esta empresa porque había que adjudicarle a la que adjudicaron”.

La compra se hizo con los fondos otorgados por el Banco Mundial (BM), bajo el mismo mecanismo con el que se pretendió realizar la frustrada adquisición de los 270 respiradores con sobreprecio que hasta ahora continúan en proceso de investigación sin resultados.

Pese a la consulta realizada a las autoridades del Ministerio de Salud, no se ha conocido hasta ahora ningún comunicación oficial de esa repartición de Estado acerca de esta grave denuncia.

La Asamblea Legislativa tiene conformada una comisión investigadora encargada de establecer responsabilidades en todas las denuncias de corrupción sobre adquisición de materiales destinados a la atención de la pandemia, la cual deberá agregar esta nueva denuncia a su trabajo, según manifestaron paralmentarios consultados sobre el tema, pese a que prefierieron no adelantar criterio hasta conocer que la información llegue oficialmente a la comisión.

Sea el primero en opinar

Deja un comentario